Las 5 peores actuaciones de la Super Bowl

Por | 03 Feb 17, 19:00

mj-superbowlAl tiempo que repasamos algunas de las mejores actuaciones de la historia de la Super Bowl, recordamos también algunas de las peores: los peores playbacks, los récords de horteradas, los popurrís más imposibles, etcétera.

5.-Aerosmith, Britney, N Sync, Mary J Blige (2001)

Antes de que la Super Bowl fuera lo que es hoy, un espectáculo con un protagonista claro e invitados especiales, fue un popurrí de actuaciones bastante duro de roer. Uno de los más absurdos es el ofrecido por estos cuatro artistas. Es completamente inaudito ver a N Sync interpretando una canción, luego a Aerosmith con uno de sus baladones, después ver a N Sync volver… por no hablar del shock que supone ver a Aerosmith haciendo coreografías JUNTO a N Sync, dejando algunos planos de los que suponemos que se arrepentirían para siempre. Tiene su gracia recordar a Justin Timberlake paseando con Britney Spears pero el protagonismo de esta es mínimo y Mary J Blige… ¿qué pensará Mary J Blige de todo esto a día de hoy? Lo de Enrique Iglesias con Christina Aguilera, seguidos de Phil Collins y Toni Braxton, sin ser de lo mejor, quedó mucho más natural. Un año antes.

4.-New Kids on the Block (1991)

New Kids on the Block tuvieron el privilegio de poner al fin el toque pop en la Super Bowl, pero como veis, la suya es una actuación de transición, patrocinada por Disney y pensada para el público infantil -muy infantil- hoy muy chunga de reivindicar, incluso durando tan sólo 4 minutos. Está en Youtube.

3.-Janet Jackson, Justin Timberlake, Kid Rock, P. Diddy (2004)

Janet Jackson y Justin Timberlake hicieron historia con el episodio de la teta: al término de ‘Rock Your Body’, justo después de lo de “te voy a desnudar en cuanto termine esta canción”, Justin Timberlake arrancó el vestido de Janet, dejándole un pecho fuera. Se generó un escándalo impropio del siglo XXI que solo podríamos incluir entre lo mejor de la Super Bowl. Pero no. Aquel intermedio fue otra cosa. No es lo que recordabas. La actuación empezó muy bien con Jackson haciendo ‘All for You’, pero inmediatamente después el show se convirtió en un batiburrillo de hip-hop y jevi con Kid Rock y P. Diddy que no puede convencer a los fans de todos estos artistas. Es imposible que unos empaticen con otros y sólo es tolerable ver cada una de sus partes por separado. Atención al minuto 1.58 cómo se ven las costuras a esa pasarela. ¡Cutres!

2.-Shania Twain (2003)

«En la Super Bowl hay que hacer playback por las dificultades técnicas» es una frase que podría aparecer en el tema ‘0,60’ de Ojete Calor. Porque hay quien hace playback y quien no. En 2003 se vivió una gran polémica (1, 2, 3), por lo que parece un evidente playback de Shania Twain. Desde la NFL se asegura que cantó en vivo, con una pista vocal pregrabada «por si acaso», pero es que directamente, en el minuto 4.15 del vídeo, Shania no está moviendo la boca, sino saludando al público, y su voz sigue sonando. Tuvo mucha suerte de que en 2003 no existiera Youtube, porque a su término salió Gwen Stefani y no, nunca ha cantado como los ángeles, pero libera todo un chute de energía interpretando en vivo ‘Just a Girl’ junto a su banda No Doubt. Cierra Sting, con falda pantalón, con ‘Message in a Bottle’ con y sin Gwen.

1.-Michael Jackson (1993)

Michael Jackson todavía tenía mucho que decir durante los 90: ‘Dangerous’, pese a sus evidentes puntos flacos, no estaba nada mal, muy especialmente en su lado más “new jack swing”. Sin embargo, el intermedio del artista en la Super Bowl significa tanto un antes y un después en este espectáculo -para bien- como el principio de su fin.

El arranque, con un par de dobles de Michael apareciendo sobre las pantallas, apunta alto, es prácticamente lo mejor. El montaje es tremendo, una influencia muy evidente en todo lo que se ha hecho después, y verle bailar siempre resulta una gozada. Casi todos los medios hablan de esta como una de las mejores actuaciones de la Super Bowl de la historia. Pero no: pudo ser mucho mejor.

El show tarda 3 minutos en empezar, con Michael en plan estatua en un espectáculo cuyo tiempo vale oro. Tiene gracia de entrada. Mucha. ¡Es su propia estatua un año antes de tiempo! ¡Es un hito!… Hasta que los segundos se convierten en horas cuando te das cuenta de todo lo que NO está pasando en esos 3 minutos (de 12). Michael Jackson se está poniendo a sí mismo muy por encima de sus canciones y, en este formato, ni ‘Billie Jean’ ni ‘Black or White’ despuntan. No hay nada de voz. Se ve perfectamente al introducir ‘Heal the World’, una canción que causaba sonrojo en 1991 y también hoy, con un micrófono distinto. ¿Por qué? ¿Acaso el que usa para cantar está de adorno? La persona que habla y la persona que canta son 2 distintas. ¿Quién se ha comido a Michael Jackson?

La historia ha puesto las cosas en su sitio y hoy sabemos que en el Michael mesiánico no quedaba casi nada del genio que fue desde ‘Off the Wall’ a ‘Bad’, y en cualquier caso 1993 no fue un buen año para el artista: aquel mismo verano recibiría su primera denuncia por abuso de menores (nunca fue condenado), terminando de teñir toda esta estampa de niños de una amargura insoportable para cualquiera que se considere fan. Quiso salvar el mundo y ni siquiera pudo salvarse él. Tristeza total.

La Tienda JNSP