Bflecha / Kwalia

-

- Publicidad -

Bflecha / Kwalia

bflechaLa gallega Belén Vidal, más conocida como Bflecha, debutaba en 2013 con un imaginativo debut que lograba críticas excelentes dentro y fuera de nuestras fronteras gracias a su original mezcla de synth-pop, R&B, hip-hop, ritmos dance, etcétera. La artista dice en nota de prensa y entrevistas que su ambición esta vez ha sido jugar con las voces, pero ‘Kwalia’ tampoco es que sea ‘Medúlla‘ y el disco no contiene mayor sorpresa que la que ya encontramos en ‘ßeta‘, que no obstante sí era lo suficientemente grande como para justificar un «típico segundo disco continuista».

Y aun así hay alguna pequeña novedad en este álbum. La principal es la inclusión de sonoridades más orientales, con momentos muy zen, acorde a canciones que reciben nombres como ‘金剛の’ o ‘Chuang Tzu’. Ahí está el interludio ‘Fluoresta’ que a su vez se corresponde con la filosofía del álbum. «Kwalia», una mezcla entre «Qualia (quale en singular) y Kwale, ciudad de Kenya», pretende ser un «lugar imaginario al que llegaremos tras una expedición a los territorios salvajes de nuestra mente». En un mundo en el que no tenemos «paciencia y buscamos la satisfacción inmediata», Bflecha dice en Neo-2 haber querido crear «un contexto que invite a bajar revoluciones para así poder encontrarnos con nosotros mismos y con lo que podemos llegar a ser».

- Publicidad -

Así, las canciones se muestran reposadas y encierran inquietudes optimistas, sobre todo escapistas y viajeras. «Voy a entrar / te espero al otro lado» es el desafiante primer estribillo que hallamos en el disco. ‘Rutas circulares‘ da «vueltas y vueltas» para salir de algún lugar (la canción se inspira en la escalera de Penrose y el algoritmo de Tremaux). ‘De Luce’ parte de un «laberinto» en el que no existen «mapas» y anuncia «estoy en la capital de otra galaxia (…) nunca nos podréis alcanzar». ‘Chuang Tzu’, que aporta esas voces distintas en su clímax final, habla de «otros idiomas, otra geografía». Y ‘金剛の’, tras informar «vengo de otra tierra», proclama en su estribillo: «soy indestructible». No es raro tampoco, por tanto, que haya tantas menciones a la naturaleza.

El disco escrito y producido por Bflecha ha contado con la colaboración de Mwësle aportando un sonido global, Judah produciendo ‘金剛の’, Igor de Delorean algunos arreglos en ‘Sinfín’ y El Guincho ejerciendo como de estrella del trap en esta misma canción. Pero ni los «featurings» quitan el protagonismo a Vidal en esta pista que apela a «décimas, décadas, épocas, deja de contar» hablando del tiempo: los números y las matemáticas siguen dando personalidad a su proyecto. Como también su ya mencionada e identificativa paleta sonora y la unión de sonoridades diversas, de bajos duros (‘Zigurat’) en contraste con sintetizadores y ambientaciones más oníricos (‘Hierro y sílex).

- Publicidad -

Un buen disco en el que sólo se echa de menos un rompepistas más fuerte, sobre todo cuando el álbum termina y te puede saltar en el reproductor como pista relacionada ‘Specius Presente’, el single suelto de Bflecha de 2015. ‘Apnea’ comienza siendo bailable también, pero al final recula con una parte casi a capella. ¡Remezcla ya!

Calificación: 7,4/10
Lo mejor: ‘Zigurat’, ‘Rutas circulares’, ‘Apnea’, ‘Sinfín’
Te gustará si te gusta: el anterior sobre todo, su compañero de sello en Arkestra Arufe, El Guincho, Aries, Camille
Escúchalo:Spotify

Lo más visto

No te pierdas

‘Eso que tú me das’: Pau Donés siendo hasta el final el mismo que cantó ‘Grita’

A finales de los años 90 las canciones de Jarabe de Palo eran omnipresentes. Cada vez que un ser...

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.