‘Lo que esconde Silver Lake’: ¿película de culto instantáneo o chorrada pop?

Por | 27 Dic 18, 15:18

Tras sus dos primeras películas, ‘El mito de la adolescencia’ (2010) e ‘It Follows’ (2014), David Robert Mitchell se convirtió en uno de los directores más prometedores del cine estadounidense, en especial para la crítica europea. El festival de Cannes lo adora. Sus dos primeros filmes se presentaron en la Semana de la Crítica, el propio director fue miembro del jurado de dicha sección en 2016 (el año que ganó la española ‘Mimosas’), y su película más exitosa, ‘It Follows’, se estrenó antes en Francia que en Estados Unidos.

Con su última película, Mitchell ha entrado en Cannes caminando con esmoquin por la alfombra roja. ‘Lo que esconde Silver Lake’ compitió en la sección oficial y, de nuevo, se ha estrenado antes en Francia que en Estados Unidos (donde lo hará en abril y de forma limitada). ¿Ha cumplido Mitchell con las expectativas creadas con este tercer filme? Casi.

‘Lo que esconde Silver Lake’ es algo así como una relectura en clave pop y millennial de películas como ‘Un largo adiós’ (1973), ‘El gran Lebowski’ (1998) y, sobre todo, ‘Puro vicio’ (2014), con la que tiene muchos puntos en contacto (y con la narrativa de Thomas Pynchon en general). Un neo-noir angelino protagonizado por un treintañero apático, sin trabajo y a punto de ser desahuciado, que se engancha a una mujer y a un misterio como si estuviera en una película de Hitchcock: la descubre a través de unos prismáticos como en ‘La ventana indiscreta’, sigue su pista por las calles de Los Ángeles como en ‘Vértigo’, y termina ante la tumba del “mago del suspense” perdido en un laberinto de fiestas hipster, enigmas cuya solución generan nuevos enigmas, y pesadillas que se parecen mucho a las creadas por David Lynch.

Hay algo conmovedor en el periplo de este detective improvisado, este moderno Nota o Doc Sportello interpretado con mucha solvencia por Andrew Garfield. Cuando tu vida está a punto de irse a la mierda, cuando estás a cuatro días de convertirte en lo que más temes/odias -un vagabundo en el caso del protagonista-, emprender una búsqueda, perseguir la posibilidad de un amor o intentar desentrañar “lo que esconde” la realidad, aunque solo sea como desafío intelectual o fantasía lúdica, es una manera, desesperada pero hermosa, de dar sentido a la existencia.

Y… ¿qué es la realidad actual sino, como afirma Dennis Lehane en una reciente entrevista, una construcción mítica “formada por la televisión y el cine, por la exposición constante a la ficción”? En ese sentido, Mitchell atiborra su película de referencias a la cultura popular: desde el mencionado Hitchcock hasta Kurt Cobain, Marilyn Monroe (hay una preciosa secuencia que homenajea su película inacabada ‘Something’s Got to Give’), James Dean (que da lugar a uno de los acertijos más divertidos del filme), los videojuegos de Nintendo, los juguetes que vienen en las cajas de los cereales… Un enorme puzzle metaficcional que tiene una pieza que es en sí misma otro puzzle: la secuencia donde se proyecta ‘El mito de la adolescencia’, y entre cuyos espectadores están los propios actores del debut de Mitchell.

Luego también hay asesinos de perros, peleas callejeras con niños, millonarios que desaparecen, vecinas hippies aficionadas al topless, grupos con cantantes mesiánicos, estrellas del cine mudo, comics con discursos conspiranoicos, espectros vengativos, vagabundos con corona… ¿Cómo encajan todos estos personajes, tramas, subtramas y subsubtramas en el conjunto de la película? ¿Cómo se grapa el clasicismo con el posmodernismo? Mucho mejor de lo esperado. A diferencia de lo que hizo Paul Thomas Anderson en su áspera y fallida adaptación de Pynchon, Mitchell plantea su película casi como un videojuego, como una atractiva y lúdica aventura gráfica, llena de delirantes personajes y estimulantes enigmas, a la que da gusto jugar. Aunque le sobre un poco de metraje y la última parte sea algo cargante, merece mucho la pena perderse por este fascinante subsuelo de Los Angeles y averiguar… ‘Lo que esconde Silver Lake’. 8

Etiquetas:
  • It (Eso)

    Me como al Garfield. Entero. De la cabeza a los pies. Me lo da todo.

  • It (Eso)

    Ojalá más desnudos por su parte.

  • Juan

    Película de las que te dejan pensando y que tienes que ver varias veces para darte cuenta de todas sus capas.

  • Bitch79

    Que perezaaaaaaaaaaa!!!!!!!

  • inmaterial play

    Me acabas de explicar el odio del personaje de Garfield por los vagabundos, no lo entendí a la primera, son interesantes las ideas de la peli acerca del poder y las manipulaciones en la cultura, casi de creepypasta (o no?). Me ha recordado a Pulp Fiction.

Playlist del mes

Send this to a friend