Georgia: “Chicago y Detroit empezaron una revolución, fue la música de la clase trabajadora”

Por | 13 Ene 20, 23:19

Georgia ha publicado uno de los primeros discos que escuchar en este 2020, el recomendado ‘Seeking Thrills‘, nuestro “Disco de la Semana”. Se trata de un álbum que se refugia en la pista de baile porque el “dance es la música hecha por y para el pueblo”. La artista acudía a Madrid el pasado mes de noviembre como parte de una ronda promocional para hablar de este álbum, del Brexit o de sintetizadores en los años 80. La artista es menuda pero determinada: no en vano esa misma noche la veremos cantar junto a su homólogo Alexis Taylor en el concierto de Hot Chip. Georgia, que ofrece una conversación muy interesante, es uno de los mayores reclamos internacionales del murciano Warm Up, junto a Kraftwerk, Hot Chip, Modeselektor, Johnny Marr o Dorian Electra.

¿Qué te ha llevado a hacer un disco tan distinto al primero?
Después del primer disco, sabía exactamente lo que tenía que hacer en un segundo disco. En cuanto salió el primero, hice la gira, pero en lo que estaba pensando era en volver al estudio para encontrar una dirección artística, un objetivo. Mi mayor preocupación sobre el primer álbum es que el disco no era accesible. Tuvo buenas críticas, pero era duro de escuchar para la gente, había demasiadas ideas en el conjunto total. En este quería dar un paso atrás y concentrarme en una sola idea, y que mi voz fuera el principal personaje. En el primero la voz está enterrada entre un montón de cosas, y en este está en el centro del escenario. La simple idea de tener un objetivo ya lo hace diferente al primer disco. También he hecho un viaje en lo personal: dejé de beber, me hice vegana, dejé de tomar gluten… He mantenido una rutina, hago ejercicio, voy al estudio, estoy 7 horas, luego me voy a casa… Ahora es como un trabajo de verdad. Creo que como consecuencia de esa rutina, las canciones son muy disciplinadas, están más concentradas, son más directas.

Tengo muchas preguntas de repente… ¿Entonces te ha influido lo que la gente pensaba de tu debut a la hora de elaborar este disco? Y por eso es más pop…
Totalmente, sí, me he obsesionado mucho con el pop de los 80, Depeche Mode, Kate Bush… Sobre todo artistas de Reino Unido. También he explorado las raíces de música como el house de Chicago y el techno de Detroit, y en cómo ha influido en gente como Madonna. Me he concentrado en la música pop, pero sobre todo en los 80, en la era analógica, en las producciones…
Y dirías que todo eso no estaba en el primer álbum.
No. Entonces no sabía muy bien dónde ir, era una combinación de diversas cosas.

Percibo la influencia del pop de los 80, pero el disco es más pop o electro que house o techno, ¿no?
Quizá debería decir más bien que me he concentrado en los inicios del techno, cuando era electro, cosas como Cybotron o Juan Atkins. Es muy 80’s y menos como techno oscuro. Por ejemplo el vocoder en el estribillo de ‘About Work the Dancefloor’ viene de la música techno, de sus códigos en las voces. En cuanto al house de Chicago me refiero a como empezó en los 80’s: Frankie Knuckles, Larry Heard… Hablamos de canciones. No como el house o el French house: he ido a los orígenes. Eso inspiró todo lo que hay en el disco y he usado ese tipo de tecnología de la época, los 909’s, los 808’s, los 101’s, sintetizadores de los 80… Todo lo que oyes en este disco es analógico, hemos usado una mesa donde The Cure mezclaron ‘Disintegration’, y cosas así. Por eso suena tan ochentero.

¿Ha sido un largo camino de comprar en internet o documentándote?
De comprar en internet, y de trabajar con un mezclador, Mark Ralph, que me ha ayudado a dar forma a los sonidos con todo el equipamiento. Alquilamos 909’s… me compré cosas de los 80, el SH909, me han prestado cosas…

“Todo lo que oyes en este disco es analógico, hemos usado una mesa donde The Cure mezclaron ‘Disintegration’, y cosas así. Por eso suena tan ochentero”

¿Te has documentado mucho o te ha venido de manera natural?
Ha sido de manera muy natural, no sé si sabes que mi padre estuvo en un grupo de dance, por lo que las cajas de ritmo me resultan muy familiares. Mi habitación de pequeña literalmente era el estudio de Leftfield. He crecido entre cajas de ritmos y sintetizadores. Así que todo viene de manera natural. Son los sonidos que me emocionan, me resultan familiares.

¿Te gustaban Leftfield de adolescente?
Mi madre, que está aquí, de hecho, la he traído conmigo, me llevaba a conciertos de Leftfield, a raves, veía a miles de personas, y pensaba: “¿qué está pasando aquí?”. Me fascinaba. Es increíble. Estoy muy orgullosa de mi historia musical, de que mi padre hiciera música tan increíble. La música dance es una de la músicas más importantes porque es la música de la gente y para la gente. Me siento muy orgullosa.

“Mi habitación de pequeña literalmente era el estudio de Leftfield”

¿Por qué lo dices con tanto énfasis?
Porque creo que mucha gente antes era elitista, tenías que vestir de una forma. Si pareces un punk eres un punk, en el mundo del arte en Reino Unido si te gustaban Roxy Music, tenías que vestir de cierta forma. Y cuando llegó la música house… no tenías que ser de ninguna manera. Todo el mundo está a gusto. El énfasis es la pista de baile, y ese mensaje se extendió en Reino Unido entre la gente trabajadora, cuando se estaban destruyendo pueblos. En los 80 estaba Margaret Thatcher, la gente perdía sus trabajos. Chicago y Detroit empezaron una revolución en la mente de la gente, y se convirtió en la música de la clase trabajadora, salvando la vida de la gente. Cuando la gente iba a las raves, no habían experimentado cosas así. Cuando estás en un colectivo así con gente tan diferente y conoces por ejemplo a un científico, se te ocurre que igual te podías ir a Manchester para ser abogado. Cambió la vida de mucha gente, que empezó a pensar que podía ser alguien.

No eres ese tipo de hija que reniega de la vida de sus padres…
A veces (risas)

Ni que lo que hace de alguna manera es una reacción…
No, no…

“Dejé de beber, me hice vegana, dejé de tomar gluten, hago ejercicio, voy al estudio, estoy 7 horas… Como consecuencia de esa rutina, las canciones son más disciplinadas”

Has dicho que te has hecho vegana, que no comes gluten, y que no bebes. ¿Qué ha pasado?
Sí bebo, pero es diferente. Antes tenía un problema, tenía una personalidad adicta. Después del primer disco, no creo que supiera cómo “beber sofisticadamente”. Mi relación con el alcohol era beber hasta estar muy mal. Sobre todo cuando estaba cerca de los 20, aunque bebía desde antes. Después del primer disco, mis padres se separaron, saqué un disco, tenía un sello, pasaron demasiadas cosas… y me refugié en beber y salir. Tomar drogas. Lo que fuera. Cuando hice el disco, la bebida era muy visible en mi vida cuando estaba con amigos y familiares y me dijeron: “Tienes que parar”. Fui a grupos de rehabilitación, dejé de beber durante 2 años solo para reparar mi relación con el alcohol, y ahora siento que puedo disfrutar de un vaso de vino sin pensar que necesito toda la botella.

¿Lo relacionas con la industria musical?
Sí, creo que sí. Empecé como batería de sesión, y tenía como una necesidad. En toda la música siempre hay una idea de exceso. Si vas a hacer algo, que sea a tope. Sí. En definitiva, sí.

“No sé si es así en Madrid, pero en Londres sentimos que el resto de la gente del país está enfadada y sufriendo. La gente no aprecia una cosa sobre Londres, y es que piensan que vivimos en un burbuja. Y es verdad (…) pero sí sentimos el dolor del país”

En las letras del disco, hay cosas, pero a veces no son demasiado concretas sobre relaciones o sobre la vida. Tengo la sensación de que la segunda parte es más política, por ‘Ultimate Sailor’, ‘Feel It’, ‘Ray Guns’…
Quizá sí. No soy una artista política, pero obviamente me interesa, me preocupa, sobre todo con todo lo que ha pasado en mi país. Ha habido una sensación de inseguridad durante dos años, tres… este disco se hizo a través del Brexit (risas). No ha sido consciente pero quizá sí inconsciente. No sé si es así en Madrid, pero en Londres sentimos que el resto de la gente del país está enfadada y sufriendo. La gente no aprecia una cosa sobre Londres, y es que piensan que vivimos en un burbuja. Y es verdad: vivimos en esa ciudad capitalista que se mueve ridículamente rápido, no sabes ni dónde estás o cuándo te vas. Pero sí sentimos el dolor del país y en todo el Brexit, y durante todo el camino que se ha seguido, Londres ha pasado y está pasando por muchos problemas. Como londinense, como persona de la comunidad, sientes ciertas cosas, y eso está en las letras de alguna manera. No de manera consciente.

Pero no hay un tema principal…
No es un disco conceptual. Es una colección de canciones que quieren empoderar al oyente para que haga ciertas cosas, para que salga y busque pequeños placeres, pequeñas “emociones”.

‘About Work the Dancefloor’ me inspira irme a una discoteca a bailar.
¡Eso es, exactamente!

He leído que has estado de clubs por Berlín, pero no sé si ha sido en Berghain exactamente.
’24 Hours’ está hecha después de pasar 24 horas en Berghain (risas). Y ‘About Work the Dancefloor’ es una combinación de cosas, de varios clubs y de lo que te decía de volver a mis raíces, al house de Chicago y el techno de Detroit. He tenido momentos de estos de escapismo, de ser transportada, es algo muy importante. Sé que es un cliché, que no soy la primera en darse cuenta, pero estar sobria en estas fiestas supone darte cuenta de lo importante que es todo esto para la gente. Escapar es un fenómeno tan increíble… quiero entender mejor cómo funciona. Por eso la pista de baile es el tema principal de este disco; si hay un tema principal, es ese.

“¿Es Billie Eilish pop, una rapera, una emo…? No puedes definirla: así son los artistas que me gustan”

De nuevo, no visitaste otros sitios de pop en Berlín. Hablamos de Berghain.
Creo que vivimos en una era en la que la música pop está mezclando géneros, tomando cosas de diferentes tipos de lugares. Por eso salen artistas como Billie Eilish, que no puedes definir, ¿es pop, es una rapera, es una emo…? No puedes definirla, sabes que es una artista de música pop porque es mainstream. Así son los artistas que me gustan. El hecho de que no puedas decir “esto es techno”, “esto es lo otro”, es lo que lo convierte en un pop diferente.

En ‘Started Out’ hablas de “wicked young fools”. ¿Estás siendo ironica?
(risas) Quería decir que en la vida somos tontos, a veces somos malvados, y a veces somos lo suficientemente valientes para ser de una manera y otra. De nuevo es para empoderar al oyente. Quizá tenga sentido que todos seamos atrevidos y valientes.

Billie Eilish y Lorde creo que tienen el discurso de “somos jóvenes pero no tontas”. Creía que ibas por ahí.
Bueno, quizá. Somos tontos muchas veces, pero eso es lo que nos hace personas vulnerables y frágiles. Quizá significa ser joven, sí.

Bueno, aún somos tontos cuando tenemos 30 o 40 años…
Exactamente (risas).

Háblame de las baladas del disco, de ‘Ultimate Sailor’ o ‘Till I Own It’.
Esa es una de mis favoritas. Son de mis favoritas. Cuando oyes ‘Hounds of Love’ de Kate Bush hay momentos de espacio y respiración. Era muy importante para mí dejar un espacio para que mi voz tomara protagonismo. Me gusta por ejemplo Luther Vandross (sonríe). No estaba tan interesada en sus grandes baladas como en algunas cosas más underground que hizo, realmente muy bonitas. Hay belleza en la oscuridad. Quería hacer un disco que tuviera giros y sorpresas, y esas canciones dan un giro, quería que hubiera cosas más tranquilas.

¿Cómo es que hiciste el vídeo de ‘About Work the Dancefloor’ en Madrid?
Porque el director era español (NYSU).

Lo sé, ¿pero por qué has trabajado con él? ¿Era la primera vez que venías?
No. Vine mucho con mis padres a Alicante, a Jávea, he venido a Madrid seis o siete veces. El director vivía aquí, estaba familiarizado con el estudio, y en este caso lo más fácil es que yo viniera a rodarlo, en lugar de trasladar a todo el equipo.

Anoche actuaba Kate Tempest, hoy actúan Hot Chip en Madrid. No tengo muy claro qué haces por aquí.
Subiré al escenario con Hot Chip. No pude ver anoche a Kate Tempest porque el vuelo se retrasó, así que me lo perdí. Es una pena porque toqué la batería con ella, pero es una de las cosas de estar de gira, que siempre te pierdes cosas así. La conozco desde niña porque es una amiga de mi familia, es una inspiración y está petando ahora mismo.

Me ha sorprendido que no la nominaran al Mercury…
Bueno, pero ya lo logró dos veces seguidas, así que un año fuera está OK. Ya volverá con el siguiente (risas).

Etiquetas:
  • Vuffy

    Muy guay la entrevista. Leyendo entrevistas de Sebas, da la sensación de que él les cae bien a los entrevistados, al menos a la mayoría.

    Es súper interesante todo lo del techno, el house y la música electrónica de baile como consecuencia de la radicalización del capitalismo de los 80 y 90.

    Lo de estar sobria en una discoteca como epifanía de la adultez nunca lo he entendido, la verdad. Sobria, mejor en el campo, “embriagada de aire” y “borracha de rocío”.

    Me ha sorprendido lo del “Luther Vandross underground”. La única canción que suena un poquito underground de toda su discografía es ‘Make Me A Believer’. No hay un Vandross cursi de baladas pop y otro Vandross “guay” de temas experimentales. Vandross era un artista eminentemente pop: hacía soul, funk y R&B, pero siempre sencillo, suave, dulce, cursi y LUMINOSO.

    No, hay “belleza en la oscuridad”. No saquemos el masoquismo de la cama.

  • Williamreid

    “la música electrónica de baile como consecuencia de la radicalización del capitalismo de los 80 y 90” Es decir, la música Dance se invento para divertir a la clase trabajadora agobiados por las penurias que crea el capitalismo a diferencia del comunismo. El disco de la semana y la chorrada del día.

  • Vuffy

    *La música dance la inventó la propia clase trabajadora, en EEUU concretamente la negra, para divertirse a sí misma.
    *Lo de “a diferencia del comunismo” es de tu cosecha.

    A la Georgia no sé, pero a mí no me gusta el comunismo y diría que a Sebas tampoco.

  • Williamreid

    Lo de la clase trabajadora frente a los empresarios que por lo visto no curran nada me parece prehistórico, y lo de echarle la culpa de todo al capitalismo también. El origen de la música de baile se pierde en la noche de los tiempos y desde entonces evoluciona y de vez en cuando revoluciona al personal.

  • Vuffy
  • Williamreid
  • nachob

    Si te interesa el tema hay 3 libros fabulosos, con mucho rigor e información: “Anoche un DJ salvó mi vida” de Frank Broughton, “Techno Rebels” de Dan Sicko y, el mejor en mi opinión, “Energy Flash” del gran Simon Reynolds . Es paradójico que Georgia hable del techno de Detroit vinculándolo a la clase trabajadora cuando la santísima trinidad del techno (Juan Atkins, Derrick May y Kevin Saunderson, amigos del colegio) eran de familias bastante acomodadas, de ahí que pudieran tener acceso al material para hacer música (y a los discos de importación) siendo prácticamente adolescentes.

  • Vuffy

    Me caen los dos igual de mal. Si estás buscando podemitas, en mí no vas a encontrar una.

  • Vuffy

    ¡Gracias! Me los apunto. No controlo apenas nada de los distintos subgéneros dentro de la música electrónica de baile, la verdad, y lo poco que sé es de la rama europea. Leí hace un par de años un artículo muy interesante sobre el papel que jugaron DJs queer negros y latinos en el desarrollo de la electrónica de baile estadounidense en general, pero no recuerdo dónde lo leí.

  • nachob

    Sin los DJs queer negros y latinos no existiría la música de baile como la hemos conocido. Y el verano del 79, en Chicago, un dj cagón con pinta de pajero llamado Steve Dahl convocó en un estadio local la “demolition disco night” , en la que se quemaron los discos de música disco (vaya) en protesta por la hegemonía de este tipo de música frente al rock (al rock mainstream del momento, se entiende) , y de ahí salió la famosa “Disco Sucks”. Nada volvió a ser igual y la música disco volvió al ghetto, a los clubs (ya no se llamaban “discotecas”) pero no a las radios. Gente como Atkins-May-Saunderson cogieron los discos de cold wave ingleses y, a partir de ahí, crearon la que es, en mi opinión, una de las mejores músicas de los 80s, cuya influencia fue más que evidente la década siguiente. Imagino que a esto es a lo que se refiere Georgia , porque de algún modo se ve en esa maravilla de disco que ha sacado.

  • nachob

    Yo tampoco puedo con ninguno de los dos, pero Iglesias cuando se ha dejado de perfomances ha conseguido ser ministro; la otra tiene las formas de tertuliana de las tardes de Tele 5 y a la que se descuide acabará con la Quintana (que viene a ser lo mismo, pero por la mañana).

  • Vuffy

    ¡Joder! Me sonaba lo del “Disco Sucks”, el apogeo y el declive del género; pero no sabía que la cosa fuera tan jevi (nunca mejor dicho).

    Me resulta todo muy interesante porque no puedo evitar mirarlo desde el punto de vista racial, de clase e incluso sexual, teniendo en cuenta las implicaciones sociales del disco y del rock y partiendo también de que ambos géneros son de origen afroamericano, aunque el desarrollo del rock esté más ligado a los blancos.

    No entiendo el desprecio hacia el disco. A mí me encanta y lo prefiero antes que el rock :)

    https://www.youtube.com/watch?v=P4p1k6YIc1U

  • Vuffy

    Sí, Iglesias ha aprendido modales, por la cuenta que le trae. Arrimadas puede acabar con la Quintana junto a Monedero, compis de programa.

  • nachob

    En todo el rollo de “disco sucks” había mucho de homofobia. Pero les funcionó: las únicas canciones disco que fueron nº 1 (en USA , me refiero) los siguientes 12 meses fueron “No more tears” y “Funkytown”, dos hits mundiales (y la primera una auténtica obra maestra).

  • Nouveau Surlaterre

    Que bien! ojalá cada vez más entrevistas, me ha gustado mucho!

  • Pablo

    Wow, todo este hilo de respuestas me parece súper interesante. No sabía nada de todo esto.

  • Franete

    Buena entrevista, delicia de hilo de respuestas, como siempre, entre vosotros dos, Vuffy y nachob. Por cierto, la música electrónica y de baile forman parte de la banda sonora de mi vida. Yo no sería igual sin el House o el Techno, pero tampoco sin algunos temazos Disco, Italo, Electro o incluso Eurodance. Tengo el libro “Energy Flash” y me apunto los otros dos que has nombrado para comprármelos.

  • nachob

    Gracias. “Anoche un dj me salvó la vida” te va a encantar con lo que has comentado.

  • Vuffy

    Gracias, prenda. ¿Me recomiendas un disco de house, de techno, de italo y de eurodance, porfa? Me encanta ‘Now Is Early’ de Nicolette, co-producido por Shut Up And Dance, pero creo que esta gente hacía más bien breakbeat y jungle, y el único eurodance que escucho es ‘Boombox’ de la Kylie y ‘Palabra de Mujer’ de la Mónica.

  • JoeCarioca

    Yo a Monedero le veo más del “Disco sucks” que de meterse entre pecho y espalda los 18 minutos de la suite McArthur Park de Donna Summer… Mucho hablar de “nosotras” y tal pero luego seguro que es el típico que llega a la fiesta y te quita “esa mierda hedonista contrarrevolucionaria” para colarte “Hasta siempre comandante”.

  • JoeCarioca

    Qué interesante todo este asunto del “disco sucks”. Está claro que en esa “iniciativa” –por llamarlo de alguna manera– había una mezcolanza fatal de homofobia, racismo, afán de protagonismo, mojigatería… Penoso. Me apunto los libros que has recomendado (solo tenía fichado el primero), da gusto leerte.

  • JoeCarioca

    https://www.youtube.com/watch?v=bDWSemTCV40 <3 <3 <3 <3 <3 (mención especial para los teclistas leather)

  • JoeCarioca

    https://www.youtube.com/watch?v=zeH2Um-yOrA Perdón por meterme, aquí te dejo un regalín al que no le falta un perejil: los reflejos en reflejo esquinado, el look post-“Physical”, los macizos entrenando…

  • nachob

    Gracias. A mí me pasa igual. Entre 2005 y 2015 más o menos reeditaron un montón de discos de música disco , electro , acid y demás en Cd, además de recopilaciones muy chulas sin meter lo más trillado, y casi me arruino: lo pillé todo y descubres que además de los singles tenían canciones muy buenas que entonces pasaban desapercibidas, ya que una de las leyes no escritas de la música disco era sacar un album cada pocos meses. Daba igual a nombre de quién iban, porque lo importante eran los tipos en la sombra, que hacían y deshacían grupos y que, al menos los de la Europa continental, estoy seguro que no ponían las voces , solo la imagen.A mí todo eso me encanta y tuve la suerte de vivir esa época, aunque pequeño, por lo que solo compraba singles con auténtica pasión. El primer single que compré en mi vida , a los 10 años fue “Save me” de Silver Convention, y eso marca.Saludos. .

  • nachob

    Madre mía , la cara de estudio del “Live and more” es una maravilla. Mira que me encanta la versión original de Richard Harris pero la de Donna Summer es mi favorita, es que te la pones en un momento de malhumor y se te pasa al minuto. Entre 1975 y 1980 (a mí “The Wanderer” me encanta) esa mujer con Moroder y Bellotte marcaron la pauta de toda la música “de baile” de las décadas siguientes. Cuando hacen las típicas listas de las mejores canciones de la historia “I feel love” , desde hace unos años, suele estar ahí arriba, como dándonos la razón (eso sí, odio la versión de Bronski Beat pese a que participa uno de mis favoritos, Marc Almond)

  • JoeCarioca

    Hay también una versión bonita de Nancy Sinatra, pero como la de Donna… Los singles que tiene entre “Love to love you baby” y “State of independence” son casi todos impecables, pegadizos, vocalmente perfectos y con una producción inmejorable (p. ej. “Bad girls”). Y sí, “I feel love” es la bomba, la escuchas hoy y suena tan avanzada, tan diferente a todo… El “I feel love” de Bronski Beat es horrible jajaja. Recuerdo a Debbie Harry versionando la canción en algún directo con más fortuna ;)

  • David Núñez

    Es buena entrevistada esta chica.

  • Vuffy

    Total, completa y absolutamente. Demasiaos machirulos en la izquierda, en la derecha y en toas partes.

  • Vuffy

    CLASICAZO.

  • nachob

    La versión (todo lo) de Blondie me encanta. Con las guitarras de Robert Fripp haciendo de sintetizadores y esa voz. No conocía la de Nancy de la de Jimmy Webb, voy a por ella. Gracias.

  • Vuffy

    Me ha recordao a Goldfrapp.

  • Franete

    Pues álbumes House te diría “introduction’ de Mr Fingers, “World Clique” de los Deee Lite (que fueron mucho más que su mítico “Groove is in the heart”), “Homework” de los Daft Punk, el maravilloso “First Floor” de Theo Parrish y cualquier cosa de Frankie Knucles al que adoro, Adeva, o el old school house de los 80.
    En cuanto al Techno, los Underworld y su “Dubnobasswithmyheadman” (mítico), Plastikman “Ex”, Joey Beltram “Ballpark”, The Field con “From here we go sublime” o Jeff Mills con “Confidentials 1-4”.
    De Italo habría muchos P-Lion, Fancy, Radiorama bufff la tira y en cuanto al Eurodance, llenó mi cabeza y mis pies todos los 90 aunque álbumes completos buenos buenos mo se, más bien eran de singles, quizá Technotronic con su “Pump & the jam” o el primero de Snap “The madman’s return” pero en singles me podría tirar un día… Ayyyy que tiempos y qué viejo me hago.

  • Vuffy

    Ayer estuve frikeando un ratico… Technotronic, Black Box y poco más. Le daré un repaso a to esto. ¡Muchas gracias! Y no te preocupes, que viejos nos hacemos tos. A mí ya ni me gusta que me feliciten en mi cumple :)

  • nachob

    He estado mirando las listas de fin de año de NME y en lo que consideran singles del los años 76 al 78 solo hay 3 canciones disco. “Young hearts run free” de Candi Stanton, “Shame” de Evelyne Chamapgne King y “Mighty Real” de Sylvester. El resto, punk y new wave, buenísimos eso sí. Pero muy demostrativo de que la música disco era como de tercera clase. ni rastro de Donna Summer (“I feel love” nº 3 en el especial que hicieron en 2015 sobre las 500 mejores canciones de la historia), Chic, Village People,Thema Houston, Trampps, Bee Gees, KC and The Sunshine Band, Silver Convention, Roberta Kelly, Barry White Giorgio Moroder e incluso Boney M, ., que ese trienio hicieron obras que hoy sí pueden llamarse clásicos.

  • JoeCarioca

    Totalmente.

  • JoeCarioca

    76-78… En esa época sacaron ABBA “Dancing Queen” y “Take a chance on me”, la primera número 1 en UK y USA, la segunda 1 en UK y 3 en USA. Dos bombazos para la pista de baile. ¿Tampoco figuran en la lista? Pa’ matarlos.

  • nachob

    ABBA nunca han aparecido, ni LP ni single. Hasta hace bien pocos años todo lo que fuera pop comercial quedaba fuera de las listas de estas revistas, con pocas excepciones indiscutibles (Michael jackson y así). En eso hemos mejorado: como ya no hay rock tienen que llenarlas de otras cosas, de ahí que en las listas de fin de año aparezcan Swift, Grande,Rihanna y todas las reinas del pop actual, que antes saldrían en el nº 48 de la lista de singles si hubieran tenido un hit total. .,

  • Franete

    Amén

Send this to a friend