40 años de ‘Heart of Glass’ de Blondie… y 20 de ‘Maria’

Por | 23 Feb 19, 9:46

Este mes de febrero se han cumplido 40 años desde que ‘Heart of Glass’ alcanzara el número 1 de las listas británicas. La canción se había publicado a finales de enero de 1979, pero fue ya en febrero cuando alcanzó la cima de tan influyentes islas y mientras permanecía en el top 1 cerca de todo un mes, uno solo puede imaginarse a Debbie Harry feliz de la vida entonando aquello de «ooh-ooh-ah-ah».

‘Heart of Glass’ hablaba sobre la fragilidad del amor (“el amor es tan confuso, no nos da la paz), inspirándose en lo lírico en las canciones de amor más bobas de los 60 (Blondie ya habían versionado ‘Denis’ el año anterior) y en lo sonoro en la música disco que pegaba en la época. Esa concesión al disco en que habían insistido Debbie Harry y su novio por aquel entonces Chris Stein cabreó a sus fans más rockeros, como recordaba el teclista Jimmy Destri en Rolling Stone. “Solíamos tocar ‘Heart of Glass’ para cabrear a la gente”. De hecho, sorprende recordar que ni siquiera fue el primer single de ‘Parallel Lines’, su disco más celebrado editado en verdad en 1978. Antes de ‘Heart of Glass’, las elecciones fueron ‘Picture This’ y ‘Hanging on the Telephone’ y después de ‘Heart of Glass’ llegarían las igualmente icónicas ‘Sunday Girl’ y la desgarrada ‘One Way or Another’. Sí, era y es un discazo.

Eso sí, Blondie habían hecho versiones disco en vivo con anterioridad y Deborah elogiaba abiertamente su admiración por gente como Giorgio Moroder, indicando que «era comercial, pero es bueno, te dice algo. Es el tipo de música que quiero hacer». En principio llamada ‘Once I Had a Love’, era una maqueta que el grupo escribió en sus inicios pero para la que no terminaban de dar con la forma adecuada, intentándola hacer en plan reggae (su versión de ‘Tide Is High’ saldría después, en 1980), y decantándose al final por el disco, si bien añadiéndole un sabor europeo. En la grabación con Mike Chapman alternaron baterías reales e instrumentos orgánicos con una caja de ritmos de Roland que los chicos compraron en la Avenida 47 de Nueva York, sin duda contribuyendo a la modernidad de su sonido.

‘Heart of Glass’, que tuvo que prescindir de su letra «el amor es un grano en el culo» para poder sonar en la radio, ha trascendido durante generaciones en la imaginería popular a través de múltiples apariciones en películas, las cadenas de videoclips de décadas posteriores o en las tan traídas y llevadas playlists de las plataformas de streaming actuales. En Spotify suma 75 millones de streamings, y en Youtube, casi el doble, 140 millones.

Puede que ‘Heart of Glass’ sea la mejor canción de Blondie, pero es que ‘Maria’ es uno de los mejores «comebacks» de la historia. Después de casi 20 años de sequía, pues era su primer single desde 1982, el primer sencillo de ‘No Exit’ aparecía un 1 de febrero de 1999, conquistando también el número 1 de las listas de Reino Unido, España o Grecia, y un disco de platino en Alemania. El pelotazo no se repitió en las listas americanas, por aquellos tiempos solo preparadas para el pop adolescente, pero es innegable que ‘Maria’ es otra de las canciones más importantes de su repertorio. Su vídeo dirigido por Roman Coppola, subido a Youtube en plan ilegal por una fan y por tanto nunca promocionado, suma 50 millones de reproducciones.

En este caso se trataba de una composición en solitario de Jimmy Destri. Destri era el teclista, pero también había co-escrito ‘Pictures This’ o ‘Atomic’ y aquí se vino arriba totalmente con un tema in crescendo que arranca con guitarras y termina con campanas, si bien haciendo de lo kitsch una virtud. Mención especial merece el espectacular redoble de batería, además de la gran interpretación vocal de Deborah Harry.

La letra habla de una chica a la que admirar, capaz de hacerte «llorar» y de hecho «morir», aunque ella vaya por ahí «como si nada». Curiosamente, Destri estaba aquí hablando de «deseo adolescente» inspirándose en su hija, pero no en su hija Rihanna, sino en otra anterior que ya era adolescente en 1999. Cuenta que su belleza se le había ido de las manos y solía ver a «todos los chicos mirarla boquiabierto». La idea de recurrir a «Ave Maria» era la de ponerla en «un pedestal, como alguien casi sagrado» aunque él no fuera religioso ni creyera en la religión de ninguna forma. Con este tema excelentemente construido entre pre-estribillo, subidón y riffs, Harry lograba alzarse con otro número 1 a los 54 años, en un destino en el que luego no hemos podido ver ni a Madonna ni a Pet Shop Boys.

Hace unos años podíamos hablar con el batería de Blondie, Clem Burke, sobre este mágico comeback: «Cuando nos reformamos a finales de los 90 queríamos hacer nueva música ante todo, esa era la motivación, por eso hicimos ‘No Exit’. Para mí, ‘Maria’ es muy representativa del sonido clásico de Blondie. Hemos hecho rap, reggae, disco… cosas muy distintas, pero para mí la raíz de Blondie está en el pop de los años 60, compararía ‘Maria’ con ‘X Offender’, de hecho. ¿Esperábamos que fuera un éxito? Realmente no teníamos manera de saberlo, pero teníamos muchas ganas y trajes muy chulos para conseguirlo. Eso ayudó, teníamos muy buena ropa, muy buena pinta en aquella época».

Etiquetas:

La Tienda JNSP