Fernando Alfaro / Sangre en los surcos

Por | 04 Mar 18, 12:29

Lo miremos por donde lo miremos, este ‘Sangre en los surcos’ no es un “grandes éxitos” como tal –para colmo, esa etiqueta no podría ser más paradójica– de Fernando Alfaro ni cabe acusarle de oportunismo por querer revivir –uno no puede menos que, dado el autor de este disco, intentar emular sus juegos con la semántica– canciones de los distintos proyectos de sus 30 años de carrera en un formato distinto al de sus originales. Puede que esa apariencia pueda despertar algún reparo en quienes ya conocen bien su historia musical, y en parte vital, pero ellos, tanto como los neófitos, encontrarán sobradas razones para sumergirse en este álbum que se mira y suena en blanco y negro.

Aunque la nota de prensa dice que ‘Sangre en los surcos’ se inspira en la serie ‘American Recordings’ de Johnny Cash –solo que el Hombre de Negro interpretaba en formato mínimo canciones ajenas y contemporáneas, no solo propias–, en realidad este doble álbum de 21 cortes parece más una traslación al estudio de esos conciertos en solitario que estuvo haciendo cuando presentaba su último disco solo, ‘Saint-Malo’, o celebraba los 25 años del capital ‘Hermanos carnales’ de Surfin’ Bichos. Pero solo lo parece: porque es mucho más.

Para empezar, los expertos en fernandoalfarismo tendrán razones de sobra para empaparse de “Sangre”. Aunque solo sea porque contiene cuatro canciones nuevas que refrendan que la creatividad de Alfaro está muy viva 30 años después. Ya conocíamos ‘Dominó’, esa espeluznante historia personal entre la ficción y la realidad –algo inherente, en realidad, a toda su obra– que se eleva a la altura de sus grandes clásicos; pero es que ‘Sangre en los surcos’, otra visión sobre ese amigo muerto cuyo fantasma deambula por sus discos desde hace décadas, empata con aquella como uno de los momentos más brutales del disco –¡y eso que contiene muchas de sus mejores canciones!–. ‘Barbaridades’ –al menos en este formato– no brilla tanto pero, de nuevo, ‘Trozos que un día’ se muestra como una joya delicada desde el punto de vista musical, y una lección vital desde el punto de vista lírico. Espantada así la sospecha de que su intención sea hacer de este álbum un simple ejercicio de nostalgia.

Por supuesto, esos conocedores de sus distintas etapas –o alguna de ellas–, con Surfin’ primero, Chucho después y ya en solitario (o con Alienistas), se saben estas canciones de sobra. Cabe pensar que, dado que están representados todos y cada uno de sus álbumes oficiales –salvo, curiosamente, ‘Los años luz’–, Fernando ha pretendido tratar una especie de autobiografía musicada, pero la idea se resquebraja también al verificar que no hay un orden cronológico, o que un disco tan lejano y poco popular como ‘Fotógrafo del cielo’ es de largo el más representado, con ‘¿Qué clase de animal?’ y hasta ¡tres! outtakes de la época, casi encadenados: ‘Un alud en septiembre’, Mi refugio’ y ‘Siempre lo mismo’ –con unos inesperados aires folk–.

Sus temas más conocidos e imprescindibles –‘Gente abollada’ (¡qué versionaza!), ‘Fuerte!’, ’Magic’ o ‘Camisa hawaiana de fuerza’– son tan grandes que no necesitan más coartada que esa para estar aquí. Pero ‘Sangre en los surcos’ ofrece además la oportunidad de redescubrir canciones menos obvias, casi perdidas en su vasta discografía –‘Su mano sobre la mía’, ‘El último día que me verás’–, y “redisfrutar” las inventivas recreaciones de otras: los espíritus que se hacen presentes en ‘¿Qué clase de animal?’ o ‘Mi anestasia’; el banjo de ‘Saariselkå Stroll’; las alegres palmas en ‘Ricardo ardiendo’; o el formato dark country –aquí sí que es muy ‘American Recordings’– de ‘Qué condenadamente negra’ o ‘Mis huesos son para ti’ justifican la existencia de este disco.

Pero, además de para aquellos, se percibe también en el carácter de glosario de este largo una vocación tanto didáctica como reivindicativa hacia nuevas generaciones, que no conocieron los discos de Alfaro en su momento y necesitan –aunque no lo sepan– un punto de partida, un volumen de “1º de Alfarismo” para poder empezar a tirar del hilo. En ese sentido, sí veo en ‘Sangre en los surcos’ la conexión con las “American Recordings” que, para muchos, supusieron nuestra forma de engancharnos y comprender a Johnny Cash. Si alguien quiere adentrarse en el vasto y rico universo de uno de los mejores autores en la historia del pop rock en español, esta puede ser la mejor forma de empezar.

Fernando Alfaro presentará ‘Sangre en los surcos’ en formato “dark folk trío” en distintas fechas. Las próximas son el 7 de abril en la Sala Clandestino de Albacete, el 12 de abril en la Sala 0 (Palacio de la Prensa) de Madrid y el 28 de abril en La [2] de Apolo, en Barcelona.

Calificación: 8,1/10
Lo mejor: ‘Dominó’, ‘Sangre en los surcos’, ‘¿Qué clase de animal?’, ‘Trozos que un día’, ‘Gente abollada’
Te gustará: tanto si conoces bien el universo de Alfaro como si deseas adentrarte en él por primera vez.
Escúchalo: Spotify

  • xabier

    Si tengo que cambiar, que sea para mal.
    Soy un pulpo sin piel.
    No fui yo el que cogió el cinturón.
    Mis huesos son para tí.

    Y mil más, irrepetible Alfaro !!!

  • Tomy

    Discazo del maestro.
    Me encantan los temas nuevos, mi favorito es “Barbaridades”.
    Y de las antiguas, “Qué condenadamente negra” es una debilidad ,

  • xabier

    A cada escucha le encuentro nuevos matices….qué jodidamente bueno es el cabrón !!!

Send this to a friend