Lil Uzi Vert / Eternal Atake

Por | 29 Abr 20, 9:00

Lil Uzi Vert es una de las mayores estrellas del rap en Estados Unidos gracias al éxito de su single ‘XO Tour Llif3’, que lleva más de mil millones de escuchas en Spotify. El lanzamiento de su segundo disco, ‘Eternal Atake’, había sido retrasado varias veces por su sello, lo cual llevaba al joven rapero de Filadelfia a retirarse de la música temporalmente. El largo veía la luz finalmente el pasado mes de marzo acompañado de un «hype» considerable y ha sido un gran éxito comercial y de crítica en su país.

El primer single de ‘Eternal Atake’, un divertido ‘Futsal Shuffle 2000’ que, con sus estilismos trance, prometía un hit «crossover» para el rapero que finalmente no se ha producido, ha sido relegado en el largo a la posición de «bonus track» de manera inexplicable. Puede que el artista, de nombre real Symere Woods​, haya confiado lo suficiente en sus nuevas composiciones como para darles prioridad, pero si de algo peca ‘Eternal Atake’ es de ambicioso. Supuestamente, el sucesor de ‘Luv is Rage 2’ narra la abducción de Lil Uzi Vert (y no por un OVNI de Tom DeLonge) y su viaje a través del espacio exterior, pero este concepto no es explorado en las letras en absoluto. Únicamente la presencia en el álbum de unos interludios en los que se escucha a Uzi perdido en el espacio (aunque más bien suena fumadísimo) reflejan esta premisa, pero estos solo contribuyen a dibujar una falsa sensación de disco épico y conceptual, porque este versa básicamente sobre Lil Uzi Vert, sus infinitos lujos materiales, sus «beefs» con diversos raperos y su destreza con las mujeres, algunas de las cuales son sus fans (‘I’m Sorry’), cuando no lesbianas a las que Uzi ha conseguido «convertir» con su inimaginable poder de seducción (‘Venetia’). Por mucho que Woods haya dividido el álbum en diversas «secciones», lo que cuenta es siempre lo mismo.

Podría perdonársele a Lil Uzi Vert no haber sabido dar vida en ‘Eternal Atake’ a la odisea espacial que había ideado en su cabeza. O, por el contrario, se le podría reprender haber querido colarnos 18 canciones sobre su polla dentro de un trabajo supuestamente conceptual que en verdad no lo es. Al final lo peor de ‘Eternal Atake’ es que nos descubre a un talento harto sobrevalorado que ni de lejos ha hecho un disco capaz de alcanzar otros públicos como los de Travis Scott o el malogrado XXXTENTACION: Uzi ni posee un flow interesante, pues suena bastante exhausto ya en muchos temas, como en ‘Lo Mein’; ni un talento especial para las rimas o la palabra en general (su obsesión con los coches, los diamantes, las drogas, las joyas y las chicas no da para mucho más), ni sus bases de trap electro son especialmente estimulantes o imaginativas a día de hoy, sobre todo cuando artistas anteriores a él como Kanye West o Run the Jewels lo han hecho muchísimo antes y mejor. Aunque el trap radioactivo de ‘Baby Pluto’, ‘POP’ y ‘You Better Move’ se puede pegar a base de puro martilleo, las percusiones melódicas de ‘Celebration Station’ elevan su espíritu festivo y ‘Urgency’ con Syd aporta un episodio romántico muy necesario en un disco obcecado con una superficialidad sin matices, el gran viaje de ‘Eternal Atake’ se queda en promesa. Es a todas luces un «bluff», probablemente uno de los mayores del año.

Calificación: 4/10
Lo mejor: ‘Futsal Shuffle 2020’, ‘POP’, ‘Celebration Station’
Te gustará si te gusta: mucho el rap americano
Youtube: Vídeo de ‘Futsal Shuffle 2020’

Etiquetas:

La Tienda JNSP