Natalia Tena, la bomba musical de ‘Juego de tronos’, ‘10.000 Km’ y ‘Refugiados’

Por | 08 Oct 14, 19:48

10000kmEl amor tamaño Magnetic Fields, en ‘10.000 Km’
Con su eliminación de la carrera de los Oscar, parece que ‘10.000 Km’ ha perdido su última oportunidad de conquistar al gran público (salvo improbable milagro en los Goya). Pero la cinta del debutante Carlos Marqués-Marcet está siendo una de esas pequeñas joyas en beneficiarse del boca a boca como parte de ese otro cine español de pequeños presupuestos pero grandes ideas que hemos visto últimamente. ‘10.000 Km’ cuenta la historia de una pareja perfecta (David Verdaguer y Natalia Tena) que se enfrenta a un bache cuando ella recibe una propuesta de trabajo en Los Ángeles. Después de un sencillo pero precioso retrato de su cotidianidad en los primeros minutos de metraje, Marqués-Marcet se sirve de las nuevas tecnologías con una belleza y una soltura pocas veces vistas en la pantalla. No esperéis trucos técnicos ni alardes de efectos especiales. No hacían falta. Su uso es narrativo: esa escena en la que los protagonistas bailan con su laptop una preciosa canción de Magnetic Fields ya es todo un fetiche del cine indie. Si en ‘Stockholm’ aprendimos que el amor da miedo, en ‘10.000 Km’ hemos recordado que el amor en 2014 también duele y que eso puede transmitirse a través de una película efectiva, moderna, actual y nunca ñoña. 7,5. Sebas E. Alonso.

natalia-tenaNo hace mucho, para hablar de Natalia Tena, tenías que soltar aquello de «sí hombre, la española de ‘Juego de Tronos’, la que va con el niño paralítico» para que tu interlocutor transformara su gesto de «no tengo ni idea de quién dices» en el de «¡ah, vale, esa!». Tanto es así que ahora, si buscas en Google «española de juego de tronos», aparecen más de un millón de resultados; mientras que si haces lo propio con su nombre son apenas medio millón las entradas encontradas. Curiosos resultados tratándose de una verdad a medias, ya que por mucho que los medios le colguemos una y otra vez esa etiqueta, ni Tena es española (sus padres sí, pero ella nació y creció en Londres) ni ‘Juego de Tronos’ lo único de lo que se alimenta. Ahí están su papel protagonista en la película ‘10.000 Km.’ o su papel en la esperada ‘Refugiados’, nueva serie de LaSexta y la BBC que acaba de terminar de rodar en el madrileño pueblo de Rascafría. Pero no es por eso, o al menos no solo por eso, por lo que hablamos con ella. Además de interpretar, Natalia Tena también es la frontwoman de Molotov Jukebox, banda situado en Inglaterra que se embarca en una primera gira por nuestro país que arranca el 20 de noviembre en Granada y que pasará por salas de ciudades como Málaga, Sevilla, Madrid, Valencia, Santander, Gijón y Barcelona para presentar en directo ‘Carnival Flower’, su primer disco. Detalles del tour Budweiser Live Circuit, aquí.

¿Por qué un nombre tan extraño como Molotov Jukebox?
Se le ocurrió a Sam (Apley, violinista del grupo y pareja sentimental de Tena) en un festival en Inglaterra. Habíamos grabado varias canciones pero no sabíamos qué coño de nombre ponerle a la banda. Y no sé por qué, después de dos noches sin dormir, alguien nos preguntó que cómo nos llamábamos y le salió eso. Y así se quedó. Luego yo le pregunté lo mismo que tú, que por qué, y resulta que tampoco había mucho que explicar: Molotov por el explosivo y Jukebox por la máquina que te pone todo tipo de canciones. Y me pareció perfecto, porque describe muy bien lo que somos como grupo. Nuestro empeño en no limitar nuestro estilo, porque a lo mejor yo un día me despierto y quiero tocar, no sé, con un poco de ritmo tropical, pero otro día me da más por el soul, y lo importante es no cerrarse a ello por estar definidos bajo una etiqueta concreta…

Lo de «gysted» es una manera de decir que en el grupo cabe todo

¿Entonces lo del estilo «gypsted» con el que describen vuestra música en las notas de prensa qué es? ¿Un invento de la discográfica?
Eso creo que se lo inventó un fan, no me acuerdo muy bien. Lo empezamos a usar porque era muy largo explicar cómo era nuestra música: tiene un poco de electro, un poco de calipso, un poco de cumbia… Era tan largo que la gente al final se aburría y no me hacía ni puto caso.

Pero si tuvieras que utilizar una definición concreta para explicar esto del estilo «gypsted», ¿cuál sería?
Aquí cabe todo (risas).

En noviembre empezáis vuestra primera gira en España. Sé que ya tocasteis en Barcelona hace unos meses, pero, ¿estás preparada? Porque aunque no tengas nacionalidad española, tus orígenes están aquí y ya sabes eso que dicen de que nadie es profeta en su tierra…
No pienso mucho en eso. Pero después de terminar de rodar ‘Refugiados’ ya no tengo miedo a España. Es más, me muero de ganas de tocar en sitios preciosos como Granada, que la última vez que fui allí tenía 18 años, o en Gijón, que nunca he estado. Me apetece mucho descubrir el país de mis padres y repartir por aquí nuestra música. En Inglaterra, especialmente en Londres, la gente ya nos conoce, pero aquí no, y es raro porque con el ánimo que tiene la gente latina y con el ritmo que tenemos, creo que pegamos más aquí.

¿Se nota esa diferencia de carácter del público sobre el escenario tanto como la noto yo en pista? Casi siempre que voy a un concierto a Inglaterra me ha parecido que la gente estaba como muerta…
Lo noto mogollón. Una vez en un show intenté que los ingleses dieran palmadas mientras tocaba una canción siguiendo el ritmo, pero fue imposible. Allí olvídate de eso. Pero hace unos meses fuimos a Brasil y sin decirles nada empezaron a dar palmas con un ritmo brutal. Incluso tuvimos que parar de tocar porque era imposible seguirles. Era increíble. En España sucede algo similar, es una movida diferente.

Los conciertos de la gira serán en salas bastante pequeñas. Pero teniéndote a ti de frontwoman os podríais haber aprovechado y apostar por recintos más grandes, por entrar a lo bestia. ¿Esta falta de ambición o exceso de prudencia es una manera de ganaros a los críticos o a los desconfiados que piensen que solo sois otra banda de actriz a la que se le ha antojado cantar?
No sé, con que venga gente a bailar con nosotros me da igual por qué motivo han ido.

Antes, para preparar entrevistas, los periodistas nos leíamos todo lo que se había escrito sobre el entrevistado para documentarnos. Pero ahora es casi mejor leer su cuenta oficial en Twitter, que es casi como mantener una conversación previa y directa con el personaje en cuestión. De la tuya, @NatTenaLady, me ha llamado la atención, para empezar, el nombre. ¿Tú sabes lo que es Tena Lady aquí en España?
Sí, porque en Inglaterra es lo mismo: una especie de tampax para las mujeres mayores, ¿no? (Risas) Teniendo el apellido que tengo no me quedaba más remedio que usarlo. Es algo completamente intencionado.

En la minibiografía de tu perfil también te has puesto críptica. Lo normal es encontrarse a locos enumerando cada una de las cosas que hace: actriz, modelo, cantante, amante de los animales, amiga de mis amigos… Pero tú solo pones que hay que echarle un poco de mostaza a la vida.
No sé, la gente siempre te mira y te define por lo que eres y mira, que les den por culo, a mí me encanta la mostaza y punto.

Pero entonces no te consideras una actriz que canta, o una cantante que actúa…
Bueno, si me preguntan, diría que soy una artista y parte de mi arte a veces consiste en hacer música y a veces en actuar. Pero normalmente con la gente con la que hablo en mi día a día tengo conversaciones sobre la vida, la muerte, el sexo, el amor… Por regla general nunca pregunto a la gente qué hace en la vida.

Scarlett Johansson, Leonor Watling, Najwa Nimri… Ellas también han probado suerte en el mundillo discográfico.
Mi preferida es Juliette Lewis, es la que tiene una banda de puta madre.

Pero fíjate, ella sí que pone su nombre en el grupo: Juliette and the Licks. A eso me refería con lo de que os podríais haber aprovechado de tu fama en ‘Juego de tronos’ y haberos llamado Natalia Tena & Molotov Jukebox o algo así.
Ya, pero no. Si vas a poner tu nombre a algo tienes que estar muy segura de que mereces estar ahí, que tú eres la que hace absolutamente todo: componer, cantar… En definitiva, que tú eres el líder absoluto del grupo. Si tienes 24 canciones compuestas y montas un grupo con músicos de sesión para que las toquen exactamente como quieres entiendo que hagas eso. Pero si todo el proceso creativo es una colaboración, que es lo que es nuestra banda, a mí me sabría mal poner mi nombre.

Bien pensado, en España a lo mejor tampoco os habría servido de mucho. En Internet si busco tu nombre lo único que encuentro es ‘la española de juego de tronos’, ‘la española de juego de tronos’ por allá, ‘la española de juego de tronos’ hace tal…
Joder….

«Soy consciente de que el fenómeno tiene fecha de caducidad y que a lo mejor dentro de unos años casi nadie se acuerda de ‘Juego de tronos’, pero ahora que se está haciendo es normal esta movida. Así que en lugar de cansarte tienes que abrir los brazos y decir “qué buena suerte tengo”»

¿Te cansa que todo se reduzca a eso?
Todo en esta vida cansa. Mejor dicho, todo lo repetitivo cansa. A mí me encanta la pizza, pero si la comiera todos los días me acabaría aburriendo… A ver, soy consciente de que el fenómeno tiene fecha de caducidad y que a lo mejor dentro de unos años casi nadie se acuerda de ‘Juego de tronos’, pero ahora que se está haciendo es normal esta movida. Así que en lugar de cansarte tienes que abrir los brazos y decir “qué buena suerte tengo”.

Hablando de la serie, en España, en lo que a audiencia televisiva se refiere, tampoco es que lo pete. Todo el mundo la ve y la conoce, pero más por descargas en Internet que por seguir su emisión en alguna televisión generalista. Aunque creo que eso no es algo exclusivo de aquí. Una noticia decía que ‘Juego de Tronos’ es la serie más descargada de internet del mundo. ¿Cómo se ve eso desde dentro? ¿Habéis discutido eso alguna vez dentro del equipo durante el rodaje?
Yo no soy muy consciente, pero sí sé que es una putada muy grande que esté ocurriendo esto porque claro, la gente roba el arte que más le gusta de Internet, pero no se dan cuenta de que si no lo apoyan de algún modo, los artistas y los equipos no podrán sobrevivir ni tener presupuesto suficiente para hacer algo todavía mejor.

Igual es que la gente demanda otra manera de ver televisión. Ahí está el éxito de plataformas como Netflix para demostrar que no es tanto cuestión de piratear por piratear, sino de tener acceso al contenido cuando uno quiera sin complicarse la vida demasiado…
Si te soy sincera creo que no soy la persona más adecuada para hablar de esto, porque yo vivo en un barco en Londres y no tengo tele. Es más, a mí las series me las pasan mis amigos en DVD, así que eso de Netflix no sé ni cómo funciona porque soy muy anticuada. Fíjate que he aprendido a usar Twitter este año, y porque mi mánager me ha obligado a hacerlo a patadas porque estaba harto de pedirme por teléfono frases para alimentar mi cuenta, que si no… ¡Pero oye, ahora me encanta!

No te voy a preguntar si vas a estar en la nueva temporada de ‘Juego de Tronos’, que lo tenéis bajo secreto todo, pero ya que vienes de gira y pasas por Sevilla… ¿Te acercarás al set a decir hola o a invitarles al concierto?
No sé si voy a tener tiempo para eso. Lo único que hago cuando estoy de gira es ensayar, ya que no he podido hacerlo mucho este verano porque estaba trabajando y nuestros ensayos han sido los shows que hemos dado en estos meses, que es algo terrible. Así que ahora que he acabado de rodar ‘Refugiados’ me voy a tener que poner las pilas.

En las giras, y en los rodajes también, los tiempos muertos son el pan nuestro de cada día. ¿Qué música escuchas para entrenerte cuando estás esperando o de viaje? ¿Qué te inspira?
Mi problema es que yo soy muy mala con los nombres de la gente, no sé, de cara y oído me acuerdo, pero de nombres ni flowers. Y con canciones me pasa lo mismo, si me la nombras a lo mejor te digo que no sé cuál es y cuando me la pones es como “ah, claro que la conocía”.

Hagamos una prueba. ‘Nothing Matters When We’re Dancing’, la canción de los Magnetic Fields que suena varias veces en ‘10.000 km’, ¿la conocías antes de rodar la película?
Sí, un poquito, pero que la usáramos era cosa sobre todo del director, Carlos Marqués-Marcet, que estaba empeñado en que esa y solo esa era la canción que tenía que sonar en la película. Esa fucking canción…

¡No me creo que no puedas decirme el nombre de algún grupo o artista que te guste!
Es que acordarme de quién hace lo que escucho me cuesta mucho… No sé… Me va todo, desde lo más cutre a lo más clásico… ¿Igual acabo antes diciéndote que el instrumento que no aguanto es el clavicordio?

Me parece que no hay muchos discos hoy día que se graben con música de clavicordio…
Bueno, no sé, pero si lo hicieran me pondría muy nerviosa. Igual tiene que ver con mi formación musical. Estudié piano clásico y me metieron tanto clavicordio que le tengo un poco de asco.

¿Dónde sueles escuchar música? ¿Compras muchos discos, descargas canciones en iTunes o te van más plataformas tipo Spotify?
Soy una tía de costumbres, y del mismo modo que si voy a un restaurante y sé que tienen el plato que me gusta lo voy a pedir siempre, con las canciones me pasa lo mismo: si me gusta una, la puedo escuchar mil veces hasta que las quemo. Yo quemo todo. Sin embargo Sam es todo lo contrario y usa mucho Soundcloud, y gracias a él se me abren puertas a otras cosas que no me habría molestado nunca en buscar. Soundcloud te da tantas playlist a elegir, es tan fácil saltar de una a otra, que es imposible no acabar descubriendo algo nuevo que te encante…

«‘10.000 km era mi primera película en español, la primera de Carlos como director y la primera también, así tal cual de David Verdaguer. ¡Éramos los tres vírgenes! Que nos preseleccionaran ya era un regalo»

¿Os habéis sentido muy decepcionados después de que ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ y no ‘10.000 km’ fuese la elegida por la Academia como candidata para representar a España en los Oscar? Me habría encantado veros a ti y a David Verdaguer paseando por esos escenarios de Los Ángeles que salen en la película pero que en realidad nunca visitasteis.
Bueno, hubiera sido tan grande… Nunca pensábamos que podríamos llegar hasta aquí. Fíjate, era mi primera película en español, la primera de Carlos como director y la primera también, así tal cual de David Verdaguer. ¡Éramos los tres vírgenes! Que nos preseleccionaran ya era un regalo. En cualquier caso, con la noche loca que montamos en el Festival de Málaga después de que nos premiaran ya tuvimos fiesta suficiente para celebrar los Oscar o lo que hubiera venido después.

Todavía quedan los Goya…
Bueno, no nos precipitemos (risas)

¿Has podido ver alguna de vuestras claras competidoras como ‘El niño’ o ‘La isla mínima’?
La verdad es que por estar trabajando en ‘Refugiados’ no he podido. Hemos estado rodando en Rascafría rollo 12 horas al día, muchas veces de noche, y cuando tenía tiempo libre me iba a Inglaterra a tocar. No he tenido vida. Fíjate que hoy aquí, hablando contigo, es la primera vez que estoy sola en muchos meses. Así que me voy a tomar un vino tinto para celebrarlo.

Antes cuéntame algo de ‘Refugiados’.
Terminamos de rodar la serie ayer y todos han hecho un trabajo increíble. Yo no lo sé, igual estoy terrible… ¡Ya veremos cuando lo estrenen!

Foto: Matilda Temperley

Etiquetas:

La Tienda JNSP