Por qué sí es deseable una reunión de Arab Strap

Por | 13 Jun 16, 17:33

ArabStrapEstán los regresos de los grupos que ya no tienen nada que aportar y los regresos de los grupos que sí. Entre los últimos podrían estar Arab Strap. Según ha notado NME, este fin de semana se ha activado una nueva web del grupo y en ella se anuncia una entrevista con Steve Lamacq de Radio 6 (BBC), que tendrá lugar este miércoles 15 de junio a las cuatro de la tarde, hora local.

Aunque la conversación podría tener un carácter retrospectivo, lo esperable tras ese gigantesco «Hello again!» que se ve en la página es que se anuncie algo nuevo por sorpresa. El grupo británico formado por Aidan Moffat y Malcolm Middleton nunca fue el más famoso de su país, pero sí fue uno de los más queridos en la escena independiente gracias a álbumes como ‘Elephant Shoe’ o ‘Monday at the Hug & Pint’. Considerados un grupo fundamental en Glasgow, influyeron a toda una generación de músicos independientes, como Belle & Sebastian o Bright Eyes, con quien llegaron a colaborar.

En 2005 lanzaron su último disco y en 2006 dieron una última gira a la que acudimos hasta en dos ocasiones, algo decepcionantes. ¿Quizá se notaba que ya no había muchas ganas de seguir? Hubo un show suelto por el 20º aniversario del Nice N Sleazy de Glasgow en 2011 y ambos llegaron a firmar una versión de ‘Two Cousins’ de Slow Club con el sobrenombre Two Cousins 1999. La gracieta aparecía en la versión deluxe de ‘Paradise’ de este otro grupo. En 2013 Malcolm Middleton declaró que no pensaba que fueran a volver a grabar nueva música, pero que sí les gustaría hacer algún concierto. Y no se había sabido nada más hasta hoy.

Quizá el grupo planee una actuación sorpresa en Glastonbury o algún recinto mucho más reducido, en su estilo. Lo bueno que podemos decir es que cuando Arab Strap nos dijeron «adiós» o mejor, «hasta luego» (nunca hubo grandes dramas ni separaciones traumáticas, aunque sí un recopilatorio de despedida), lo hicieron con un disco tan bonito como ‘The Last Romance’, un álbum que a través de la maravillosa producción de ‘Dream Sequence’, el nervio de ‘No Hope For Us’ y ‘Speed-Date’ o el air tristón de ‘Don’t Ask Me To Dance’, demostraba que aún tenían muchísimo que decir.

Aquel no era un desastre tipo ‘A New Morning’ o una medianía tipo ‘Dig Out Your Soul’. Hay una belleza poética en que su último disco se cerrase con una canción llamada ‘There Is No Ending’ y además esta fuera tan sublime, ¿pero no dejaba claro que su momento no había llegado aún?

Etiquetas:
Share via
Send this to a friend