La fiesta no acaba para Wanda Jackson

Por | 06 Nov 11, 14:06

Un torbellino de rock’n roll envolvió el viernes la madrileña sala Rock Kitchen. A sus 74 años, Wanda Jackson demostró que la edad no es impedimento para subirse a los escenarios. Vestida de negro y con una chaqueta blanca de flecos, la reina del rockabilly emuló su época dorada en una velada donde la presencia de Elvis Presley fue constante.

Sonaban los primeros acordes de ‘Shakin’ All Over’ cuando Wanda Jackson irrumpió en el escenario junto a su marido y representante Wendell Goodman. La norteamericana se lanzó con ‘Riot in Cell Block #9’ para continuar con su célebre ‘Rock Your Baby’. Sus particulares gruñidos, esos que en su último disco ‘The Party Ain’t Over’ parecían descontextualizados, en directo resultan arrebatadores y llenos, paradójicamente, de frescura.

“Gracias por invitarme a vuestra fiesta. Sé que en España os gusta mucho la fiesta así que ya formo parte de vuestro país”, decía no sin antes asegurar que repasaría su trayectoria en una noche cargada de rock’n roll. Wanda se remontó a sus inicios con ‘I Gotta Know’, una canción que, recogiendo la esencia del Elvis más sensual, defendió con su habitual picardía. De 1961 rescató ‘Funnel of Love’ para adentrarse a continuación en su etapa country con la perfecta ‘I Betcha My Heart I Love You’. Cruzando los dedos para llegar a las notas más altas, Wanda consiguió salir bastante airosa de uno de los temas más complicados de la noche. De eso tuvieron buena culpa la ayuda del contrabajo y los teclados que arropaban el chorro de voz de la norteamericana.

El set se volvió más intimista cuando Wanda se dispuso a homenajear a Elvis. “De él recibí el mejor consejo: me animó a cantar rock’n roll”, explicaba después de recordar que hoy conserva el anillo que el Rey le dio después de una cita. “Me llevó a su casa y pusimos discos. No recuerdo los que sonaron… Qué más da, Elvis cantó para mí y me pidió que cantara su música”. Unas palabras para agradecer su impulso y recordar que gracias a él hoy forma parte del Rock and Roll Hall of Fame.

Sonaron simplemente geniales ‘Good Rockin’ Tonight’ y ‘My Baby Left’. Wanda agradeció también la llamada de Jack White para su último disco en un momento en el que su carrera estaba “en lo más bajo”. ‘Shakin’ All Over’ se convirtió en el tema más coreado momentos antes de que la luz cayera para rendir homenaje a Amy Winehouse y su ‘You Know That I’m No Good’. “Nunca pensé que cantaría una canción de Amy”, dijo. El repaso de su carrera siguió con ‘Fujiyama Mama’ y su sensual ‘Right Or Wrong’ para dar lugar al momento gospel y religioso de la velada con ‘I Saw The Light’, en el que no tuvo reparos en confesar cómo dejó a un lado el country para seguir el camino divino. ‘Lets’s Have A Party’, mezclada con ‘Whole Lotta Shakin’ Going On’ de Jerry Lee Lewis, fue el broche perfecto para cerrar esta fiesta, que bien valdría la pena disfrutar en la próxima edición del Azkena Rock.

Etiquetas:
  • verni

    Gran crónica

    congrats

  • fb

    También fueron geniales los momentos en los que mandó callar a uno que no paraba de hablar en el público, cual abuela, y cuando contó lo mucho que la había impactado viajar en “fast-train” desde Barcelona. ¡Si hasta mojó al público con la botella de agua!

  • Loreleilee

    Sí, yo fui una de las damnificadas de los chorros acuáticos de Wanda. Pero el concierto fue maravilloso, ella estuvo entrañable y el público andaba entregadísimo. Y sí, cuando una tiene 74 años y ha pasado más de 50 en los escenarios, puede permitirse el lujo de mandar a la puta calle a quien quiera hablar. ¡Un ole!

  • Fernando

    Pues sí, un concierto excepcional de una gran dama a la que por fin se empieza a conocer y admirar. Con clase, con tablas, brillante, simpática, llena de energía…
    Fue emocionante aplaudirla (y mojarse) en primera fila pero con toda la sala rendida a sus pies.

Playlist del mes

Send this to a friend