Por qué ‘Mindhunter’ sigue siendo la mejor serie de Netflix

Por | 07 Sep 19, 10:01

Hace un par de años expuse cinco razones por las que ‘Mindhunter’ me pareció una de las mejores series de 2017. La propuesta argumental (basada en el recomendable libro ‘Mindhunter: Cazador de mentes’), su tono sobrio y su narrativa a contracorriente (un thriller de oficina y cafés de máquina), los intérpretes (todos fabulosos), los extraordinarios diálogos (con especial atención a las entrevistas con los psicópatas)… La segunda temporada mantiene intactas las virtudes de la primera –incluyendo algunas que no comenté en su momento, como su excelente ambientación (por fin unos setenta que no parecen recreados por Los Manolos) y su sensacional diseño de sonido (enormemente inquietante y lleno de matices)–, además de añadir alguna más.

Lo primero que destaca en esta nueva temporada es un cambio de protagonista. Si la anterior estaba más enfocada en el personaje del agente Holden, en esta segunda cobra mayor protagonismo su compañero, Bill Tench. Los problemas con su hijo, que aportan un sugerente componente psicológico a la historia (¿un asesino en serie nace o se hace?), y sus dificultades para compaginar la vida laboral con la familiar, articulan la trama y le dan espesor dramático. También tiene más incidencia la figura de la doctora Wendy Carr, a quien vemos protagonizar una subtrama amorosa que añade un interesante matiz sentimental y social –por las características del romance– al relato principal.

La estructura narrativa de la serie sigue siendo tan heterodoxa y apasionante como siempre. Diferentes líneas argumentales que se desarrollan en paralelo, se cruzan o avanzan agazapadas como un asesino en serie. Por un lado está el crecimiento de la Unidad de Ciencias del Comportamiento, impulsado por un nuevo director. Esto tendrá dos consecuencias: más entrevistas a asesinos psicópatas, entre ellos a David Berkowitz, “El hijo de Sam”, y la estrella de la temporada, Charles Manson; y más obligaciones políticas, lo que le sirve a los creadores, David Fincher y Joe Penhall, para ahondar en el funcionamiento interno del FBI durante el inicio de la era Reagan.

Por otra parte está el caso de los asesinatos de niños de Atlanta, cuya incidencia en la trama aumenta conforme se acrecentó su interés mediático y humano en la vida real (el caso se alargó desde 1979 a 1981). Los últimos episodios, dirigidos quizás no por casualidad por el afroamericano Carl Franklin, profundizan de forma extraordinaria en la dimensión social del conflicto, plagado de tensiones políticas y raciales. Entre estas dos líneas narrativas serpentean las otras subtramas mencionadas, muy bien integradas, más una última, la del “misterioso” hombre de Whichita (por si queda alguien que aun no sabe quién es), que sigue poniendo los pelos de punta y alimentando las expectativas de una tercera temporada. Temporada que, por cierto, aun no está confirmada. ¿Le dejarán a Fincher completar las cinco que pretende o acabará ‘Mindhunter’ como ‘The OA’? 9.

  • Raskolnikov

    No sé si es de lo mejor, tampoco hay en Netflix demasiada calidad… Lo que está claro es que la época dorada de las series llegó a su fin. Quedan buenas, pero están enterradas entre tanta mediocridad.

  • Mario Rodriguez

    La T2 es muy aburrida. Lo mejor de esta serie son las entrevistas y ahora casi no hay (aunque esté la de Manson). Además, el personaje de la mujer de Bill es insufrible y la historia de la novia de la doctora es totalmente ajena a la serie.

  • mardebering

    La primera mejoró mucho al final de la temporada, cuando acabe las vacaciones habrá que ver la segunda.

  • Williamreid

    Totalmente de acuerdo con todo, Mindhunter sería la mejor serie del año si no fuera porque este año se estreno Chernobyl. También me pareció muy buena la italiana El Milagro. Y habrá que estar atentos al próximo estreno de la T2 de The Young Pope.

  • ThePhantom

    Entonces no la vas a ver, estás de vacaciones todo el año! 😂

  • ThePhantom

    Como Benny Hill no ha habido ni habrá nada.

  • Fer el Guapo

    Con permiso de The Good Fight y Chernobyl, la mejor serie del año. La entrevista a Charles Manson es un inmenso McGuffin

  • Williamreid

    https://www.youtube.com/watch?v=GNSQUqCEtYc Trailer explosivo para The New Pope

  • Jaime

    La mejor serie de Netflix es “Ash vs. the evil dead”. Cachondeo padre. Fuera coartadas intelectuales. Bruce Campbell, un grande.

  • mardebering

    Casi.

  • Pictrus Domm

    Me decepcionó bastante, pasó de una primera temporada rica en elementos psicológicos gracias a las entrevistas, a una segunda temporada bastante normalita en lo que a series policiacas se refiere.

  • Darío Vigil

    “una subtrama amorosa que añade un interesante matiz sentimental y social –por las características del romance– al relato principal.” ¡Me cago en mi vida! Pero si esa trama da risa de lo mal escrita que está (conflictos subrayadísimos, el personaje de la novia sexy aventurera de trazo grueso: se sienta en la encimera, cambia de planes, bebe whisky, guau! XD) y además no aporta nada a la trama principal.

  • Darío Vigil

    Desde la esposa de Walter White no se había visto un personaje tan coñazo.

  • David Fernández Núñez

    Es muy floja esta temporada 2. La mejor de Netflix ahora mismo es Paquita Salas 3, y las mejores en general Fleabag, The Good Fight, Chernobyl, Paquita, y Years and Years.

  • Morphkieus

    La mejor serie de Netflix no es americana, se llama “DARK”.

  • resster

    Está serie hay que verla en como un conjunto, aún no está terminada completamente, recuerdo que en la primera temporada estaba la historia del hijo de Bill que en cierto modo no aportaba gran cosa y que en esta segunda le han dado un giro totalmente interesante. La historia de Wendy sin duda tendrá algo especial en un futuro, no tengo la menor duda!

Send this to a friend