Quantcast

¿Pero es que no hay autoras de novela gráfica?

-

- Publicidad -

¿Pero es que no hay autoras de novela gráfica?

El Festival de Angulema, uno de los más importantes dedicados al cómic a nivel europeo, ha sido otro de los muchísimos escenarios en los que se ha hablado últimamente del predominio de los nombres masculinos en el mundo del arte. Entre 30 nominados no se incluyó ni a una sola autora y el agravio terminó con el boicot de algunos artistas al festival y la intervención de la mismísima Ministra de Cultura francesa.

El debate sigue más que abierto empezando por nuestra propia web si revisamos las reseñas de novela gráfica del último año (al menos la recomendable ‘Patria‘ de Nina Bunjevac fue una de nuestras favoritas de 2015, pero poco más). Para resarcirnos, recomendamos cuatro cómics actuales que todo el mundo debería conocer.

Conxita Herrero / Gran bola de helado

- Publicidad -

gran-bola-de-heladoEl realismo colorista que impera en las diecisiete historietas que forman ‘Gran bola de helado’ de Conxita Herrero esconde un aliado siniestro bajo el manto de lo cotidiano. La historia genera adicción por los personajes, que carecen de rostro más allá de una nariz grande -en la mayoría de ocasiones negra-, que van desde un gato como animal de compañía a amigas que hace tiempo que no ves pasando por novios muy callados o compañeras de piso que preguntan sobre evidencias.

Calificación: 8/10
Lo mejor: El enredo de las situaciones, el deambular sin dirección como medio narrativo (como en uno de los relatos, con ‘Come Back From San Francisco’ de The Magnetic Fields de fondo), mientras los personajes van ensimismados en unos pensamientos que no sabemos descifrar.
Lo peor: Cierta desconexión con generaciones mayores que las de la autora barcelonesa, que apenas tiene 20 años. Aunque no debería ser así ante temas que son universales: simplemente pueden sonar algo lejanos.

Zeina Abirached / El Piano Oriental

- Publicidad -

piano_orientalEs imposible no relacionar ‘El Piano Oriental’ de la libanesa Zeina Abirached con Marjane Satrapi, autora de ‘Persépolis’, ya que ambas tratan las diferencias culturales entre la sociedad islámica y la europea y utilizan el blanco y sobre todo el negro para dibujar con firmeza.

Pero más allá de estos dos detalles tan generales las diferencias son enormes. El dibujo de Zeina es sofisticado, está surtido de musicalidad y proporciona cierto sentido de intimidad. Se trata de un trabajo autobiográfico porque narra los anhelos que el bisabuelo de Zeina tenía por construir un piano capaz de alcanzar los cuartos de tono de las melodías orientales. Una causa que discurre en paralelo al distanciamiento latente entre dos culturas que geográficamente no lo están tanto.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: Un dibujo que sin ser complejo e incluso con un toque naíf trasciende lo emocional. El carácter histórico de Beirut en los años 60.
Lo peor: El guión necesita un poco más de gas. En determinados episodios, en comparación con el dibujo, necesita un empujón. Por fortuna el final queda muy bien resuelto: la ironía de cierre es muy acertada.

Emma Ríos / I.D.

ID-portDos son las gratas sorpresas que nos llegan de manos de la gallega Emma Ríos. La primera es una obra de ciencia ficción, escenario poco corriente entre los autores nacionales, más dados al corte autobiográfico. Y la segunda es poner sobre la mesa el debate de la ciencia -y aunque esto no sea nada nuevo-, recordando que la sociedad no evoluciona a la misma velocidad.

No vamos a desvelar mucho más datos, pero ‘I.D.’ presenta a tres personajes que, por motivos bien diferentes, consideran someterse a una cirugía de trasplante de cerebro desafiando los índices de supervivencia y la dura rehabilitación en caso de éxito.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: La controversia sobre cuestiones de identidad y género. La autora solo se centra, muy acertadamente, en los protagonistas sin mayor análisis, pero dejando que la reflexión sea ineludible para el lector. La acción y la técnica en el dibujo, utilizando exclusivamente blanco y rojo. La colaboración del neurólogo Miguel A. Woodward para elaborar el guión, además de un artículo al final del libro sobre la posibilidad en un futuro de este tipo de trasplantes.
Lo peor: Falta un poco más de desarrollo en un asunto que trae tantas vicisitudes. La legitimidad y la ética de semejante cambio. Sus apenas ochenta páginas saben a poco, pero ya se sabe: lo bueno, si breve…

Marion Fayolle / La ternura de las piedras

La-ternura-de-las-piedrasEste segundo trabajo editado en nuestro país de la francesa Marion Fayolle nada tiene que ver con el anterior ‘Los traviesos’ de hace un par de años. En aquella ocasión se trataba de una publicación en clave de humor, en formato pequeño, y donde su autora adulteraba los atributos sexuales de los protagonistas: imposible olvidar los pechos de una mujer transformados en huevos fritos, mientras un hombre mojaba pan.

Esa pincelada surrealista es lo único que comparte con ‘La ternura de las piedras’, en donde se abordan los últimos años de vida de su padre relativamente joven y enfermo de cáncer de pulmón, y cómo afecta esa dolencia al núcleo familiar. Ni remotamente estamos ante un relato pesimista, Fayolle nos ofrece una obra emocional y exhaustiva con los acontecimientos, una visión diferente, tan aplastante que el lector queda desnortado desde las primeras páginas. No esperes un final trágico si tratas de adelantar acontecimientos por su sinopsis.

Calificación: 8,5/10
Lo mejor: El ritmo poético, los recursos narrativos, los tonos luminosos combinados con el negro y la tipografía manuscrita, que junto al realismo de las ilustraciones y el no repetir los encuadres de las viñetas, nos hace recordar a otra autora francesa como Camille Jourdy y a la ilustradora israelí Rutu Modan por los primeros planos y las líneas nítidas. También la excelente edición de Nórdica Cómic, si bien lo más importante es que veladamente nos hace cambiar de planteamiento ante unos hechos que no son tan excepcionales.
Lo peor: La abundancia de metáforas o el plano bidimensional a primera vista, que puede no atraer a todos los públicos.

Lo más visto

No te pierdas