‘Mientras dure la guerra’: Amenábar nos cuenta cómo Unamuno estaba hasta los cojones de todos nosotros

Por | 26 Sep 19, 18:39

Agustín Javier Zamarrón, médico jubilado y diputado del PSOE por Burgos, se convirtió en protagonista de la sesión constitutiva del Congreso en mayo por su peculiar aspecto físico, que a la mayoría recordaba a Valle-Inclán. Visto ahora, uno se pregunta, como con tantos momentos de la historia de España, si no formamos parte de un perfecto guión cinematográfico (o “una simulación”), porque Valle-Inclán simboliza lo que hemos vivido durante estos meses políticamente hablando, y lo que ha vivido España en muchísimas ocasiones: el esperpento. El esperpento nos representa. Y el esperpento estaba ahí -tenía que estarlo- cuando, en mitad de una reunión en la que los políticos presentes no se ponían de acuerdo, el primer presidente de la I República dijo “señores, estoy hasta los cojones de todos nosotros”, cogió la puerta y se largó. Pero se largó de verdad, ¿eh?: se fue a Francia sin avisar siquiera de que había dimitido. La espantá de Estanislao Figueras está al nivel de la caída de Paloma Cuesta por el patio, pero lo peor es que, en el fondo, podemos comprenderle. Amenábar desde luego puede comprenderle, y traslada ese sentimiento no a Valle-Inclán sino a otro genio: Unamuno también estaba hasta los cojones de todos nosotros.

La principal crítica negativa que recibe ‘Mientras dure la guerra’ es que Amenábar no se posiciona, que es equidistante. En un conflicto como la Guerra Civil, donde resulta tan complicado serlo. Yo no pienso que el director de ‘Los Otros’ sea equidistante, pero entiendo a quienes lo dicen. La película se afana en mostrar cierta neutralidad, o algo parecido: lo que Amenábar y el Unamuno de Elejalde (ahora vamos con él) muestran realmente es un enfado generalizado con la sociedad española, con los políticos españoles, con los militares españoles, con la República y con los sublevados, con Azaña y con Millán-Astray. Unamuno era un personaje complejo, odiado y respetado por ambos bandos; incluso, como espectadores, hay momentos en que nos caerá bien y otros donde no, hay momentos en que nos llega un personaje entrañable y luego nos llega un privilegiado pretencioso, hay momentos en que lo admiramos y justo después nos parece un gilipollas. Todas estas reacciones se vieron entre el público asistente a la proyección en el Festival de San Sebastián, y son prueba de lo vivo que está el personaje, las reacciones tan distintas que llega a despertar alguien a quien se supone que la gente ya conoce de sobra, como es el caso de Unamuno. Esto no es tarea fácil, y por tanto es encomiable el trabajo de Amenábar al respecto, pero sobre todo el trabajo de su actor.

Todos estos matices consiguen mostrarse apoyados en la magistral interpretación de Karra Elejalde: si el Goya de este año no tuviese el nombre y apellidos de Antonio Banderas, sería para el actor vasco sin ninguna duda. La labor de Elejalde y la representación del personaje de Unamuno son lo mejor de la película, que a su vez nos habla de ese momento histórico como si fuese el propio pensamiento del autor de ‘Niebla’: vemos inútiles (o tontos útiles) en el bando de los sublevados, vemos amantes de la muerte y del dolor, pero también vemos cómo muchos pensaban que estaban haciendo lo correcto, y vemos buenas personas justificando el golpe, como el mismísimo Atilano Coco (estupendo Luis Zahera). Esto no es habitual en las películas de la Guerra Civil, pero no supone equidistancia: la conversación en el coche con Carmen Polo o las justificación de Franco de por qué ambos bandos hacen cosas malas pero el suyo es el correcto (y ESA respuesta de Unamuno) hablan muy claro de un posicionamiento, sin necesidad de dejarlo mascadito. ‘Mientras dure la guerra’ tiene que tomar ese camino, lo tiene que tomar porque quiere que veamos por qué Unamuno pensaba lo que pensaba… y quiere que veamos por qué y cómo dejó de pensarlo.

Eso sí, esa neutralidad/equidistancia/llámale-X tiene una consecuencia negativa, y es la privación de cercanía emocional. ‘Mientras dure la guerra’ no es un biopic sin más, ni “una página de la Wikipedia” como algunos comentaban, pero sí peca de cierta frialdad que impide que el público llegue a conectar del todo con los personajes. Hay excepciones a esto, como el encuentro final entre Unamuno y sus hijas (se luce especialmente Patricia López Arnaiz, pero Inma Cuevas sorprende también en un registro muy distinto del que le vimos en ‘Vis a Vis’), pero por lo general domina esa lejanía en momentos que deberían afectarnos más. Otra consecuencia negativa es que, en el intento de “humanizar” a personajes como Franco y Millán-Astray, se usa excesivamente lo cómico y en ocasiones se cae también en el subrayado. Pero, en líneas generales, estamos ante un notable y arriesgado regreso de Alejandro Amenábar que, si bien no alcanza la excelencia de sus trabajos más recordados, sí mejora lo presentado en ‘Ágora’ y en ‘Regresión’. 7,5.

  • mardebering

    Y para cuando un biopic de ese “personaje” que fue Millán-Astray el primer fascistapunk de la historia.
    https://uploads.disquscdn.com/images/25b426e935feb5e70f85eb25c5fcdc3393d0702c77cfa5ed44e50640dfc5056b.png

  • Williamreid

    Un biopic sobre Carmen Polo, la pionera del rock gótico.

  • happy

    Alejandro amenabar dejó de hacer trabajos interesantes hace mucho tiempo (cosa que muchos lamentamos ) . Desde mar adentro no levanta cabeza . Sigue manteniendo su pulso como director , eso es innegable . Pero su voz como autor se ha perdido. Si esta peli no llevase el sello (cada vez menos sinónimo de calidad ) “Amenábar “ pasaría sin pena ni gloria . Esperaremos a la siguiente peli a ver si remonta este chico que en sus inicios nos inyectaba todo tipo de emociones con sus películas, cosa que ahora es incapaz de hacer.

  • ThePhantom

    Nunca ha tenido buen pulso.
    Ha tenido un guionista llamado Mateo Gil.
    Se fue Mateo, se fue Amenabar…

  • mardebering

    Título “Carmen Polo, todo lo que siempre quisiste saber sobre la Collares (pero temías preguntar)”

  • mardebering

    Depende¡¡¡ si no la van ver esta muerto como director, la pasta manda en el cine, tendría que volver con un proyecto que te cagas.

  • Solo merecen la pena las dos primeras de Amenabar.

  • Eclectic

    De algo tienen que comer el y el toyboy…

  • xabier

    Anodina a más no poder, Karra no está mal, aunque parece un celebrity de J.Reyes en su caracterización….

  • trianon

    Hasta los cojones estamos el resto de películas sobre la guerra civil, de Franco, de los republicanos…etc..pasaran 100 años y seguirán con el mismo rollo.La izquierda en este país no puede vivir sin Franco

  • Puertourraco

    La derecha tampoco por lo visto.

  • happy

    Yo también he pensado mucha veces que mateo gil fue quien supo llevar los guiones a buen puerto y pulirlos en las primeras pelis. Pero tb creo que alejandro dirige bien, aunque lo que cuente cojee…y auque no sea capaz de emocionar.

  • xabier

    Los hijosdeputafascistas todavía viven a cuenta de él.

  • nachob

    ¿Bayona hace lo mismo? Es decir, dirige cine, porque sus pelis no tienen nada que ver.

  • maxboomplus

    ABAJO EL FASCISMO: VIVA LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

  • Vuffy

    ¡Hola! ¿Cómo vas?

  • David Fernández Núñez

    Ya quisiera Bayona haber hecho películas como las 4 primeras de Amenábar, y no las comercialadas sensibleras y sin personalidad que hace.

  • Puertourraco

    Tostonaco

  • trianon

    Bueno, la única “Tesis” porque “Abre los ojos” es horrorosa, “Los otros” es un plagio de “Los inocentes” (y de otras muchas peliculas mas) y “Mar adentro” es un biopic

  • nachob

    “Los otros” no plagia en nada a “The innocents” (“Suspense” en España). En ambas salen dos hermanos, niño y niña, como en “Mary Poppins”, “Parque Jurásico” o “Matar a un ruiseñor”.

  • ThePhantom

    Ahora mismo, hasta arriba.
    Y tú, cariño?

  • Vuffy

    ¿Hasta arriba de trabajo? Yo acabo de llegar de la calle y ya estoy en el sobre y to…

  • ThePhantom

    Nooo, de trabajo no 😉

  • Jaime

    Perdió la gracia cuando dejó el cine de género y se puso trascendente. Las 3 primeras están bien, aunque Tesis se hace larga y da demasiados giros al final. Abre los ojos es pura ficción a lo Phillip K. Dick. Los otros está muy entretenida, lastima que te hueles el final a partir de la aparición (valga la redundancia) del marido, sobre todo cuando poco antes habíamos visto El Sexto Sentido. Mar adentro causa risa involuntariamente, (Bardem nunca ha estado peor) y la de los griegos es un ladrillo. De Regresión ya ni me acuerdo.

  • Jaime

    El único parecido es la ambientación de época y los niños. Supongo que cualquier peli con fantasmas infantiles en caserón victoriano remite inevitablemente a Henry James. Por cierto, hay una versión española de Otra vuelta de tuerca, de Eloy de la Iglesia.

  • nachob

    Sí, la peli se llamaba así , “Otra vuelta de tuerca” y Eloy cambiaba el sexo del personaje principal. La ví en el cine en su día y estaba muy contenida para lo que venía de hacer el director. La peli que era un desmadre es la que contaba la historia de los “fantasmas”, que se llamó en España “Los últimos juegos prohibidos”, con Marlon Brando en horas muy bajas, justo antes de “el Padrino”.

  • Mario Cantero Cala

    Ahi que recordar para no olvidar.

Send this to a friend