Bradford Cox se enfrenta a una persona que le acusa de apropiación cultural durante un concierto

-

- Publicidad -

Bradford Cox se enfrenta a una persona que le acusa de apropiación cultural durante un concierto

Deerhunter han actuado esta noche en Seattle para presentar su último disco, ‘Why Hasn’t Everything Already Disappeared?‘. El que debía haber sido otro concierto más es noticia después que una asistente acusara a Bradford Cox de apropiación cultural durante el evento, no sin antes gritarle «jódete» varias veces a la cara.

Según una fuente de Stereogum, la acusación se basa en unas supuestas declaraciones de Cox -no se sabe si hechas durante el concierto o previas a él- en las que el cantante expresaba su amor por ‘Twin Peaks’ (la serie se rodó en Seattle) y explicaba que pensaba pernoctar en Salish Lodge esa noche para al día siguiente «explorar Snoqualmie», una de las icónicas localizaciones donde se rodó la famosa serie de David Lynch. Según la persona que acusa a Cox, el cantante se estaría «apropiando» de la cultura de Snoqualmie por estas palabras haciendo uso de su «privilegio», pero cuando Cox le pregunta por qué razón, esta se niega a responder pues «como persona de color, no tengo por qué explicártelo».

- Publicidad -

Interesado en el argumento de su contrincante, Cox entabla una conversación con ella para intentar comprender su punto de vista, añadiendo que las «ideas ente culturas se intercambian mediante el diálogo y no mediante los insultos», pero esta no resulta demasiado fructífera. El músico rechaza la idea de estar abusando de su supuesto privilegio, ya que «he sido marginado toda mi puta vida por la cultura heteronormativa, por situaciones económicas y por ser una persona discapacitada» y plantea: «¿qué estás asumiendo sobre mi vida para pensar que tengo privilegios o me estoy apropiando de tu cultura?»

La conversación adquiere un cariz surrealista hacia el final, cuando la asistente acusa a Cox de estar humillándola: «literalmente te estoy dando una voz para defender tu argumento, tú has querido venir al escenario a gritarme «jódete», y de alguna manera soy yo el que te está humillando», contesta el músico. Cox concluye con una reflexión: «este país no pude avanzar si todo el mundo se odia a sí mismo. No soy la persona más inteligente, pero intento escuchar. Y la gente que no tiene respeto por las personas que intentan escuchar sus argumentos no tienen argumentos».

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas