Example, de rana a príncipe de la pista de baile

Por | 29 Jun 10, 18:13

ExampleEn el pop no es imprescindible ser guapo ni atractivo para triunfar, pero a nadie se le escapa que algo ayuda. Ni siquiera los productores orientados a la pista de baile se libran, como demuestran las fotos de David Guetta luciendo volumen muscular. Pero insistimos, no es imprescindible y Example es el más reciente ejemplo. Elliott Gleave (de ahí E.G., abreviatura usada en inglés para sustituir «for example») es más bien feíto y no tiene cuerpazo ni nada, pero gracias a sus dos recientes singles ‘Kickstart’ y ‘Won’t Go Quietly’, que han alcanzado el número 1 de la lista Dance en el Reino Unido, ha demostrado que los bajitos graciosos también saben meterla. ¿O ya nadie recuerda al Fary?


Example nació en Fulham hace 28 años y creció imitando los fraseos de sus ídolos Snoop Doggy Dog o el Wu-Tang Clan, ganando con solo quince años su primera «pelea de gallos». Pese a sus estudios de cinematografía, nunca abandonó como MC, especialmente cuando conoció al productor Rusher. Haciendo bolos con él fue como acabó llegando a oídos de Mike Skinner (The Streets), que inmediatamente le fichó para su propio sello, The Beats, y en 2007 publicó ‘What We Made’, su álbum de debut. Por entonces, Example no pretendía ser el más listo del UK Garage, sino que buscaba conectar con el público mediante el sentido del humor que demuestra en vídeos como ‘Who Needs Sunshine?‘ (en el que ya parecía escenificarse su reciente mutación), ‘So Many Roads‘ (que incluye sample de The Carpenters) o el estupendo ‘Me & Mandy’, que tiene unos claros aires del pop pseudo-jamaicano que hizo triunfar a Lily Allen.

Y precisamente, fue una descacharrante reinterpretación del ‘Smile’ de Lily rebautizada ‘Vile’ («Asqueroso») la que, calcetines en mano, le otorgó mayor notoriedad. Esta vena humorística le llevó en 2008 a participar en un programa de BBC en el que un experimentado actor le instruía como humorista de stand-up comedy para hacer su propio show, al estilo de lo que hicieron en nuestro país con Kiko Rivera los chicos de ‘Se lo que hicisteis’. Pero Example no dejó la música en absoluto. Ya sin Rusher y fuera del sello de Skinner, reapareció el año pasado con un single extremadamente macarra (y eficaz) junto al flamenco Don Diablo, llamado apropiadamente ‘Hooligans’ y cuyo punto culminante llega con un «we came, we saw, we killed a crowd». Fino y elegante.

Pero el nuevo Example no iba exactamente por ese camino. En septiembre de 2009 apareció ‘Watch The Sun Come Up‘, primer single del reciente nuevo álbum ‘Won’t Go Quietly’, en el que un Example mucho más preocupado por la melodía y lo sentimental (como ocurrió, curiosamente, con el segundo álbum de The Streets) emergía, alcanzando los puestos número 3 y 19 en las listas dance y principal, respectivamente. Rodeándose de productores de renombre como Calvin Harris y de nuevos gurús del UK Garage como MJ Cole, Sub Focus, Benga o The Fearless, y con una pequeña banda tras de sí (DJ Wire a las bases, David Stewart a la guitarra y Sheldrake al bajo), el pequeño Elliott ha creado un artefacto pop que él llama «electro pop disfuncional», perfecta mezcla de comercialidad, bailabilidad y un pequeño y controlado riesgo, que ha alcanzado por sorpresa el número cuatro de la lista de álbumes de UK en su primera semana, gracias a dos singles como ‘Won’t Go Quietly‘ y ‘Kickstarts’ que han llegado al número 1 de las listas dance en su país de origen, apeando del trono al mismísimo Guetta.

Probablemente su próximo paso sea hacer lo propio en el resto de Europa. Sabemos que no lo conseguirá por su perfecta dentadura o su subyugante caída de ojos, pero él ya ha demostrado que no lo necesita en absoluto.

La Tienda JNSP