El indie en España: una introducción

Por | 20 Feb 12, 16:50

El indie en España, o lo que entendemos cuando decimos la palabra indie, no ha sido muy dado a tener hitos reconocibles, momentos puntuales que se repiten en las narraciones y que sirven para conformar una mitología propia. Al contrario de lo que ocurrió entre finales de los 70 y primeros 80 con lo que se dio en llamar “La Movida”, no hay una idea general y aceptada de cómo ocurrieron las cosas. Para hablar del indie español no es mal planteamiento trazar paralelismos con lo que una década antes ocurría en lo musical en nuestro país.



Recapitulemos. A finales de los 70 hay una serie de gente haciendo fanzines. Uno de ellos, de orientación punk, La Liviandad del Imperdible, es a la vez colectivo y entre sus áreas está la musical. De ahí surge Kaka de Luxe, encuentro en el rastro de El Zurdo, Alaska, Berlanga, Canut, concierto homenaje por la muerte de Canito en la Escuela de Caminos, Aviador Dro funda DRO y a su estela nacen docenas de sellos independientes que absorben montones de grupos nacientes, Rockola, Agapo, la movida gallega, Las Vulpes creando un escándalo en la tele con ‘Me gusta ser una zorra‘, Las Costus, El Penta, ‘La Chica de Ayer‘, la muerte de Benavente, ‘Para ti’, La Edad de Oro, la muerte de Eduardo Haro Ibars, el concierto de los Smiths… podríamos seguir citando durante veinte líneas personajes, lugares y momentos conocidos por cualquiera con un mínimo interés en la historiografía musical de nuestro país. Hay una bibliografía amplia, documentales, artículos, discos, homenajes oficiales… hasta una edición de El Baile de la Rosa de Mónaco fue dedicada al asunto. En modo alguno es exagerado o inmerecido que todo esto haya pasado al imaginario colectivo patrio. En cualquier país la música popular forma parte de la cultura popular y es lo normal. Aquí nos hemos acostumbrado tanto a que la música sea parte del ocio y no de la cultura que por eso nos parece llamativo el eco recibido.



Pensemos ahora en el indie español. Hay que sudar para juntar un puñado de momentos reconocibles. May de Los Planetas tocando el bajo de espaldas, el primer FIB, Australian Blonde tocando el cielo mainstream con ‘Chup Chup‘ en ‘Historias del Kronen’ (Armendariz, 1995), El Niño Gusano cantando ‘Hoy no me puedo levantar’ en la tele, Killer Barbies protagonizando ‘Killer Barbys’ (Franco, 1996), Stephen Malkmus llevando en su gira europea una camiseta de El Inquilino Comunista y poco más. Pero si hay un momento fundacional reconocible, un kilómetro cero aceptado por todo el mundo, ese sería la gira Noise Pop Tour organizada por Elefant. 

Noise Pop Tour es una serie de cinco conciertos en cinco ciudades que se desarrollaría en los dos últimos meses de 1992. En ella participaban cuatro de las bandas más importantes que estaban dando que hablar en aquel momento: Usura, Bach is Dead (germen de Beef), El Regalo de Silvia y Penélope Trip. Bandas que cantaban en inglés, cuyos referentes musicales no podían estar más alejados de la música española en general y de la de los 80 en particular, con componentes muy jóvenes y que representaban una ruptura en la tradición musical española del momento. Igual que ocurrió en los últimos 70. Pero era justo a esos grupos a los que pretendían eliminar.



La gira resulta un éxito moderado de público pero, sobre todo, sirve para espolear a otros grupos en su misma situación y a muchísimos otros para comenzar a formar bandas, montar fanzines o juntar los ahorros y fundar un pequeño sello. Es probable que haya pocos momentos más determinantes en la música popular en nuestro país (y menos en las dos últimas décadas) pero, sin embargo, cuesta encontrar referencias a ese momento, material gráfico y mucho menos audiovisual. Esto será la norma durante mucho tiempo. Sobre el Noise Pop Tour volveremos más adelante porque merece una atención y un espacio propio. Vayamos a los antecedentes.



Si en 1991 preguntases a un periodista musical en España sobre la música independiente en nuestro país, te contaría que DRO sería el sello más representativo en ese sentido dando cobertura primero a sus fundadores Aviador Dro para editar su primer single ‘Nuclear Sí’ y más tarde a Parálisis Permanente, Siniestro Total, Los Iniciados, Agrimensor K, Nacha Pop, Decibelios… convirtiéndose en un símbolo que pronto otros seguirían. Entre ellos, Grabaciones Accidentales Sociedad Anónima o GASA. Fundado por el productor Paco Trinidad y miembros de los grupos Esclarecidos y Décima Víctima, sirvió en principio para editar sus trabajos pero luego fue dando cobijo a maravillas como Derribos Arias o Los Coyotes. También es importante la labor de 3 Cipreses, que debuta con los imponentes Gabinete Caligari de ‘Olor a carne quemada’ y que reclutará a Seres Vacíos, Loquillo, Desechables, y otros grupos que le daban un matiz más oscuro de entre los sellos más importantes de La Movida. DRO convertida en la primera independiente y en uno de los sellos más importantes del país, luchando mano a mano con las multinacionales, absorbe a GASA y 3 Cipreses (aunque manteniendo las marcas), convertida en un monstruo financiero demasiado complejo para ser manejado de manera eficiente. No sólo edita docenas de referencias al año sino que distribuye a la mayoría de los sellos pequeños nacionales y trabaja con sellos extranjeros. Crecer tiene sus inconvenientes y uno de ellos es la necesidad de mantener la máquina engrasada. Una serie de discutibles fichajes, un declive en la calidad de los grupos que van saliendo y la emigración de los más exitosos a multis terminan por desgastar a la discográfica, que en esa época ya es distribuida con Warner y con esta mantiene unos lazos de simbiosis haciendo cada vez más indistinguible una de otra. En 1988 los fundadores abandonan la dirección del sello. Cuando a finales de 1992 se anuncia que DRO deja de existir como ente autónomo y pasa a ser una división más del grupo Warner se puede hablar del último aliento (aunque fuese simbólico) de lo que un día fue la nueva ola. Esa nueva etapa se caracteriza por la edición de trabajos que no pueden estar más alejados del espíritu de nacimiento del sello. Ya en el mismo 1992 se edita al baladista italiano Marco Massini pero no será más que el punto de salida para un catálogo absolutamente carente de personalidad y errático, contando entre sus filas desde Marea a Los Mojinos Escocíos, o desde Álex Ubago a La Cabra Mecánica. Se hace duro pensar en el trayecto de uno a otro. Que sea el mismo 1992 el de la explosión indie parece un guiño, una broma del destino.



Lo mismo que se da como salida a La Movida con el homenaje a Canito en 1980 cuando llevaba gestándose ya tres años antes, el Noise Pop Tour no viene de la nada, tiene unos antecedentes difusos pero inevitables. 


Varias fuentes suelen citar a ‘Fuzz face’ (Fidias, 1987) de Sex Museum como el primer disco del indie en España. Es complicado decirlo con seguridad (a día de hoy es difícil encuadrar a Sex Museum como grupo indie y meterlo más en el sonido Malasaña que se gestó en esos mismos años) pero es a finales de 1988 y, sobre todo, en 1989 cuando publican grupos con otra mentalidad y que comienzan a citar referentes nunca antes usados: Aventuras de Kirlian, La Búsqueda, Surfin’ Bichos, Los Bichos… a estos les suceden en 1990 Corn Flakes, Los Clavos, Los Imposibles y un disco que se puede considerar crucial, ‘Hunted by the Snake‘ (Polar, 1990) de Cancer Moon. Siendo justos, ese disco, editado por el efímero sello Polar, sienta las bases de un sonido sucio, de guitarras distorsionadas que bebían tanto del espíritu de la Velvet, del rock duro, como de la locura sonora de Sonic Youth, que se convertiría en el grupo más citado y (mal) imitado en la siguiente década. Un disco que a día de hoy impresiona y conmueve de una banda tan especial, liderada por el fallecido Josetxo Anitua, como desgraciada. Producido por Jaime Gonzalo, director de Ruta 66, se convierte en un espejo en el que muchos otros se mirarán. Eso no significa que tenga excesiva relevancia mediática, aunque sirve para que la etiqueta noise se convierta casi en sinónimo de la nueva música que comenzaba a hacerse.

Nunca se dijo que ser los primeros fuese sencillo. 

En esos momentos, como en los primeros años de La Movida, también hay una gran actividad de fanzines que hablan de grupos, escenas y temas que no trata la prensa generalista. Son fanzines hechos con una voluntad rompedora y entusiasta y que estilísticamente pueden no tener que ver del todo. Algunos muy orientados al rock excéntrico y punk más sucio (La Herencia de Los Munster, Subterfuge), otros orientados al pop ensoñador y al sonido indie británico y el C-86 (Stamp, La Línea del Arco de Luis Calvo), o (más o menos) el hardcore y la música alternativa americana (Waco). Una característica de ellos es que en sus números incluían discos, singles, flexis, un ep de un grupo o recopilación de varios (práctica habitual en otros países por otra parte. Sin ir más lejos Sub Pop empezó como fanzine). Esto dio oportunidades a algunas bandas de debutar y a algunos lectores de descubrir que había muchas otras cosas que la prensa establecida no les contaba. El caldo de cultivo estaba preparado.

La prensa juega un papel determinante en que ambos periodos sean divergentes pese a sus similitudes. En los 80 la prensa generalista acoge a los músicos con un fervor y entusiasmo inquebrantable. No es difícil ver en ABC o El País críticas a página entera en la sección de cultura de grupos desconocidos que tienen apenas una maqueta. Para la prensa la llegada de estos grupos significa el inicio de algo nuevo y quieren ser los primeros en retratarlo. Quieren ser los testigos de excepción del cambio, entrar de golpe en la modernidad. Mientras, en los 90 los medios tradicionales están más que establecidos, los canales de difusión controlados muchas veces por esos mismos medios (no hay más que ver el monstruo que es PRISA). No tiene mucho sentido empresarial dar espacio a una serie de bandas que no sólo no están interesadas en entrar en el engranaje promocional que significan esos medios tradicionales sino que los desprecian de manera notoria. Además hay cierta displicencia en los medios masivos que piensan que el indie es una moda que durará un par de años y las aguas volverán a su cauce. El enconamiento y desprecio de algunos periodistas y medios establecidos contra el nuevo movimiento es de estudio. Pero a ellos no les importa. La “pureza” es un valor en alza en el mundillo alternativo. Esto será una constante hasta mediada la década, que se irá rompiendo, primero con el éxito de Australian Blonde y, luego, definitivamente con la irrupción de Dover y su segundo disco. No está de más recordar un hecho tan significativo como que el mismo día que a Los Planetas les ofrecían fichar por RCA, ese mismo ofrecimiento se le hace a El Inquilino Comunista y estos lo rechazan pensando que significaba una traición a sus principios. En aquel momento una actitud así no sólo no sorprende sino que parece la normal, y la anormal la del grupo granadino que tiene que aguantar un chaparrón de críticas a su acción. 


Las tradiciones musicales recogidas tienen mucho que ver. En los 80 el triunfo popular es un ideal. Pegamoides lo retrata de manera excepcional en ‘Bote de Colón’. La idea warholiana del éxito tiene mucho que ver con la herencia musical de la que beben. El pop británico, el glam… la idea de ser una celebridad a través de la música está en el ADN de muchos de esos grupos aunque vengan del ambiente independiente. Mientras, los 90 se fijan en escenas como el hardcore norteamericano o en sellos como Sarah o Creation, en los que la idea de escena compacta, de formar parte de algo al margen del sistema establecido es mucho más importante que la fama. La pureza y la integridad musical, al menos conceptualmente son el valor superior.


Aunque estilísticamente no tuviesen mucho que ver en espíritu sí que compartían intereses y se reconocían los unos a los otros. Esta será una de las características de estos primeros años de lo indie: más allá de un sonido determinado (que jamás lo ha habido) la sensación de reconocerse y de estar en el mismo barco era palpable tanto en la prensa marginal como en los propios grupos que compartirían escenarios, sellos y (escasos) espacios mediáticos conjuntos a pesar de su diversidad estilística. De hecho incluso el nombre indie estaba muy poco extendido en los primeros 90 para denominar a cierto tipo de música. Era mucho más habitual escuchar independiente, noise (dado que este era el estilo predominante de las nuevas bandas), la “escena” o el más utilizado, “alternativo”, que era mucho más amplio y servía para acoger en su seno diferentes tendencias. Indie en esos años se usaba más para definir a las bandas británicas derivadas del espíritu C-86. Sólo con el éxito del brit-pop y la música alternativa americana el término se impuso como el genérico para un cierto espíritu generacional más que para un sonido determinado. Siempre, recordemos, hablando del panorama español.



Es difícil enmarcar temporalmente el fenómeno de la primera fase del indie español. Si damos por bueno el inicio en el Noise Pop Tour, fuentes como RockdeLux en su especial de finales de los 90 ‘La Edad del Indie’ sitúa su final con la irrupción de Dover y su medio millón de disco vendidos de ‘Devil Came To Me’ (Subterfuge, 1997). Tiene lógica pensando que es el primer momento en que el fenómeno se hace masivo y lo hace no de sus tradicionales puntales sino de un grupo surgido de la escena, que había vendido 700 copias de su primer trabajo pero que, en lo musical, en su sonido e influencias se aleja del arquetipo dominante, mucho más cercano al rock duro que a Pixies-Sonic Youth-Pavement, totems del movimiento. Además, sobre el 97-98 varios de los grupos clásicos llegan a su madurez con sus mejores y más ambiciosos trabajos: Los Planetas, El Niño Gusano, Sr. Chinarro, Penelope Trip, Sexy Sadie, Migala, Le Mans, La Buena Vida… y poco después varios de los precursores se disuelven.



Para nosotros esta etapa inicial del indie (y quizá el indie entendido a la manera de sus orígenes) termina un poco después marcada por otro hecho tan o más significativo. En el 97 debutan con un inesperado éxito Los Fresones Rebeldes y a su estela salen, literalmente, docenas de grupos que comienzan a cantar en castellano, que en apenas dos años pasa de ser una rareza a ser dominante. Bandas que no sólo no tienen prejuicios sobre los grupos de los 80 sino que los citan como influencia directa. Hay un nuevo aluvión de fanzines y nuevos medios, sellos, espacios. Al igual que la prensa generalista de los primeros 90 utilizaba el término alternativo como algo peyorativo, la prensa establecida de la independencia (Rock de Lux, Mondo…) ataca sin miramientos al “tonti-pop” tachándolo de frívolo e irritante, metiendo en un mismo saco a todos los nuevos grupos. Daba igual que fuesen estilizados compositores como Los Caramelos o Parade o poco más que chistes como La Chufa Lisérgica o Blas y las Astrales. Para mucha parte de la prensa y del público La Casa Azul, Me Enveneno de Azules, Astrud y L-kan eran lo mismo. Así que muchos de estos grupos se reconocen entre ellos y forman una escena no sólo no aupada por los medios sino contra ellos estableciendo sus propios canales y usando los prejuicios de su supuesta frivolidad como arma arrojadiza contra lo antiguo, que resultaba ser el indie canónico ya muy desgastado. Y vuelven a no tener prejuicios sobre el éxito o la promoción. Grupos como Meteosat, Ellos o Astrud dan buena cuenta de ello. A finales del año 2000 apenas queda nada de este nuevo movimiento pero con él ha arrastrado las cenizas del anterior. El nuevo milenio se abre con una mayor profesionalización, con unos canales establecidos fuertes, con los mánagers y promotores sustituyendo a los sellos como generadores de negocio, los festivales como indicador de triunfo y con una imposibilidad de agrupar a todo lo que se denomina indie bajo cualquier intento de categorización. El indie como movimiento había muerto y pasaba a ser sólo una etiqueta no genérica. Un adjetivo sin más. Pero esto es adelantar acontecimientos.


Volvamos al principio. Entre las personas más activas de los primeros años del indie está un joven con un amor desmedido por el pop que edita su fanzine La Línea del Arco (nombre en homenaje a Felt, dando pistas de por dónde iban los tiros) desde León y más tarde cuando se traslada a Madrid sigue con él dando un paso más distribuyendo discos de sellos ingleses para, al fin, decidirse a editar material propio. Es Luis Calvo, la persona más decisiva de la música indie en España. Con los años no sólo pasará de tener un fanzine a fundar Elefant Records, sino que será uno de los impulsores de la Sala Maravillas, centro neurálgico del cotarro indie nacional, parte de la organización del primer FIB, emprenderá una loca labor editorial con la revista Spiral, la primera y única centrada en la escena volcándose en lo nacional, dando apoyo incondicional (a veces excesivo) a los proyectos nacientes, y también dirigiendo y presentando el programa de radio primero en Cadena 100 y luego en Los 40 Principales ‘Viaje a Los Sueños Polares’ (y su versión televisiva en Canal Satélite Digital), auténtica ventanita dentro del mainstream para la música independiente en nuestro país. Y, por supuesto, por organizar la citada gira del Noise Pop Tour, punto cero del que partimos en esta aventura de la que seguiremos hablando a lo largo de este año. Nuclear Sí, Estanis Solsona.

  • Patrullero

    Ole, ole y ole! De los mejores articulos que he leido en este blog. A sus pies

  • UN10

    Gracias por este artículo, muy bueno!! se agradece mucho, no he vivido esa época y me ha venido muy bien.

  • Duff Punk

    Pedazo de artículo, este tipo de cosas es lo que necesita Jenesaispop para ser una revista seria. Enhorabuena.

  • ups, me habéis envejecido del tirón. para mí el indie de los 90s seguía siendo presente y no algo necesitado de revisión. si fue ayer cuando compré el medusa ep ¿o no?

  • Muy chulo el reportaje..Eso sí, no sabia que Migala llegaron a la madurez con su primer disco ;-)

    Y bueno, esa defensa a ultranza del tonti-pop es un poco exagerada, pero por lo demás muy bien.

    Otro momento para recodar es Fuerte de Surfin’ Bichos sonando en las radio-formulas y en la tele como sintonia de los resúmenes de la ACB

  • BDF

    Un gustazo poder leer historia del indie español seria.

    Aunque es verdad que el Noise Pop Tour fue detonante, quizá la primera edición del FIB sí que fue una especie de confirmación algo más masiva de que ahí estaba pasando algo. Y junto a la Sala Maravillas de Madrid, diversificando, pusieron muchas de las bases de lo que hoy, por fin, es el trabajo con el que muchos se ganan la vida.

    Y el tonti-pop es otro punto clave, como bien señala el artículo, la confirmación de que cantar en castellano era posible (aunque Le Mans, Los Planetas o La Buena Vida llevaran años haciéndolo)

  • Eli

    Nuclear sí, por supuesto.

  • <3 bravo!

  • rafas71

    yo vi a finales del 92 en zaragoza, a los planetas, el regalo de silvia y a los surfin´ bichos. ¿era esta misma gira de la que habláis? y ya unos meses más tarde, una serie de conciertos indie: faded flowers, australian blonde, etc como algo organizado. estaría chulo que si alguien sabe algo más de aquello, lo comentase.
    gracias

  • Maravilla de artículo.

    Siempre identifiqué el estallido de popularidad del indie con los recopilatorios de “Generación Pepsi”. Recordad el tracklist, era un auténtico quien es quien de todo el cotarro, hasta de la electrónica.

    http://www.discogs.com/Various-GenerationNext-Music-By-Pepsi/release/1511426

    (sí, hay algo de Prodigy, pero se me entiende)

  • Total, un drama.

    Así sí.

  • @rafas71 Esa gira de la que hablas es el Alternative Tour 93, una especie de secuela del Noise Pop Tour. Pero es eso, en el 93.

    @ Fernando C. Bueno Migala ya nacieron madurados, jeje. Pero vamos “Así duele un verano” es del año 99, se pasa por un poquito.

  • HoffaMM

    Espectacular.
    Solo hecho de menos la referencia a Chucho y Mercromina, un fantástico texto.

  • @HoffaMM, es una serie de artículos durante varios meses y esto era sólo la introducción a la serie y los antecedentes al suceso. Por supuesto que Chucho y Mercromina van a tener su espacio. Nos olvidaremos de algunos pero seguro que aparecen otros inesperados.

  • Impresionante artículo. Mi más sincera enhorabuena!

  • “Aquí nos hemos acostumbrado tanto a que la música sea parte del ocio y no de la cultura…” Muy cierto. Muy buen artículo.

  • yukie

    ¡Estupendo artículo!

  • cospedal

    “el tonti-pop es otro punto clave” jajajajajajajaja, muy bestia esta web y este comentario. Por favor, si eran 200 personas en una sala de Madrid que no importaban a nadie mas fuera de Madrid

  • panchito

    sinceramente creo que el tonti-pop ha hecho mucho mas por el Indie, ya solo sea por los comprometidos que estan con la musica algunos de los miembros de esos grupos

  • Citizen

    Periodismo musical expositivo. ¡Genial!

  • yo

    Nuclear si! Deja de escribir en los comentarios leches!!…es broma tio, gracias por este articulo.

  • manolodominguez

    cospedal, pues si contamos a meteosat dentro del tontipop te puedo asegurar que no eran 200 tipos en una sala de madrid. más quisieran muchos grupos indies tener la repercusión que tuvieron algunos del mal llamado tontipop.

  • manolodominguez

    ¡ah! y no solo a meteosat, sino también a fresones rebeldes.

  • @yo. Si es por dejar las cosas claras no por pesado…

    @cospedal. Bueno, pensando un poco en aquellos años (que aquello duró poco más de un año, año y medio). El tonti-pop tuvo una portada del Tentaciones, creo recordar la segunda dedicada al indie español, o al menos una de las primeras cuando aquello aún era un fenómeno muy poco visible. Dos números de Mondo Brutto analizan aquello, hay un especial de Zona de Obras con un cedé recogiendo a algunos de los grupos en homenaje a Juan de Pablos. Tras el tonti-pop se pasó de que el 90% de los grupos adscritos al indie en España cantasen en inglés a que se invirtiese la tendencia. tanto que hasta algunos dejaron de hacerlo. Por no hablar de que son los primeros con contadas excepciones (Sr. Chinarro, por ejemplo) que aceptan los 80 españoles como influencia y reconocen su legado musical. En los 90 no era raro poner como ejemplo de música cutre a Radio Futura o a Nacha Pop, aunque a alguno se le haya olvidado o lo quiera olvidar. En radio 3 tres de los programas con más solera el de Julio Ruíz, el de Ordovás y el de Juan de Pablos se convierten en altavoces y su programación musical se llena de estos grupos. Tanto es así que comienzan a hacerse las fiestas de Enero en honor a Juan de Pablos que se convierten en cita para entender qué está pasando.

    Puede que digas que eran 200 personas y una sala. No sé, revitalizan la programación de Siroco, la parte de arriba de La Vía Láctea se convierte en un must y hasta se abre un bar que sirve de lugar de encuentro de la escena el Supergen.

    Aprovechando que en España la gente comienza a usar Internet comienzan las charlas en los canales de IRC sobre el tema y, sobre todo, la lista de correo de spanishpop (y sus sucesivas escisiones) creada por Ignacio Escolar y en sus propias palabras germen de Escolar.net.

    Elefant comienza a editar a un montón de grupos tanto singles como discos que se adscriben a esa escena. Jabalina se lanza también con grupos de ese sonido y hasta se redescubre y valora al fin la esencial labor de Spicnic. Nacen, literalmente, docenas de fanzines nuevos en toda España. Nosotrash gana el concurso de maquetas de Rock de Lux y saca disco en RCA.

    Y más importante, tras una época de estancamiento de público entra una nueva generación de este animado por una música, una estética y un desenfado que se hacía más amigable que lo anterior mucho más cerrado en si mismo.

    No entro en la calidad y la permanencia de aquella escena (creada frente a la oposición del público y de la prensa tradicional del indie, por cierto) que no es mi objetivo. Sólo digo que tuvo una importancia en el devenir de lo que conocemos como indie en España bastante mayor de lo que nos pueda dar la impresión por ser tratado como chiste.

    Pero esto es el punto de vista de los autores de los artículos y puede ser discutible. Si hasta hay revisionistas del Holocausto no te cuento de esto. El tuyo quizá es otro.

  • ups, disculpa por la chapa. Por cierto y cierro la boca recomendando el blog del coautor de los artículos en el que se aborda todo esto con la visión de lo qué decía la prensa en aquel mismo momento.

    http://cuandoeramosalternativos.blogspot.com/

  • Yomismo

    Acojonante artículo.

  • Lolo

    Me ha encantado pero para el proximo no olividaros de Lagartija Nick !!

  • Clara

    Genial artículo. Para mí la revelación fueron los Fresones Rebeldes. No se parecían a nada que hubiese escuchado antes… Creo sinceramente que todos mis gustos musicales posteriores se basan en aquel descubrimiento a los 12 años.

  • Popper

    Suelo ser muy ácido en mis comentarios y a veces incluso trolleo cuando me encuentro una información estúpida pero ante artículos como éste me quito el sombrero. Cada vez que Nuclear Sí abre la boca merece la pena ser leído.

    Son estos artículos los que engrandecen a la revista y enriquecen a sus lectores. Sin dogmatizar (señor Nico del Moral al banquillo de los acusados), sin rebotar todo lo que dice Pitchfork, sin aborregarnos con memeces del tipo “el marido de Elton John llama perra a Robert de Niro”. Aquí hay una investigación, un esfuerzo por educar a la vez que entretener, una redacción sobria y cuidada. Siempre pensé que el periodismo era esto por más que se haya convertido en un patio de vecinas comentando el tweet de la del quinto.

    Felicidades a JNSP por la apuesta y a Nuclear Sí y Estanis Solsona por el trabajo. Hoy vuelvo a creer en la Navidad.

  • Vyvyan

    Quizás ya sería abusar mucho de ti, pero… ¿sabes dónde se pueden encontrar/descargar algunos de los discos de los grupos mentados? He estado chafardeando por el Spotify y el grooveshark y poco (o ningún) rastro de los grupos seminales…
    Aparte de esto, qué buena idea la de estos artículos. ¡Vivan las retrospectivas!

  • Magicoviaje

    Grandísimo artículo, hace poco estaba pensando en que hacía falta una revisión de este tipo. Totalmente de acuerdo con Nuclear Sí en la importancia del tontipop…surge además en un momento en el que internet se populariza, hubo una especie de sincronía brutal entre ese movimiento y el tremendo cambio que supuso tener acceso a gente que disfrutaba con la misma música que tú.

    Firmado: uno que tuvo la arroba en #los_planetas y #astrud

  • Intravitreal

    Me ha encantado la entrada. Tiene que haber sido un gran esfuerzo haber resumido tanta historia en tan poco espacio, aunque seguro que se os ha hecho difícil no mencionar a grupos o personajes por la dispersión que podría haber causado.

    Excelente. Enhorabuena a Nuclear Sí y Estanis Solsona.

  • Un artículo excelente, Nuclear Sí. Yo, particularmente, he echado de menos la escena sevillana, con gente como Pequeñas Cosas Furiosas, que junto con Paperhouse, fue uno de los grupos pioneros de slowcore español. Pero bueno, supongo que ya irán apareciendo más cosas. Un placer leerte.

  • mIGUEL

    Hace un par de años volviendo del Ideal me encontré junto a una basura de la calle Carretas montones de cosas de Sex Museum que alguien había tirado. Había fotos, revistas, vinilos, millones de cassettes, vinilos, álbumes…

  • Sandro

    Ha molao!

  • Trijota

    Un artículo magnífico. Y como dicen por ahí arriba; Nuclear Sí, por supuesto

  • mr.tambourine

    De lo mejor que he leído no sólo en Jenesaispop, sino en la prensa online española en general. Ya estoy esperando nuevas entregas.

    Por poner algún pero, he echado en falta la mención a Malsonando, el fanzine que crearon Fernando Llorente y Víctor Lenore y que fue germen de de Acurela. En cualquier caso, ENHORABUENA!

  • BDF

    200 personas en una sala de Madrid… en fin, creerás que los Sex Pistols se estrenaron en un estadio con 50.000!

    Los que fuimos alguna vez a Maravillas o al Supergen sabemos que, aun siendo pocos, aquello era una ESCENA. Las escenas no se miden en cantidad, sino en creatividad. Y mil grupos que gustan ahora son hijos del tontipop, de ahí que el artículo lo mencione como algo realmente importante.

    Qué gusto de artículo, esperando continuación!

  • Rama

    Este artículo es lo mejor que he leído en muchísimo tiempo. Esperaré ansioso a la próxima entrega, aunque viniendo en un 50% del creador de mi blog español favorito la calidad estaba asegurada.

  • Me uno a mr. tambourine al reclamar Malsonando, aunque yo creo que aparecerá en próximas entregas.

  • qbata

    SAludos
    ¿Es lo mismo el indie que la movida?, creo que no. Es lo mismo el indie que el sonido alternativo o underground?, creo que no. En consecuencia, el artículo une ambientes y actitudes que difícilmente son congeniables. Primero se debería de haber dejado muy claro que entiende el autor por indie y a partir de ahí, allá cada uno con su coherencia. No sé qué pinta el video de Sex Museum en el artículo, cómo me asombra que se mencione a Decibelios, aunque sea de refilón, o a Los Clavos, que de indie nada de nada. No quiero ser pesado, pero creo que se debieran de haber matizados más las cosas o haber huido de un término tan amplio, tan escueto si se quiere por mucho que parezca contradictorio, o superfluo como el indie, o aún más el indie español.

  • qbata

    Del Holocausto no hay ningún revisionista. Mejor no dar titulaciones a tres o cuatro locaos de lo ultra. No, en la historia seria, la de verdad, NADIE, revisa el Holocausto. Mejor dejarlo muy claro.

  • Abuelo Cebolleta

    A Rafa71: planetas, el regalo de silvia y a los surfin´ bichos en Zaragoza, juntos, eso nunca ha sucedido.
    Estupendo artículo… me ha hecho recuperar a El Regalo de Silvia, qué bien suenan todavía

  • torito

    Enhorabuena !!!!!!!!!!
    Artículos como éste hacen que unos siga leyendoos con esperanza de leer cosas interesantes sobre música (y cine).
    Merci à nouveau.

  • Clara

    Estupendo articulo.
    Qué rápido ha pasado el tiempo… Parece ayet cuando me pasaron el recopilatorio “ruido”, fue lo que me descubrió todo un universo

  • felicidades por este post. B-R-U-T-A-L.

  • tlf

    Grupos que no sé deberían olvidar: Rosas en Blanco y Negro, Los Navajos (hace poco reseñados) y Patrullero Mancuso…

    Por importancia en los grupos pre indie: Surfin’ Bichos, Flechazos, La Búsqueda, Cancer Moon y los Bichos……

  • remolachas

    Son ya varias las retrospectivas que leo sobre lo que pasó o dejó de pasar desde los 70/80 hasta hoy en s-pain, y siempre noto ese tufillo ombliguista madrileño, como si, excepto contadas excepciones, el único pulso válido de los movimientos se tomase en salas como Rockola o la Maravillas (siempre dando premio de consolación a Bcn, que no falte)… y en cierto modo así es como se comportó tradicionalmente la prensa y la radio durante la mayor parte de ese tiempo, prefiriendo recurrir metódicamente a buscar la noticia en los foros de siempre, donde una selección de compadristas habituales les nutría puntualmente de lo que molaba y lo que no. Por ejemplo, escuchar r3 durante los 90 y parte de los dosmiles siempre ha sido sinónimo de chuparse 7 de cada 10 grupos madrileños por norma. De hecho, si bien este artículo es bastante equilibrado en este sentido, la línea editorial nacional de esta web barre bastante para mandril (y no digo que sea conscientemente), del mismo modo que la mayor parte de comentarios.
    Es incompleto pasar por los 80 sin mencionar, por ejemplo, a Golpes Bajos, ni se puede, en mi opinión, pasar simplemente por mencionar a Penélope Trip sin hablar mínimamente del Xixon Sound y su papel fundamental, precisamente, en el indie. En cualquier caso, buen artículo, es imposible decirlo todo. A ver cómo crece.

  • Gorka

    OVER AND OVER AND OVER AGAIN

  • Dr Ñ

    El supergen madre mia, que tiempos…Muy buen artículo!

  • Laleche

    Lo único que me queda claro con este artículo (muy bien hecho, por cierto) es lo que yo ya sabía: que el mal llamado “indie” en España jamás en su p*ta vida ha sido independiente. Puede ser alternativo, underground, lo que querais, pero “indie” jamás. Y que al final, la maquinaria “indie”, sin pesos pesados que la sustenten, se viene abajo irremediablemente y que los que valen de verdad y se dejan de tonterías saben que en una discográfica pequeña y sin llegar al gran público no se llega a ningún lado. Esa es la realidad del “indie”: no deja de ser un producto que vender.

    Y en éste país no se sabe muy bien dónde empieza y dónde termina lo “indie”. ¿Dónde está la frontera entre lo llamado “indie” y lo llamado “comercial”? ¿Qué pasa con los grupos que no son ni lo uno ni lo otro? ¿Si un considerado “indie” triunfa se vuelve “comercial”? Eso es lo que parece. Incongruencias y pose por doquier, con muy poco margen para la buena música, que al final es lo que importa. Así que los talibanes “indies” ya podeis dejar de dar el coñazo. No sois mejores que los demás.

  • Gurb

    Estupenda retrospectiva. Me ha encantado.

  • soulero77

    el supergen, la sala maravillas, las mitsubishis, el tontipop, “drogas duras”, saint etienne, Viaje a los Sueños Polares, Diario Pop. Disco Grande, Juan de Pablos, la Pink Punk Party del Círculo de Bellas Artes, Yoyo…

  • Nuclear Sí ¿estuviste presente en las guerras de spanishpop y otras listas de correo (mondobrutto mismamente, creo)? Qué tiempos más oscuros, oiga.

  • salcho

    Mítico el Supergen si señor!!!igual que el “guanteletes” del Maravillas jajaja…que buenas noches malasañeras…muy buen artículo

  • El Chico de Mel

    En primer lugar felicitar a los autores por un excelente artículo aunque me acaba de recordar lo viejo que me voy haciendo, que coño, lo viejo que soy…

    Yo soy de los que descubrió todo este universo gracias a Alejandro y sus Flechazos y para mi algo cambió en mi forma de entender la música cuando cayó en mis manos “Viviendo en la era pop”…

    De nuevo mis felicitaciones y no nos hagais esperar mucho con las siguientes entregas

  • Genial!! así da gusto, esto es lavado de cara a la jensaispop!!

  • Chin Chin

    O sea que al final “indie” es un canal de distribución para ciertos grupos…bién yo es que siempre he oido gente a mi alrededor hablar de indie como un estilo musical en concreto (como puede ser el rock, pop, funk, etc etc..) cuando hay grupos independientes de todos los estilos ¿no? o si…no sé ¿alguien que me lo aclare?

  • Patri

    Muy bueno el artículo…qué tiempos aquellos.. Aunque creo te olvidas de todo el Xixon Sound , el “córtate el pelo cambia de vida”, Manta Ray,Yellow Finn.. Mercromina falta..

  • anónimo valenciano

    No he tenido tiempo de leer los comentarios, pero el artículo es un 10, he vivido todo eso (hasta tengo el de Sex Museum en Fidias) y por mi parte así fue.

  • tontipopi

    Los Fresones cobraron 25.000 discos del primero y 12.000 del segundo (a saber los que vendieron), y dieron más de dos veces la vuelta a España con 130 conciertos ante miles de personas, pese a estar vetados en el FIB en su época dorada por piques con Subterfuge. Me lo contó el mismo Miguel Fresón.

  • anónimo valenciano

    No olvidéis el Serie B de Pradejón, que antes del FIB era el punto de encuentro y conocimiento de todo lo alternativo. Lástima que no hubiera agua caliente en las duchas.

  • Charles Manson

    encantado me quedo con este artículo…

  • Manolo

    Ah, ¿pero es que en los 90 hubo una explosión indie? Ahora me entero.

  • Sputnik

    Tremendo artículo, es lo mejor y lo más completo que hay en internet sobre el asunto. Felicidades.

  • Magicoviaje

    Por aquí comenta a menudo Felipe Fresón, no estaría de más que contarais con él para posteriores entregas. Y si lográis un meeting con Borja Prieto y con la musa del pajerismo tontipopero Diana Aller mejor: Pin y Pon DJ’s eran unos auténticos mitos en la escena madrileña.

  • @risongson Yo estaba en la de spanishpop auqnue no era muy activo, la verdad, sólo para enviar eventos. Lo de MOndo Brutto lo viví desde afuera. Demasiado troleo para mi nivel de aguante. Había auténticos sicópatas.

    Y bueno, sobre lo que falta, muchas de las cosas que se han dicho como ausencias saldrán más adelante. Otras por espacio, olvido o no encontrar acomodo, pues no. Sempre va a faltar algo para alguien. Hay que tener en cuenta que esto que ha salido va a ser apenas el 10% o menos del total. Hay artículos y entrevistas chulísimos en camino para el que tenga un poco de interés en aquella época.

  • Dynamic

    Este artículo deja en evidencia a los que hablan de indie como una moda actual que durará un par de años. Aunque seguirán sin entender nada por lo menos ya sabrán cuadras fechas.

  • Haakjvork Galleta

    Gracias, Profe.

    Como curiosidad, yo personalmente, que tenía 4 años en 1990, siempre he creído (a.k.a. desde que conozco el indie como actitud y no como etiqueta) que todo surgió con Sarah, el C86 y Elefant entre el 86 y el 91. Indiepop en concreto, digo.

  • jander

    Hola,

    Gracias al artículo me he acordado de aquellos años. pero tengo algunas dudas o preguntas (que hago con buen rollo):

    – Si el RDL atacó el tontipop, ¿cómo gana Nosotrash lo de mejor maqueta?

    – La principal influencia de Dover siempre fueron Nirvana. No sé si yo les calificaría de rock duro.

    – Bromas como la de Blas y las Astrales no tuvieron mayor difusión que las listas de correo, el Supergen y algún fanzine (el que editadaba Borja Prieto) de la época. Pero vamos, yo no creo que tuviera más trascendencia.

    – Ni una palabra de sellos como Grabaciones en el mar o distribuidoras como Green Ufo’s.

    – Y Spicnic creo que está por encima del indie.

    – Por cierto, ¿alguien recuerda como se llamaba el chico que hacía “Viaje a los sueños polares” con Luis Calvo y qué ha sido de él?

    Repito que mis apuntes y dudas estan hechas de buen rollo, que leído puede parecer que busco polémica, pero con unas cervezas delante sería todo lo contrario.

    Y felicidades al autor del artículo porque no es moco de pavo lo que ha hecho.

  • Mira si rdl tenía en buena consideración al fenómeno que en un especial de fin de década en un apartado llamdo “Las siete plagas del Apocalipsis (musical)”, estaba en tonti-pop. Creo que tiene un mérito que naciese una corriente así no ya sin apoyo sino teniendo en contra medios como rdl, mondo o no te cuento el Ruta. Hay que tener en cuenta que bajo la etiqueta entraban cosas muy diferentes, incluso opuestas y que supuso algo nuevo tras casi una década. Y además es la última escena exitosa y reconocible que ha habido en el ámbito que podemos más o menos llamar indie. Ahora todo es más atomizado y casi nadie se siente parte de una escena, ni hay fanzines militantes ni nada por el estilo. Que no me parece mal, es parte de la evolución. De igual modo sólo es una parte pequeña de todo lo que queremos contar.

    Joako Ezpeleta estuvo en un grupo de los inicios del indie La Síntesis y luego pasó a formar parte de otro grupo a reivindicar como son Moving Pictures que editaban en Siesta. Sobre lo que hace ahora…

    Spicnic es uno de mis sellos españoles favoritos (o el favorito) pero hay que reconocer que fue mucho más visible y reconocido cuando aparecieron nuevos grupos citándolo. Que sigue siendo un islote ajeno al mundo. pero bueno, aquel fue un buen momento para que al fin se le hiciese caso.

    Sobre sellos y distribuidoras hay un artículo así que es normal que no se hayan nombrado a casi ninguno hasta ahora. Tiene su propio espacio.

    Nunca nos tomaríamos a mal comentarios, por supuesto. Sé que es un bajón que esté contestando en los comentarios pero es que es más importante que quede claro lo que queremos contar y me resisto a que se interprete mal. Aunque, como ya dije, es un punto de vista y habrá otros. Pero de verdad hay cosas que para mucha gente va a ser la primera vez que sepa de ellas y que el mundo independiente tal y como es hoy en día es consecuencia de ellas.

  • tontipopi

    Nosoträsh y ya. El primer Lp de los Fresones fue simplemente ignorado, no fue comentado.
    Mientras tanto, believe it or not, en el Ruta 66 Ignacio Julià hizo buenas críticas de sus dos elepés. Algún comentarista andaba rabioso porque los Fresones tuvieran éxito y los Caraconos (por poner un ejemplo real), que eran mucho mejores y tocaban de maravilla, estuvieran muertos de risa. Podría ser, cuántos grandes grupos se han quedado en nada, en fin. Yo no me habría puesto los conos en la cabeza, la verdad.

  • Ra

    Ufff…un artículo de libro!
    Con lo relativamente cerca que aún están los 90 y parece que haya pasado siglos…una pena que apenas haya documentación audiovisual, como ha cambiado esto…

  • Ruttiger

    OMG, que cosa más viejuna: “Firmado: uno que tuvo la arroba en #los_planetas y #astrud”

    X-DDD

    Qué tiempos. Seguro que muchos lectores de JNSP ni conocen esa terminología.

    En cuanto al artículo, bien, me ha gustado como introducción y está bien escrito.
    No seáis agonías en los comentarios con que no ha salido tal o cual, que lo pone claro: “introducción”.
    Espero ansioso próximas entregas. Seguro que estaré de acuerdo en muchas cosas y en desacuerdo en muchas otras, pero siempre da gusto leer sobre lo que vivimos y disfrutamos hace tanto tiempo ya (sí, “tanto” aunque nos joda :-P)

  • MUY BIEN!

    Lo del tontipop fue un coñazo y no podemos quitarnos la resaca: a cargar con los muertos!

    JNSP: Muy Bien! Qué sorpresa!

  • rubioporundia

    una semana sin internet en casa y de repente me encuentro recordando el Festimad de 1996 donde compartieron cartel The Jesus and Mary Chain con Los Planetas y los Fresones (toma tontipop), los conciertos en el Circulo viendo a Dover (yo tengo uno de los 700 discos de la edición original), los conciertos de sabado tarde en la planta de arriba de La Via Lactea (Euro no, Peseta si) , el fanzine Yoyo, montones de conciertos en la Maravillas, los primeros FIB (cuando la I era de independiente), y tantas y tantas cosas de Abuelo Cebolleta.
    Gracias

  • anónimo valenciano

    De cebolleta a cebolleta, creo que ese Festimad es el del 97.

  • Ruttiger

    En realidad ni 96 ni 97. En el 96 tocaron los Planetas y TJAMC, pero no los Fresones. Los que sí tocaron fueron los Flechazos. Un festival curioso, juntando a The Smahing Pumpkins con Cypress Hill, Cocteau Twins y los Intronautas. Y grupos de los que nunca más se supo como Terrorvision o Marion.

  • Pep

    Yo recuerdo un concierto de El Regalo de Silvia en Barna (¿la Sala Garaje?)a principios de los 90 donde el violinista tocaba punteos con ¡ pua, amplificador y distorsión ¡ el violín. Sonido curioso, no creo recordar otro concierto donde viera eso…

  • TioVivo

    1. Los Flechazos vienen de otro mundo, no del Indie… aunque al final ficharan por Elefant.
    2. Nosoträsh asomaron la cabeza un poquito antes de lo del tontipop. Yo las metería todavía dentro de la “primera ola”, no del Tonti.
    3. Si bien el primer lp de los Fresones no se comentó en rockdelux, sus primeras maquetas sí fueron bienvenidas. Para el segundo lp les hicieron un reportaje chulo. El no apoyo inical del “establishment indie” (Julio Ruiz, Luís Calvo, etc…) a los Fresones viene en gran parte por una serie de malentendidos que les hicieron abrazar la Fe fresona un poco avanzada. Me lo contó el mismo Miguel Fresón.

  • Yo no creo que justo a Los Fresones les tuvieran demasiada tirria en rdl, pero sí al movimiento en conjunto.

    Por cierto no sabía de ningún problema fresones-elefant cuando muy al principio Elefant editó un maravilloso sencillo de los fresones para su club del single, el “Tributo a Pepito Sex y thy surfin eyes”.

  • rafas71

    al abuelo cebolleta; en la en bruto,si, en zaragoza,los planetas con may de esspaldas y j, al que no se le entendía ni.., el regalo de silvia, que hicieron una canción en aragonés, y surfin´, que cuando fueron a hacer la versión de jimmy cliff, se les estropeó el teclado..
    ah, el artículo, buenísimo, espero la segunda parte…

  • Dr Ñ

    Si no recuerdo mal, en el RDL eran más de TCR que de los Fresones

  • Lanzo una lista colaborativa del Spotify. Sin duda, está desordenada e incompleta, pero para esto [email protected], ¿no?. Poco a poco.

    http://open.spotify.com/user/el_abelo/playlist/5n62hZSIXBmLnhgRXjsHQ5

    Buen Post!!

  • ecuánime

    en este pasteleo de artículo no citan a NADIE , se enfangan con antecedentes impropios del momento de lo que sugiere el título y afirman a pies puntillas sobre el momento real como pidiendo permiso , una de dos o el que lo escribe no estuvo en el meollo o se le han acabado las neuronas . Es cierto que la gira noise pop del 92 está muy encumbrada pero fue la punta de lanza a muchas parties posteriores con idéntico formato , donde con la entrada te llevabas VHS´s promocionales de los sellos , era la única forma de presentarse , de tres en tres o de cuatro en cuatro .

  • Fede

    El Supergen, la vía, la maravillas, la #spanishpop la #disorder !!!!!! Dios, se me caen las lágrimas. Qué rápido ha pasado el tiempo, que viejos soomos…

  • meru

    Sobre el Xixon Sound, muy interesante este documental http://www.lne.es/sociedad-cultura/2011/11/25/espero-podamos-mostrar-historia-ilusion-reivindicar-campus-milan/1161888.html y como aquello se gestó en el Campus del Milán, en Oviedo.

    Madre,el irc, supergen, la monja enana en el Círculo, qué tiempos :)

  • h1p

    Muy interesante y completo (hasta donde se puede) el artículo. En la
    éopoca estaba yo con una pequeña distribuidora, fanzine y un par de 7″
    incluidos. Ahora voy sacando lo que me encontré en la caja de ‘no
    vendidos’ para el que pueda interesar.
    https://www.discogs.com/seller/hip.orate/profile

Send this to a friend