Bodega / Endless Scroll

Por | 20 Jul 18, 8:16

“Me levanto cada mañana / Y hago cada día los mismos clics en las mismas webs / Las mismas cosas en mi cuerpo / Y los mismos pensamientos llenan mi cabeza”. Así empieza ‘Bookmarks’, una de las canciones del debut de Bodega, una banda de Brooklyn (no confundir con los Bodega canadienses ni con los Bodega escoceses) que se inspira en el post-punk británico de finales de los 70 (The Fall, Gang of Four) para denunciar la pereza de la juventud adormilada de hoy, a la que critica en este tema por “pasar 72 horas jugando, mirando el ordenador”. Aseguran que su protagonista, cuando “muera y vaya al más allá, también querrá mirar su ordenador”.

Ben Hozie, uno de los cantantes de la banda compuesta por 3 chicas y 2 chicos, llama expresamente a las movilizaciones en la inicial ‘How Did This Happen?!’, en la que proclaman que “la máquina no mata a los fascistas (…) sino que mata el sueño sesentero”; mientras que en ‘Williamsburg Bridge’ comienza hablando sobre la creencia de que “la libertad realmente exista”. Bodega optan así por canciones políticas que hablan sobre la alienación y perdedores, y hay dos grandes muestras: “nadie es tan guapo y tan pobre como yo” es una de las frases que más retumban en el single ‘Jack In Titanic’; y encontramos hasta dos composiciones seguidas que contienen una referencia a ‘Heaven Knows I’m Miserable Now’ de los Smiths.

La segunda de ellas, ‘Name Escape’, parece contener un alegato sobre modernos de más. “¿Has oído el último single de este y el otro?”, pregunta un personaje. “No, hijo no / y no quiero oírlo”, responde otro, sin que quede muy claro si el grupo se está riendo de lo que ellos puedan considerar un hipster… o de sí mismos (en las entrevistas hablan de autocrítica). El grupo tiene una pista llamada ‘Warhol’, con juego de palabras con “A. War” (“una guerra”), en la que concluyen que “si el mejor artista es un hombre de negocios y el mejor hombre de negocios un asesino a sangre fría; los mejores artistas son asesinos también”.

Es difícil escuchar a Bodega sin dar importancia a esos textos que nos hablan de cosas tan intensas como venderse (‘Margot’) o la depresión y el consumo de drogas con receta (‘Truth Is Not Punishment’). Su tono combativo apenas se relaja para hablar de la muerte de un amigo en la muy R.E.M. ‘Charlie’. ‘Endless Scroll’, producido por Austin Brown de Parquet Courts y mezclado por Jonathan Schenke, también productor de Parquet Courts, toma la música reivindicativa de otros tiempos para hablar de las preocupaciones de hoy, dedicando a cada canción lo que tiene que durar (‘I Am Not A Cinephile’ se extiende solo 49 segundos) e incorporando variedad y algo de singularidad al contar con la voz femenina de la co-líder Nikki Belfiglio, que nos habla de masturbación en ‘Gyrate’. Y ahí Bodega ya no son solo una mímesis de LCD Soundsystem o Gang of Four, sino también un poquito Sonic Youth y bastante Chicks on Speed.

Bodega actúan este viernes 20 de julio en Sidecar, Barcelona; y en el FIB el sábado 21.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘How Did This Happen?!’, ‘Jack In Titanic’, ‘Name Escape’
Te gustará si te gustan: los artistas mencionados, la canción política
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

Send this to a friend