M.I.A. / /\/\ /\ Y /\

Por | 31 Jul 10, 11:31

M.I.A._-_MayaA estas alturas, casi un mes después de su edición, ya se ha dicho de todo sobre ‘/\/\ /\ Y /\‘ y, aunque hay discrepancias, parece claro que para la mayoría se trata del peor disco de M.I.A. Nosotros estamos de acuerdo en eso, pero duele ser tan simplista con una artista de su talla, que ha dado tanto para que el pop de nuestros días sea lo que es, y merece que su obra sea observada con esmero. Porque incluso siendo feísta e inconexo como es, enfrentarse a ‘/\/\ /\ Y /\’ vuelve a ser una experiencia apasionante.


Siendo escuetos, estamos ante un disco con dos mitades muy diferenciadas, la primera de las cuales es claramente mala y la segunda viene a salvar los muebles. En esa primera parte se alternan canciones que solo serían aceptables como caras B (‘Steppin Up’, ‘Story To Be Told’), cortes que tienen cierto gancho pero acaban irritando (extendidos de una manera totalmente absurda -‘Teqkilla’- o dejados a medio rematar -‘Lovalot’-), y el número de pop más claro y certero que la Arulpragasam haya publicado nunca, la magnífica ‘XXXO‘.

M.I.A. se instala en un sonido malo, casi maquetero (se grabó en gran medida en su propia casa de Los Angeles), incómodo y deslavazado, repleto de sonidos de taladros, chirridos y agudos (a veces se diría que intentan superar algún tipo de límite legal) que resultan tan enfermizos y desagradables que algo hace pensar que no puede ser casual. Se intuye carente de una dirección artística clara, con una ya larga nómina de productores habituales (el ahora medio enemigo Diplo, Switch, John Hill y, principalmente, Blaqstarr) a la que se suman algunos nuevos, como el británico Rusko, Derek E. Miller (Sleigh Bells) y su hermano Sugu Arulpragasam.

Y de repente llega ‘It Takes A Muscle’, versión de un temón perdido de los 80 de los holandeses Spectral Display, Diplo le da una pátina jamaicana y el álbum da un giro. ‘It Iz What It Iz’, co escrita con Blaqstarr y que posee un tono melancólico casi inédito en M.I.A., precede a la vibrante ‘Born Free’, uno de los innegables ejes del álbum. La excitación se prolonga con ‘Meds And Feds’, con el inconfundible sello Sleigh Bells, Diplo le regala a su ex novia un digno intento de repetir los esquemas de ‘Paper Planes’ en ‘Tell Me Why’ y el conjunto remata con la odisea trip hop de ‘Space‘. M.I.A. empieza perdiendo el partido pero acaba remontando y gana por la mínima, en un notable segundo tiempo.

Como decíamos antes, no puede ser casual esa aparente falta de una dirección clara y decidida. Esta descendiente de tamiles nunca ha sido precisamente discreta ni moderada en sus actitudes y declaraciones, pero es evidente que, una vez en el punto de mira tras el pelotazo de ‘Paper Planes’, los medios han visto en ella un filón para la polémica. Tras anunciar una falsa retirada, motivada en realidad por su embarazo, dio a luz al pequeño Ikhyd en febrero de 2009. Su activismo político contra el régimen de Sri Lanka (al que acusa de reprimir con violencia a la minoría tamil), y no tanto su participación en numerosos movimientos solidarios, la mantuvieron en la palestra durante ese tiempo, llegando incluso a denunciar amenazas de muerte contra ella y su hijo, supuestamente orquestadas por el gobierno de su originaria república asiática.

Varada en Los Ángeles durante 18 meses por un problema de visado, Maya Arular debió de sentirse como una gata encerrada, angustiada por las responsabilidades de la maternidad, apartada del negocio. Esta circunstancial reclusión la llevaría a encerrarse en casa y pasarse el día frente a su portátil enganchada a su Twitter. La horrenda imaginería del arte de ‘/\/\ /\ Y /\’ da una idea de ello, especialmente en la portada de efecto lenticular de su edición especial, en la que con un movimiento descubrimos, tras las clásicas barras de reproducción de Youtube, sus ojos, tristes, en blanco y negro.

Y es que en esta ocasión, M.I.A. aparca en buena medida su habitual rollo combativo y la reivindicación étnica (con leves aproximaciones en la controvertida ‘Born Free’ y ‘Lovalot’) para mostrar, nada más y nada menos, la fragilidad de una poderosa estrella del pop, su humanidad. Bien sea alimentando su paranoia online (en ‘The Message’ se muestra convencida de que Google es un arma del gobierno norteamericano), añorando pegarse una buena farra (eso se desprende de su uso de marcas alcohólicas como si fueran personajes en ‘Teqkilla’) y enganchándose al sexo online (¿o no va de eso ‘XXXO’?), la pequeña rapera muestra su ansiedad y su lucha contra la sociedad (y su propia vida) que la ahoga y la angustia (muy palpable en las pistas extras de la edición especial ‘Caps Lock’ y ‘Internet Connection’), revolviéndose y creyendo encontrar una vía para minarla desde las entrañas de su propia creación. Cree ver, como proclama en ‘Meds And Feds’, que las redes de información poseen recovecos que ofrecen libertad para atacar el poder desde dentro y mostrar la verdad. Un discurso que, quizá, solo sea una manera de calmar la frustración de sus recientes circunstancias vitales. ‘/\/\ /\ Y /\’ es el peor disco de M.I.A. hasta la fecha, sí, pero posee el valor extra de esas obras honestas en las que un artista se muestra humano, tan frágil como cualquiera de sus oyentes.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘XXXO’, ‘Born Free’, ‘It Iz What It Iz’, ‘It Takes A Muscle’
Te gustará si te gustan: los discos emocionales, aunque no sean especialmente brillantes.
Escúchalo: Spotify

La Tienda JNSP