Michael Rabagliati / Paul se muda

Por | 18 Ene 11, 21:19

Hace más de diez años que Michael Rabagliati creó un personaje para ilustrar y contar historias autobiográficas, o como diría el propio autor, “de auto-ficción”. Ese alter ego fue Paul, un joven entrañable que empezamos a conocer con la publicación de ‘Paul va a trabajar este verano’. En esta primera historia Paul es un adolescente entusiasta y cándido. Tras una pequeña discusión familiar consigue trabajar de monitor en un campamento de verano.

Más tarde se editaría, y no en el mismo orden de su creación ‘Paul en el campo’, un recopilatorio de historias cortas, en el que hallamos narraciones y viñetas en las que nuestro protagonista descubre el sexo, las dudas de fe, los deportes de riesgo, las amistades homosexuales o el turismo. Todo visto con la mirada limpia de un púber que está pasando a la edad adulta. Ambas en la editorial Fulgencio Pimentel y en una excelente edición. Es ahora Astiberri, con ‘Paul se muda’, la que retoma la idea de editar alguna de las aventuras que aún no se han traducido a nuestro idioma.


Paul y su novia han decidido compartir piso. Y en este episodio contemplamos a una pareja que se enfrenta a su casero, los problemas domésticos, los horarios de trabajo o estudio y la nueva forma de llevar vida social. Tal vez no estemos ante la mejor historia de Paul. Sin ser decepcionante, la propuesta es algo exhibicionista y sin la sal introspectiva de las entregas anteriores. Con un dibujo en blanco y negro, sencillo, limpio y de líneas serenas, mantiene un estilo propio en las cejas de Paul, protagonistas fundamentales de toda la saga, junto a sus movimientos arqueados, su curvatura inconfundible o ese grosor frondoso y que en nuestros tiempos es tan difícil de ver en la calle.

Rabagliati, canadiense y amante de ilustraciones franco-belgas como ‘Asterix’, ‘Tintín’ o ‘Spirou’, tuvo un reencuentro con los tebeos en los 90 tras varios años trabajando como diseñador gráfico e ilustrador. Ya ha publicado seis volúmenes sobre Paul, por los que ha recibido el Gran Premio de Cómic de Quebec, y con su último trabajo, ‘Paul en Quebec’, ha sido seleccionado en 2010 por el Festival Internacional de Angoulême. 6,5.

Etiquetas:
  • Hey! Mi amo es belga, no francés! Si acaso con tradición franco-belga…ouah, ouah
    Saludos a Paul…ouah, ouah

  • CICCONE YOUTH

    “Paul en Quebec” es una obra de arte.

  • Spirou también es belga…

    Por si a alguien le interesa, el cómic belga es anterior. La bd francesa empezó a desarrollarse por influencia de, y por oposición a, la belga. Antes de Pilote apenas existía la bd francesa, mientras que los belgas llevaban años teniendo a Tintín o a Spirou, entre otros.

  • Todo lo anterior (que se me va la olla) venía a que la denominación franco-belga es mucho más correcta que simplemente francés o belga, porque con Pilote se unificaron ambas corrientes, y de hecho los últimos autores de Spirou, que yo sepa, han sido franceses.

  • Gracias por la sugerencia “franco-belga”, Superflicka, solo me salía francófono, pero no valía…
    :-D

  • Dra.C

    También os podeis echar el rollo moderniqui y usar el término BD cuando hablas de tebeos europeos sin entrar mucho en generalidades.

  • Brel

    Hace poco,igual un par de años ya… la editorial Fulgencio Pimentel (nombre homenaje a las Vainica Doble, sea dicho de paso ahora que Paco Clavel y compañía sacan disco de tributo) publicó en castellano dos joyas más de Rabagliati: Paul en el campo y Paul va a trabajar este verano. Ediciones cuidadísimas, preciosas… y están agotadas, pero si los encuentran perdidos en alguna libreria o alguna de 2a mano, no lo duden!

  • La editorial Fulgencio Pimental la lleva Luis de Espanto, ¿no?

  • Pilón

    Paul en el campo no está agotado, está disponible. Y de Paul va a trabajar hay uno o dos ejemplares en iberlibro.com

Playlist del mes

Send this to a friend