boygenius / boygenius

Por | 31 Dic 18, 10:32

El concepto de supergrupo no es nuevo. Es verdad que tenemos los ejemplos recientes de Atoms For Peace (Thom Yorke, Flea, Nigel Godrich entre otros), The Last Shadow Puppets (Alex Turner y Miles Kane), The Dead Weather (Alisson Mosshart, Jack White, Dean Fertita y Jack Lawrence) o incluso LSD (Labrinth, Sia, Diplo), pero si echamos la vista atrás tenemos combinaciones que hoy nos dejarían con los ojos como platos. Desde Lennon, Richards, Clapton y Mitchell en The Dirty Mac, Dylan, George Harrison o Tom Petty entre otros en Traveling Wilburys, la unión de U2 y R.E.M. en Automatic Baby, Neurotic Outsiders reuniendo miembros de Guns N Roses, Sex Pistols y Duran Duran, el mega (más que super) grupo que supone Avantasia o incluso aportaciones nacionales como El gusto es nuestro, aquella gira conjunta de Ana Belén, Víctor Manuel, Serrat y Miguel Ríos que repitieron hace poco. Pero el concepto tras boygenius tiene un aspecto distinto, presente desde la carga irónica en su propio nombre. Me decía Anni B Sweet hace poco “claro que soy una chica con guitarra, pero soy muchas más cosas que una chica con guitarra” acerca de ese supuesto subgénero musical que es “la mujer indie” -un estilo inexistente en la práctica pero presente en la mente de demasiadas personas, incluidos medios y críticos musicales-, y Lucy Dacus también se pronunciaba al respecto últimamente: “me parece genial que la gente se de cuenta de que ahora su música favorita está hecha por mujeres, pero ojalá no fuese eso una sorpresa; el hecho de que seamos mujeres es como el aspecto más aburrido de todos”.

Por tanto, que Dacus haya unido sus fuerzas junto a Julien Baker y Phoebe Bridgers para sacar adelante el proyecto que supone boygenius es interesante de por sí (aparte de, como veremos, en lo musical). Porque cada vez que se le adjudica a una artista esa etiqueta de “chica indie con guitarra”, se reducen sus posibilidades de que los oyentes se interesen por ella, más allá de quien busque específicamente “una chica indie con guitarra”. Aún así, seguro que habrá quien se refiera a boygenius como “tres chicas indies con guitarra”, pero quedará (aún más) retratado ante los que hayan escuchado este álbum: aquí se ve que de cajón uniforme nada, que cada una tiene su propio estilo, domina un campo concreto y las tres son además capaces de fusionar sus particularidades para dar algo distinto. Así, en el EP, editado por Matador Records, se usa un esquema común por el que las canciones empiezan como si fuesen de cada una de ellas, con su estilo, luego se van uniendo las demás y se llevan el corte por otro camino; un ejemplo de esto es la maravillosa progresión de ‘Stay Down’, de la simplicidad en su comienzo a su épico final, mientras Julien lamenta con su característica oscuridad: “I’m in the back seat of my body / I’m just steering my life in the video game / push me down into the water like a sinner / hold me under and I’ll never come up again / I’ll just stay down”.

Precisamente las letras son otro punto fuerte de este EP. Es lo que tiene juntar a tres grandes compositoras, que te salen cosas como la deliciosa combinación entre “we had a great day / even though we forgot to eat / then we got no sleep / cause we were kissing” y “I wanna be emaciated / I wanna hear one song without thinking of you / I wish I was on a spaceship / just me and my dog and an impossible view” en ‘Me and my dog’, la brutal ‘Souvenir’ (“when you cut a hole into my skull / do you hate what you see? / like I do”), la especialmente folkie ‘Ketchum, ID’ (“I am never anywhere / anywhere I go”) o la estupenda descripción de la toxicidad presente en una relación de dependencia y maltrato: “I’m gnashing my teeth / like a child of Cain / It this is a prison I’m willing to buy my own chain”. Esto último es de ‘Salt in the wound’, con toda seguridad la canción donde las tres voces encajan mejor, y posiblemente el mejor tema de un disco donde no hay tema malo. Uno de los peligros de un supergrupo es, no ya que las estrellas no funcionen juntas, sino que la identidad de cada una se diluya… pero en este debut (ojalá debut y no simple anécdota) de boygenius sucede todo lo contrario. Por favor, queremos algo más que solo seis canciones -y, por pedir, queremos que la gira también pase por España.

Nota: 8/10
Te gustará si te gusta: obviamente las tres por separado, pero también Mitski, Laura Marling, Ryan Adams o Soccer Mommy
Lo mejor: ‘Souvenir’, ‘Salt in the wound’, ‘Stay Down’, ‘Me & My Dog’
Escúchalo: Spotify

  • Joel K

    Qué gran gusto ver resaltada la deliciosa ‘Souvenir’, su frase final es desarmante: “Do you hate what you see? Like I do”. Ellas son brutales.

Send this to a friend