‘Expediente X’, una cuestión de fe

Por | 29 Feb 16, 22:53

Expediente-xNada más acabar el último episodio de la décima temporada de Expediente X, Reddit era todo un clamor. La segunda parte de ‘My Struggle’ no convenció a nadie. Su desarrollo fue precipitado y el guión avanzaba dándose de hostias con la historia y deteniéndose en escenas no solo innecesarias sino bastante absurdas. En plena epidemia, con la totalidad de la población a punto de morir, Scully corre por las calles repletas de “zombies” con unas muestras de suero. Ella es la única que parece sana mientras que el resto de personas con las que se encuentra, muy ocupadas destruyendo todo lo que encuentran a su camino ante la agonía que les espera, parecen no percatarse de ello. “Id al hospital, ahí os curarán”, le dice a alguien que está rompiendo un escaparate. “Miradme, estoy sana como una manzana mientras vosotros parecéis cadáveres andantes y voy con unas muestras de suero”, piensan todos los espectadores. Lo más irrisorio es que el buen señor deja de destrozar el cristal y obedece cuando lo normal hubiese sido que le hubieran arrebatado el suero.

¿Mulder peleando como si fuera Jackie Chan? Me cabe. ¿Un coche saliendo de un garaje y que corta el paso a Scully que va conduciendo por la acera y en dirección contraria? Pues se le pita para que dé marcha atrás. Mientras, no hay forma de hacer que el resto de la trama encaje. ¿Dónde está Skinner? ¿Por qué Einstein y Miller entran en el episodio como si siempre hubiesen estado ahí? ¿Cómo es posible que Mulder, el paradigma de la paranoia que cita a Snowden y a la NSA como prueba de la conspiración que siempre ha denunciado, se deje el portátil sin contraseña y la localización del móvil activada?

Muchas preguntas y dos respuestas: a Chris Carter los 6 episodios se le han quedado cortos para contar todo lo que tenía en la cabeza y, con todo el dolor de mi corazón, no está preparado para escribir un guión que consiga pasar la prueba de la redes sociales. En los tiempos en que Expediente X triunfaba, poca gente se reunía al día siguiente para analizar los agujeros o incongruencias del guión. Ahora esa criba es casi obligatoria.

Aun así, esta décima temporada ha merecido la pena. Apenas queda ya nada de esa puesta en escena tan sobria y medida -la narración se ha actualizado aunque no por ello ha perdido eficacia-; nos ha dejado al menos dos episodios francamente sobresalientes (‘Mulder & Scully Meet the Were-Monster’ y ‘Founders Mutation’); y ha vuelto a demostrar que, siempre que se recurra al humor y aspectos intimistas de la vida de sus protagonistas, Expediente X sigue siendo lo que era.

Poco importan los fallos, el sinsentido en que se ha convertido la trama central -¿de verdad nadie va a hacer referencia al hecho de que el propio Mulder fue abducido y, durante toda una temporada, fue considerado como el primer híbrido humano/alien?-, o que el plan del fumador esté metido con calzador. Los verdaderos fans de Expediente X, los que veneramos capítulos como ‘Triangle’, ‘All Things’, ‘How the Ghost Stole Christmas’, ‘Three of a Kind’ o ‘The Sunshine Days’, somos capaces de perdonar esto y más.

Quizá porque sabemos que los cimientos sobre los que se empezó a construir la tan manida “época dorada de la televisión” no hubiesen sido posibles sin ‘Expediente X’. Por eso, a pesar de un comienzo discreto y de un final muy decepcionante, nos quedamos con las genialidades de las que hemos sido testigos: Dagoo, Mulder manejando la cámara frontal del móvil; las dos preciosas escenas finales de ‘Home Again’ y ‘Babylon’ y un sentido del humor mucho más loco que en anteriores ocasiones.

Después de ese cliffhanger con el que termina ‘My Struggle II’ -porque si un mérito tiene este final de temporada es precisamente ese, haberse marcado un cliffhanger sólo superado por el de ‘Los Soprano’- sabemos, queremos creer, que vamos a volver a ver a Mulder y Scully en nuevas aventuras. Es una cuestión de fe.

Etiquetas:
  • matmo

    Confiemos en que haya más episodios, porque la premisa que abre este arco mitológico es buena y arriesgada. Con su permiso, les dejo aquí un exhaustivo repaso a la temporada y un análisis más optimista y apasionado de los seis episodios: http://wp.me/p2dy83-4xI

  • ¿”Cliffhanger” el final de “Los Soprano”?

    ¡Sacrilegio!

    El final de “Los Soprano” es pura perfección. La cuadratura del círculo, que trata a los espectadores como personas inteligente, y no como imbéciles (que es lo que se nos consideró en el caso de “Lost”, y por lo que decís, también en esta nueva visita a “Expediente X”).

  • Joan Seberg

    Otro ejemplo que hace honor al concepto moderno de secuela: “lo mismo pero peor”. Ya no se toman decisiones artísticas sino sólo comerciales. No sé cuántas secuelas y remakes llevamos en los últimos años, pero no recuerdo ninguno que tuviera absolutamente nada que aportar.

  • Joan Seberg

    Continuaciones así, no. Si quieren regresar quince años más tarde, que lo hagan al menos con una idea digna, como la de El Padrino III, que aunque no igualaba a las originales tenía algo que aportar y no era sólo una excusa para hacer caja.

  • FER

    Un auténtico desastre y una tomadura de pelo.

Send this to a friend