Liars en directo: camaleónicos, inquietantes, geniales

Por | 29 Oct 14, 9:26

Liars, el trío formado por Angus Andrew, Aaron Hemphill y Julian Gross, tiene en su haber una de las discografías más excitantes de los últimos quince años y con ‘Mess‘, su último álbum, tienen en sus manos uno de los mejores trabajos de 2014. Estará a buen seguro en las listas de fin de año, no cabe duda. Entre que permanecen creativamente en la cresta de la ola y que hacía bastante tiempo (ocho años, nada menos) que no se pasaban por Madrid (el año pasado sí que visitaban el Primavera Sound), la visita de Liars a la ciudad se antojaba como uno de los eventos más esperados del otoño.

Calentando motores estuvieron Der Panther, dúo madrileño cuyo nuevo trabajo verá la luz el año que viene, auspiciado bajo El Segell del Primavera Sound (de hecho actúan este fin de semana en Primavera Club). Su nombre no es casualidad, pues su electrónica ambient tiene bastante que ver con el trabajo de artistas como el sueco asentado en Alemania The Field. Su puesta en escena será probablemente lo que más atraiga a los recién llegados a su música: encerrados en un cubo, no pueden verse más que las sombras de sus dos integrantes tocando sus respectivos instrumentos, mientras diversas proyecciones les rodean.

La puesta en escena de Liars fue todo lo contrario: la sencillez. De fondo, proyecciones psicodélicas se repetían en bucle y el escenario se dividía en tres, con la batería de Gross a la izquierda, el micro y los efectos de Andrew en el medio y los teclados de Hemphill a la derecha. Con la hipnótica y bailable ‘Pro Anti Anti’ comenzaron un set que duraría aproximadamente hora y cuarto. Mientras sus compañeros comenzaban el tema, Andrew bajaba lentamente hacia el escenario con la cabeza cubierta por la capucha de un cortavientos fosforescente que llevó durante la primera parte del show.

El frontman es todo un espectáculo en sí mismo, gesticulando en cada tema, en pleno trance. Su último trabajo fue el protagonista, destacando también el single ‘Mess On A Mission’, que fue una de las pistas más celebradas por el público que acabó abarrotando la Joy. Por alguna inexplicable razón, faltó volumen para disfrutar plenamente, pero aun así hubo grandes momentos, como cuando repasaron temas de anteriores álbumes, como ‘No. 1 Against The Rush’ o ‘Plaster Casts Of Everything’, y ‘Be Quiet Mt. Heart Attack’ (donde Hemphill se colgó la guitarra) en el único bis que dio fin al concierto. Se movieron con soltura entre sus distintas facetas musicales y en todas dejaron buena impresión, teniendo entregado al público en todo momento. Ojalá no pasen otros ocho años para que vuelvan.

Etiquetas:

La Tienda JNSP