Katy Perry vuelve a apostar por su pop de siempre: así es ‘Small Talk’

-

- Publicidad -

Katy Perry vuelve a apostar por su pop de siempre: así es ‘Small Talk’

Tal y como se venía barruntando a lo largo de la semana con la extraña actividad en rede sociales de Katy Perry –ya sabéis, esas notas de trabajo con lo que parecía la letra de una canción–, esta madrugada se ha lanzado un nuevo single de la artista californiana. Se titula ‘Small Talk’, como confirmó después ella misma, y efectivamente implica a Charlie Puth. Pero no se trata de un dueto, como podría pensarse, sino que este es co-autor y productor de la canción.

‘Small Talk’ apuesta, como los últimos singles post-‘Witness’ de Perry, por un pop electrónico en el que ella es perfectamente reconocible, distante de los arranques experimentales de su último trabajo. En general, la instrumentación y arreglos están muy en segundo plano, cediendo todo el protagonismo a la melodía vocal de Katy. Por el momento se presenta con un lyric-video muy currado y divertido, en el que la historia que de dos extraños que pasan a ser amantes y luego de nuevo extraños se sitúa en un ambiente laboral –¿a quién no le ha pasado que…? bueno, en fin, ya sabéis…–. Así, fotocopias, mesas de trabajo, útiles de oficina y envases de comida se convierten en soporte de los versos. Muy bien traído para ese «hablar por no callar» de su título.

- Publicidad -

Katy Perry ha explicado que por el momento no tiene intención de trabajar en un nuevo disco y que, en cambio, irá publicando nuevas canciones cuando le apatezca. Este año ya hemos conocido ‘365’, junto a Zedd, y ‘Never Really Over’. Y esta ‘Small Talk’, claro. Veremos cuál es su suerte.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas

J Balvin sigue sin contarnos nada sobre sí mismo en ‘Otra noche sin ti’ con Khalid

Hubo un tiempo no muy lejano en que contamos con J Balvin para escuchar temas de reggaetón más interesantes...

‘Otra ronda’: Thomas Vinterberg ya puede ir brindando por el Oscar

Crítica del film en el que los personajes usan una coartada intelectual para, en vez de ir al psicólogo, ir pedo todo el día.