Anderson .Paak / Oxnard

Por | 22 Nov 18, 18:27

Hace dos años nadie pudo discutir que Anderson .Paak firmó uno de los trabajos más interesantes y disfrutables de aquella temporada con ‘Malibu’, un largo en el que rendía un tributo retro al funk y al soul desde un prisma hip hop. En aquel largo el estadounidense demostró con creces que es uno de esos artistas versátiles que se atreven con casi todo, pero lo de ahora, sin duda, es un paso atrás. ‘Oxnard’ toma su título de la ciudad californiana en la que nació y le sirve de excusa básicamente para hablar obsesivamente y de forma muy poco elegante sobre la fama, como un rapero-nuevo rico cualquiera, así como sobre las mujeres y sus amantes pasajeras de una forma cuanto menos discutible. Pero vayamos por partes.

El arranque de ‘The Chase’ promete a pesar de esa flauta de pan como una intro que mama del cine blaxploitation de los setenta. No obstante, con ‘Headlow’ uno ya se da cuenta de que este álbum carece de muchas de las cosas que ‘Malibu’ contenía. Sin ir más lejos, la clase. La canción en cuestión narra la historia de cómo recoge a una prostituta en su coche y mientras ésta le hace una felación sufren un accidente de tráfico. Por si hubiera alguna duda de lo que habla no se escatima en efectos sonoros de arcadas en sus segundos finales. Vulgar y gratuito, nada más que decir al respecto.

No sabemos si por voluntad propia o aconsejado por Dr. Dre, quien le catapultara a la fama en su ‘Compton’ y aquí ejerce de productor ejecutivo y productor de cuatro de los temas, el largo está plagado de featurings desiguales de compañeros como Kendrick Lamar (que no acaba de brillar como es costumbre en él en ‘Tints’), Pusha T (él sí que destaca en la trapera ‘Brother’s Keeper’) o Q-Tip de A Tribe Called Quest (en ‘Cheers’, donde hay incluso una mención al recientemente desaparecido Mac Miller). Las mejores colaboraciones del lote corresponden a las de Snoop Dogg en ese homenaje al G-Funk que responde a ‘Anywhere’ y a J. Cole, quien pone el punto romanticón a ‘Trippy’.

Todas las cansinas menciones a la fama, como esa ‘Mansa Musa’ que toma como referencia al emperador africano del siglo XIV que los libros de historia consideran uno de los más ricos de la humanidad, acaban sonando de lo más reiterativas y faltas de imaginación. Y, por momentos, como en este último tema mencionado, parece que la personalidad de Anderson se ha visto comida por la de Dr. Dre., quien desde la sombra mueve buena parte de los hilos de este disco que, por tener, tiene hasta una pieza como ‘6 Summers’ en la que pretende atacar a Trump sin mojarse del todo por si la mitad de Estados Unidos se pone en su contra en estos tiempos actuales de polaridad social.

‘Oxnard’ se queda bastante lejos de ser memorable en muchísimos momentos, dando la impresión de que, pese a las buenas intenciones iniciales, la inspiración ha brillado por su ausencia y ha preferido tirar por terrenos comunes que no le hacen ningún favor. Siendo conscientes de lo que sí es capaz de hacer habrá que tomar este disco como una pequeña tara de su discografía. Ojalá para lo próximo vuelva a retomar el buen gusto que caracterizaba a ‘Malibu’.

Calificación: 6,4/10
Lo mejor: ‘The Chase’, ‘Anywhere’, ‘Trippy’
Te gustará si requerías: algo más vulgar que ‘Malibu’

Etiquetas:
  • cachita

    La de Kendrick es un temazo, no sé por qué decís que no brilla si se devora la instrumental.

Send this to a friend