Shabazz Palaces / Black Up

Por | 17 Ago 11, 14:09

Ser la primera banda de hip hop que ficha por el sello Sub Pop en sus veinticinco años de existencia da pistas de que Shabazz Palaces no es un proyecto de rap al uso. Y es que Ishmael “Butterfly” Butler, su cerebro, tampoco es un rapero corriente. Miembro fundador de Digable Planets, una banda nacida en Brooklyn a principios de los 90 que practicaba un hip hop de raíces jazzy y gusto clásico (sampleaban a Art Blakey y Sonny Rollins, entre otros), ha mantenido un perfil bajo en los últimos quince años: Digable Planets se separaron en 1995 tras publicar dos álbumes (volvieron en 2005 pero no han lanzado material nuevo) y Butler regresó a su Seattle natal, donde formó Cherrywine, proyecto que no duró mucho y con el que solo publicó un LP, ‘Bright Black’, en 2003. Ahora, superados los 40, puede llegarle su reválida definitiva como gran figura del hip hop tras la aparición de ‘Black Up’.


Este álbum, que posiblemente guste más a los melómanos con inquietudes que a los puros aficionados al género, llega tras dos EPs, uno homónimo y otro titulado ‘On Light’, que llamaron la atención del mítico sello. Pero tampoco nos debemos llevar a engaños con su fichaje por Sub Pop o con la alta consideración que le tienen en Pitchfork: no hay rastro de pop o rock entre sus beats oscuros y cambiantes, en sus bajos sordos y amenazadores, en sus ambientaciones sofocantes que les gustaría haber conseguido a These New Puritans. Sí que hay atisbos de soul y jazz, producto de su pasado en Digable Planets, que iluminan débilmente algunos parajes y permiten al oyente visualizar el camino hacia el final de un disco en que cada pista se retuerce y muta sin previo aviso. También hay ecos al trip hop más sucio y bases que tiran hacia lo industrial pero, como todo en este disco, tan pronto aparecen como desaparecen.

Butterfly piensa más en crear un mundo personal e imaginativo que en expulsar sus demonios a lo Tyler, The Creator, si bien la oscuridad del álbum y sus inesperados cambios pueden leerse como reflejo de una sociedad en la que la incertidumbre es el pan de cada día. Su forma de rapear tira más hacia la vieja escuela, tiene un flow limpio y sutil, sin aspavientos pero seguro, y sabe crear estribillos (si es que se pueden llamar así) cortos y sencillos.

Ya el primer corte, ‘Free Press and Curl’, avisa de lo que se avecina: las bases están más altas que su voz y unos aullidos fantasmales guiados por unos beats rápidos parecen llevarnos hacia una pesadilla cuando, de repente, todo se ralentiza y adquiere un ritmo pausado y contundente. ‘An Echo From The Hosts That Profess Infinitum’ sigue por el mismo camino pero en la tercera pista, ‘Are You… Can You… Were You?’, todo se ilumina con una extraña belleza gracias a un sample de una sección de cuerdas. ‘Youlogy’ es quizá la pieza más impactante de todo el conjunto, un tema sin estructura que te golpea con una oscuridad seca y, sin transición ninguna, gira hacia lo abstracto. ‘Endeavors for Never’ vale su peso en oro solo por ese principio de vientos mareantes: es la pieza más melódica y apegada al trip hop del conjunto. Pero mi favorita es ‘Recollections of the Wraith’, que suena como si un refugiado del dubstep hubiera conseguido llegar a un refugio de calidez. Casi al final, el tono pesadillesco regresa y alcanza su apoteosis en una ‘Yeah You’ de locura. En definitiva, Shabazz Palaces es un hito más en ese hip hop alternativo, underground, que se aleja de la comercialidad que ha dominado el género en los últimos veinte años y busca expandir sus fronteras expresivas.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Are you… Can you… Were you?’, ‘Youlogy’, ‘Endeavors for never’, ‘Recollections of the wraith’
Te gustará si te gustan: Tricky, Tyler The Creator, Antipop Consortium, el hip hop alternativo, la raíz más negra de The XX.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • s.

    bastante mejores y mas consistentes los EPs mencionados. Este album…

  • Alex A

    Me he llevado una alegría con Endeavors…, Swerve… y, sobre todo, con Recollections… que tiene esos “uuuh” que me gustan tanto como los “lalala” de Murder To Excellence de Kanye & Jay-Z.

  • anónimo

    Los títulos de las canciones son raros, raros, raros…

  • Una alegría encontrar esto ahora que me he hecho fan de Digable Planets. Aunque es bastante raruno a primera escucha…

Send this to a friend