‘Orígenes’: ¿la mejor película de Sitges?

Por | 16 Nov 14, 14:38

origenesCiencia ficción new age para hipsters místicos y gafotas. La nueva película de Mike Cahill, ganadora del premio a la mejor película en el reciente festival de Sitges, confirma las peores sospechas que dejó flotando su exageradamente celebrado debut, ‘Otra Tierra’ (2011): que su cine es pomposo, que hace películas de discurso endeble maquilladas por una puesta en escena tan vistosa como aparatosa y por una narrativa tan eficaz como inane.

Ciencia contra religión, materialismo contra espiritualismo, evolucionistas contra creacionistas… El director construye su película sobre estas eternas dicotomías, sobre estas tensiones filosóficas. Pero lo hace de forma poco sutil, con una poética muy poco inspirada que va de lo cursi a lo melindroso. Sus imágenes son tan relamidas –con mucho reencuadre, claroscuros, medida inestabilidad- que cuando suenan Radiohead (‘Motion Picture Soundtrack’) parece que estamos viendo un vídeo de Coldplay.

El punto de partida de ‘Orígenes’ (el original ‘I Origins’ juega con la pronunciación I-eye) es atractivo: una historia protagonizada por un biólogo molecular, un moderno Frankenstentein, que por medio del estudio de los ojos intenta encontrar el punto cero de la evolución humana y demostrar así la inexistencia de Dios. Un relato de ciencia ficción que se mezclará con el romance metafísico cuando el protagonista conozca a una misteriosa mujer cuyo singular iris le dejará fascinado.

Toda esta primera parte, tanto la investigación en el laboratorio como la que emprende el biólogo para encontrar a la enigmática chica de ojos cautivadores, es lo mejor de la película. Resulta original, interesante, y está bien contado. Pero a partir de ahí la historia iniciará una cuesta abajo tan pronunciada que acabará como lo haría un místico trasnochado: viajando con su charlatanería a otra parte, a la India. El director se quita la bata blanca y se pone la túnica de colorinches. El discurso se tiñe de filosofía new age para, después de casi dos horas, llegar a la siguiente conclusión: “los ojos son el espejo (y el recipiente) del alma”. 4,9.

  • ramsay

    Llegas a coger un poco más carrerilla, Joric, y te acabas acordando de la madre de Mike Cahill. Caray, qué saña…

    Creo que no es para tanto, aunque quizás me quedé deslumbrado con lo guapa que es Astrid Berges.

  • edupremia

    la verdad que las escenas de la India son bastanta de telefilm de domingo por la tarde, no obstante la peli está bastante bien y fue de lo mejor de Sitges 2014, que tampoco era muy difícil la verdad.

  • Tula

    Lo mejor de toda la película es lo guapísima que es astros porque el resto…que aburrimiento y que de gafas

Send this to a friend