Natalia Lafourcade / Hasta la raíz

-

- Publicidad -

Natalia Lafourcade / Hasta la raíz

hastalaraiz«Esta historia terminó, no existe / lo que un día construimos se ha esfumado», comienza diciendo una de las 12 canciones incluidas en ‘Hasta la raíz’, el nuevo disco de la mexicana Natalia Lafourcade, confirmando que 2015 está siendo por alguna razón que se nos escapa el año de los álbumes de ruptura, como certifican Björk, Tobias Jesso Jr o Natalie Prass, entre otros. Lafourcade nos contaba en su carta de Año Nuevo que al igual que algunas canciones de este álbum habían surgido durante su gira sobre Agustín Lara, en un hotel o en una furgoneta, «triste y sola en casa» o en compañía de amigos, muchas son la consecuencia de una relación que ha terminado que ha «marcado su corazón».

«Yo te llevo dentro, hasta la raíz / y por más que crezca, vas a estar aquí» es el primer estribillo que conocimos de este lanzamiento y sin duda el más certero. Una producción propia de Jorge Drexler, con quien Natalia ha colaborado (aunque este álbum está producido en verdad por Cachorro López y Leonel García), en tanto que conjuga sabiamente ese ritmo latino con unas estupendas cuerdas que terminan de avisarnos, sin gritos innecesarios, de que estamos ante uno de los grandes clásicos de la artista. Es el mismo regusto que dejan los vientos jazzies del casi bolero ‘Antes de huir’, la melancólica ‘Vámonos negrito’ remitiendo a Antonio Machín o las cuerdas tamaño Western de ‘Ya no te puedo querer’, que derivan hacia un estribillo más pop y casi propio de Shakira. Aunque por encima de la bossa ‘Para qué sufrir’, quizá el tema más atemporal sea esa balada más grande que la vida que parece haber escrito Manuel Alejandro y que hasta por el título podría ser una canción de Rocío Jurado, ‘Palomas blancas’.

- Publicidad -

«Tú me haces sentir bien, es un baile incontrolable / Es absurdo intentar comprender lo que siento, sólo sé que es honesto». Antes del desamor se conoce la calma y hay una serie de cortes que suenan optimistas y/o más pop recordando probablemente los tiempos felices de esa antigua relación. ‘Mi lugar favorito’, con un ligerísimo poso soul, es el primero que aparece, pero también se agradece ese ‘Te quiero ver’ entre vientos y efectos electrónicos y sobre todo ‘Nunca es suficiente’, que suena como un desenfadado homenaje muy deliberado a ‘Porque te vas’ de Jeanette.

«Estoy lista para emprender un nuevo viaje, sin saber a donde ir / me voy, me voy de aquí». Justo cuando ‘Hasta la raíz’ empieza a acusar una duración excesiva (52 minutos) que acentúa lo que tiene el disco de inofensivo, aparecen dos canciones necesarias que miran hacia el futuro. ‘Estoy lista’ y ‘No más llorar’ cierran con títulos que no pueden resultar más expresivos. Y lo que es más importante, convenciéndonos de que ya sea a través de guiños latinos, orquestales o puntualmente más modernos, ‘Hasta la raíz’ nos ofrece ese dinamismo que siempre terminamos echando de menos en los discos de Marlango.

- Publicidad -

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Hasta la raíz’, ‘Palomas blancas’, ‘Nunca es suficiente’, ‘Ya no te puedo querer’
Te gustará si te gustan: Jorge Drexler, Labuat, Jeanette
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.

Adiós a Françoise Cactus y su manera irrepetible de entender el pop

Jaime Cristóbal escribe sobre la manera de entender el pop de Françoise Cactus, "caótica, brillante, inconsciente, sexy, humorística, romántica, desprejuiciada y multilingüe", a través de uno de sus 7".