Ella Mai / Ella Mai

Por | 24 Oct 18, 20:57

Boo’d Up’ es, claramente, uno de los fenómenos musicales de 2018… incluso aunque se trate de una canción editada originalmente en 2017 –abría ‘Ready’, el segundo EP de Ella Mai Howell, publicado ¡el 22 de febrero!–. Hagan sus apuestas por ver cuántos y qué medios fuerzan el innecesario remix del tema junto a Nicki Minaj y Quavo en sus listas del año para justificar la presencia de este inexcusable temazo de R&B contemporáneo. Porque para más inri es, por atractivo, frescura y gancho, la mejor canción de ‘Ella Mai’, el álbum debut oficial de esta joven británica que se ha convertido, inesperadamente, en una estrella en Norteamérica, en una situación pocas veces vista.

Quizá me equivoque del todo, pero da la impresión de que el éxito de aquella canción ha podido precipitar un tanto la salida de este disco. Porque, aunque la voz de Ella resulte exquisita y personal, por elegante y pulcro que suene su R&B, los 55 minutos de ‘Ella Mai’ terminan haciéndose algo cuesta arriba. Efectivamente todo está en su sitio, incluida la marca propia de Howell como intérprete –cálida y dulce, en los cánones del soul, pero capaz de sonar cercana a la calle y al hip hop–, pero faltan canciones con el pellizco de la citada ‘Boo’d Up’, del segundo tema más excitante del álbum, ‘Trip’, o aquella ‘She Knows’ con Ty Dolla $ign que la propulsó ya en 2016 y que no ha encontrado acomodo aquí –por mucho que a veces nos quejemos de que se introduzcan con calzador versos de raperos, el dinamismo que suelen procurar no sobraría aquí–.

Con reminiscencias de los clásicos del género en los 90 –Usher, Aaliyah– y evocando tanto el estilo sensual y peleón de la Rihanna menos popera como el del The Weekend de su primera trilogía, Ella Mai muestra sin embargo que, por el momento, pretende ser una artista alejada de la fantasía pop de una Ariana Grande, por ejemplo. Tanto por su imagen como por su estilo compositivo, para Howell parece primar la cercanía, la credibilidad y el respeto al género que, a tenor de lo escuchado, la mantienen algo encorsetada, yendo sobre seguro. Hasta ha ideado una suerte de coartada narrativa en el disco (en distintos interludios, desgrana las iniciales de su nombre en palabras que la definen: E, de “emoción”; L, de “lujuria”; L, de “amor” [“love”, claro]; A, de “asertiva”…) que, a decir verdad, no aporta nada trascendente al conjunto ni a unas letras que son igualmente canónicas en cuanto a su narración de amoríos, sinsabores sentimentales, affairs secretos y aledaños.

Un intento loable, pero quizá demasiado rebuscado y futil cuando, a la hora de la verdad, ‘Ella Mai’ alberga demasiados fillers a los que, por exquisitos que resulten formalmente (las tareas de producción las capitanea su valedor, DJ Mustard), les falta el pellizco imprescindible para enganchar. Canciones como ‘Own It’, ‘Everything’ (con featuring de John Legend), ‘Cheap Shot’, ‘Shot Clock’ o ‘Gut Feeling’ (con H.E.R.) son estupendas sobre el papel, pero no dejan ningún tipo de huella emocional, ni cuentan con el gancho para que podamos recordarlas cuando terminan. En tres palabras, aburren con elegancia.

Por contra, ‘Watchamacallit’ (con el eficaz pero éticamente cuestionable Chris Brown), ‘Dangerous’, el bonus-track ‘Naked’, ’Good Bad’, ‘Sauce’ o la bonita balada ‘Easy’ –bien acomodada al final, con preciosos, por sutiles, coros gospel– se acercan al carisma, la garra y el magnetismo que sí desbordan en las citadas ‘Trip’ y ‘Boo’d Up’. Ojalá que, en el futuro, Ella Mai encuentre un mayor equilibrio entre tomarse en serio el R&B y su capacidad para emocionar y divertir. Tiene madera para hacerlo y, si lo logra, podría ser imparable.

Calificación: 6,6/10
Lo mejor: ‘Boo’d Up’, ‘Trip’, ‘Watchamacallit’, ‘Easy’
Te gustará si te gustan: The Weeknd, Rihanna, Ariana Grande
Escúchalo: Spotify.

Etiquetas:

La Tienda JNSP