Tres cómics que estarán entre lo mejor de 2019

Por | 31 Mar 19, 13:07

Nick Drnaso / Sabrina

‘Sabrina’ cuenta la desaparición de una mujer al volver del trabajo, lo que conlleva una reflexión sobre las noticias de sucesos, y sobre cómo las redes sociales tejen un morbo feroz alrededor. Lo inquietante viene con el vacío de su familia y de su novio. Aquí ninguno tiene el control de sus vidas, ocultando el pánico con incertidumbre y reflejando una sociedad sedada por las “fake news”.

Continúa el fenómeno que se desarrolló con la anterior obra de Nick Drnaso, ‘Beverly’, que recuerda al trabajo de Chris Ware en el uso de colores pastel con intenciones ocultas. Sigue ahondando en personajes perturbadores por inexpresivos, asfixiados por la soledad silenciosa del día a día. Aunque lo más llamativo en esta ocasión es que Drnaso nos revela un universo tan terrorífico como reconocible, sin demasiadas intrigas, pero al que aguarda un desenlace tajante. Asistimos a un bucle de situaciones repetidas, pero hiladas de manera adictiva, dejando al lector sumido en la historia sin oponer la menor resistencia. Pese a la aparente rutina, este es incapaz de soltar el libro. 9. Disponible en Amazon.

Michael Kupperman / Niño prodigio

Estamos ante una historia biográfica del padre del autor, donde ambos interiorizan escenas tormentosas y callan también las felices de unas vidas marcadas por la infancia del progenitor. Joel Kupperman fue un niño prodigio resolviendo problemas de matemáticas en el famoso programa Quiz Kids de la radio y televisión estadounidenses de finales de los años 40, en una coyuntura esperanzada y de recuperación económica tras la Segunda Guerra Mundial. O mejor dicho, cómo llegar a fomentar todo un ejemplo de conducta en la población a costa de un menor de edad.

Kupperman hijo, galardonado con un Premio Eisner, busca en ‘Niño prodigio’ respuestas contundentes a una serie de enigmas familiares, ocultos bajo una aparente normalidad. Y sí las encuentra, aunque sea con diálogos poco verborrágicos con su padre, que sufre una demencia. Pero otras conclusiones llegan cuando conecta, con la misma serenidad del trazado gráfico de sus dibujos, las tres infancias de la saga Kupperman, porque a estas alturas Michael también tiene un hijo… 8. Disponible en Amazon.

O. Schrauwen – Ruppert & Mulot / Guy, retrato de un bebedor

No decepciona Olivier Schrauwen con uno de los cómics más esperados del año tras la trilogía de las memorias imaginadas de su abuelo. Una vuelta que rinde un homenaje muy particular al género de piratas. Manteniéndose fiel al espíritu de los corsarios, en consecuencia a las peripecias de Guy, el protagonista de esta aventura, no faltan el alcohol a perpetuidad, el escorbuto como pasajero marinero, los abordajes en alta mar, la traición como medio de supervivencia, las voces de ultratumba y un loro como animal de compañía. Sin recurrir a la nostalgia, ‘Guy, retrato de un bebedor’ se centra en el mundo de los adultos, a diferencia de otros libros sobre piratas, y supone una fuente de renovación de recursos para Schrauwen, con la colaboración del dúo formado por Florent Ruppert y Jérôme Mulot.

Tras acabar la última página, uno es consciente de que la sencillez narrativa y la intriga son las claves de ‘Guy, retrato de un bebedor’, a pesar de haber corrido el riesgo de haber sido hecho a seis manos. Bajo una paleta cromática de colores pálidos -con mayor o menor intensidad para graduar expresiones-, el libro tiene una clara vocación por conquistar adeptos tan extremos como lo es su protagonista: ¿se puede ser tan malo y tan tonto al mismo tiempo? 8,5. Disponible en Amazon.

  • plusmm

    pues mira, NO.

  • Maximiliano Sebastián Díaz Gon

    Sabrina, leído ayer del tirón y recomendación de Atom Cómics, tienda que visito todos los meses varias veces por que colecciono cómics de toda la vida: Me ha encantado. Un díbujo simple, pocas expresiones en la cara de los personajes pero un análisis brutal de como es nuestra sociedad. Yo sí creo que estará entre lo mejor de 2019.

  • bABY

    Pues es que el chiquito random de arriba ha dicho que “no” con mayúscula y con argumentos tan demoledores no se puede competir

Send this to a friend