Alex Winston, pop versátil contra la invasión británica

Por | 25 Sep 11, 11:52

Alexandra Winston parece estar cumpliendo a sus 23 años su sueño de ser una pop-star, y es una de las escasas opciones de la escena norteamericana para hacer frente comercialmente al impacto que están teniendo en EE UU mujeres como Florence Welch (con la que comparte sello, curiosamente) o Adele. Nacida en Detroit en una familia de músicos y educada como cantante de ópera, entre discos de Carole King, Laura Nyro, Chuck Berry (al que llegó a telonear) y la Motown, Alex Winston ha demostrado una gran versatilidad, situando sus canciones a caballo del pop de radiofórmula y cierto regusto indie. Aprovechando la reciente publicación de su nuevo EP, ‘Velvet Elvis’, lo analizamos y repasamos también ‘Sister Wife’, un miniálbum publicado en la primera mitad de este mismo año.


Sister Wife: En 2004, Alex Winston realizó su primera incursión en el pop de la mano de Peters & Peters, dúo de compositores y productores de su ciudad en cuyo currículum figuran trabajos para The Black Eyed Peas, Girls Aloud, Electric Six, Kid Rock y hasta Ted Nugent, con el que Winston se fogueó como telonera en una de sus giras. Con los hermanos Peters produjo ‘By The Roots’, su primer mini-álbum, pero su repercusión fue mínima al quedarse a medio camino de todo. En 2009, después de trasladar su residencia a Nueva York, fue avistada por los productores The Knocks, que la ficharon para su sello Heavy Roc Music, en el que publicó otro miniálbum, gratuito, con versiones de Rolling Stones, Jack Peñate y Mumford & Sons (que logró gran repercusión en la Red) y ya a principios de 2011 este ‘Sister Wife’.

Se trata de un claro borrón y cuenta nueva, y Winston pone en manos de los autores de la exuberante ‘Make It Better‘ el sonido de un luminoso miniálbum que, sin duda, es lo mejor que ha publicado hasta el momento. Seis canciones luminosas, pegadizas y a la vez personales, que rememoran en su escucha a artistas tan variopintas como Kate Bush, Florence Welch, Lily Allen o Kelly Clarkson (sí, sí). La poderosa ‘Locomotive’, que mezcla guitarras acústicas con una poderosa base bailable, los cautivadores arreglos pseudo-orientales de ‘Sister Wife’, el piano juguetón de ‘Choice Notes’ (la canción-del-anuncio-de-coche) o los coros 50s de ‘Sweet James’ y ‘Fingers & Toes’ resultan irresistibles, un miniálbum que retrata a una artista ambiciosa y desacomplejada, con potencial para el gran público sin defraudar a los críticos más feroces.

Calificación: 7,6/10

Lo mejor: ‘Locomotive’, ‘Sister Wife’, ‘Choice Notes’.
Te gustará si te gustan: Florence + The Machine, y no le haces ascos a Lily Allen y Kelly Clarkson.
Escúchalo: Spotify.

Velvet Elvis: Debería existir algún tipo de regulación que impidiera denominar EP a un par de nuevas canciones con otro par o tres de remezclas de alguna de esas mismas canciones. Como sea, este nuevo lanzamiento de Alex Winston no es más que eso aunque, eso sí, el par de nuevas canciones es realmente significativo. Ya como fichaje de Island Records (subsello de Universal), Winston no titubea y repite sin aparente esfuerzo en ‘Velvet Elvis‘ y ‘Fire Ant‘ las cualidades exhibidas en su anterior obra. La primera vuelve a usar arreglos exóticos , como en ‘Sister Wife’, pero con un mayor brío melódico, si cabe. La segunda, por su parte, tiene en esa lira que suena machacona y su ritmo saltarín un claro aire a los The Cure de ‘Why Can’t I Be You’ mezclados con toques de cabaret y music hall. Una apuesta de riesgo de la que sale mucho más que airosa.

Sin embargo, como decíamos, la idea de extender la duración de lo que podría ser un buen single parece una tomadura de pelo si el relleno es tan poco sustancioso como en este caso. Tres son las remezclas de la canción titular incluidas y ninguna de las tres merece la pena por nada especial. La de King Charles (que no se sabe qué pinta en esto cuando lleva un año retrasando su álbum de debut) es mala, sin más, la de RAC se queda en meras buenas intenciones de dar una innecesaria visión lounge a la canción y el bueno/malo de Darwin Deez se caga (directamente) en el tema, usando apenas algún retazo del mismo mientras rapea con poca gracia e imita (mal) a Major Lazer. Un mal chiste como postre.

Calificación: un 7,5/10 para las canciones, un 3/10 para las remezclas.

Lo mejor: ‘Velvet Elvis’, ‘Fire Ant’.
Te gustará si: dejas de escuchar tras el segundo corte.
Escúchalo: Spotify.

La Tienda JNSP