Santiago Auserón protesta contra la manipulación en un nuevo episodio del «Caso Titiriteros»

-

- Publicidad -

Santiago Auserón protesta contra la manipulación en un nuevo episodio del «Caso Titiriteros»

SantiagoauseronSantiago Auserón, además de preparar un concierto con la Orquesta Sinfónica de Murcia incluido en la programación del SOS 4.8 (gratis para poseedores del abono, pero con entradas a la venta también aparte), ha querido acudir a su Facebook una vez más para mojarse políticamente. Esta vez se defiende de la «manipulación» de Esdiario.com, medio al que califica de «antiguo régimen» tras titular «El pregonero de San Isidro de Podemos se burla del juez con los titiriteros».

Auserón va a ser pregonero de San Isidro y recientemente ha participado en una recreación del fragmento de la obra de los titiriteros en Madrid, que terminó con estos entre rejas. El que fuera líder de Radio Futura cree que es un «cuento» que la obra «enalteciera» el terrorismo y concluye: «¿Es legítimo que el arte popular, como viene haciendo desde el origen de los tiempos, ejerza la crítica en tal sentido? Que cada cual lo valore por sí mismo, pero sin manipular los datos». Debajo podéis ver su mensaje al completo:

- Publicidad -

«Estuve ayer en el Teatro del Barrio asistiendo a una reproducción del fragmento en que los famosos titiriteros encarcelados sacaban la pancarta donde supuestamente se «enaltecía» el terrorismo. Menudo cuento. En la obrita, un policía ponía en manos de la «inquilina-bruja-desalojada de su piso y violada por el pérfido propietario» la famosa pancarta «GoraAlkaEta», para inculparla injustamente. La pancarta sólo aparecía como acusación injusta manipulada, es decir, como una premonición de lo que les iba a pasar a los mismos titiriteros, mira tú por dónde. La «pobrecita víctima» va a ser ahorcada por un juez temible, pero como se resiste a ponerse la soga al cuello, el juez mismo le enseña cómo se hace y perece ahorcado, ay madre. Lo que molesta del argumento es que los «malos» son un propietario de inmueble, un policía y un juez. ¿Se parece esta ficción esquemática a la realidad en algún caso? ¿Es legítimo que el arte popular, como viene haciendo desde el origen de los tiempos, ejerza la crítica en tal sentido? Que cada cual lo valore por sí mismo, pero sin manipular los datos. Fui a verlo con ganas de cerciorarme por mí mismo del contenido, para que no me líen. Alberto San Juan me pidió que recordase «El titiritero» de Serrat al comienzo del acto y lo hice muy a gusto, a pelo y con las cuerdas vocales todavía dormidas, qué papelazo. No me he burlado de ningún juez, por mis muertos, aunque el que condenó a los titiriteros parece no haber visto o entendido la obrita en cuestión, ni tenido en cuenta el papel habitual de la violencia en los argumentos más esquemáticos. Confío mucho en que los jueces se hagan cargo del país en que vivimos, porque si se lo dejamos a los partidos y a sus medios, vamos apañados».

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas