Mujeres / Siento muerte

Por | 29 May 20, 12:01

Nos habíamos acostumbrado tanto a grupos que irrumpen con fuerza y, en muchos casos, luego no hacen sino decaer, que ya casi parece una rareza el caso contrario. Un caso como el de Mujeres, que ha explotado comercialmente (dentro del ámbito underground o, como poco, alternativo) más de diez años después de su eclosión, con su cuarto disco ‘Un sentimiento importante‘ y, muy especialmente –nos contaban que vendieron en 24 horas de preventa lo que en dos meses con su anterior trabajo–, con su nuevo disco ‘Siento muerte’.

Tras aquel «todo o nada» que suponía su anterior disco, apostando por la melodía tanto como por la energía y, sobre todo, con la crucial adopción de la lengua castellana como medio de expresión, este quinto disco del trío barcelonés compuesto por Yago Alcover, Pol Rodellar y Arnau Sanz hace algo más que apuntalar esa exitosa apuesta. Y lo hacen a base de enlazar «cara A» tras «cara A», como ellos se proponen. Toma disco conceptual.

Si «Un sentimiento» era algo más dispar en su desarrollo, con temas muy enérgicos en contraste con algún que otro medio tiempo y hasta algún experimento, ‘Siento muerte’ no tiene la más mínima piedad y va a degüello hasta su mismo final, donde tan solo la bonita ‘Algo memorable‘ –en cierto modo, no sorprende que suenen tan bien en un perfil semiacústico– entrega algo de sosiego… e incluso ahí pugna por colarse una guitarra cargada de distorsión, que finalmente se armoniza con teclados y coros.

Armonía es otra de las cualidades que destaca en los actuales Mujeres. No quiere esto decir que hayan dejado de lado su perfil garajero y punk, ni mucho menos. De hecho, la propia canción que da nombre al disco es uno de los números más abrasivos y brutos de su carrera, totalmente desbocados en ese final que suena a martillo pilón percutiendo. Pero sí que ellos, con la asistencia de Sergio Pérez (Svper, Joe Crepúsculo), consiguen que su idea de guitarras, bajo y batería tronando como colchón para que sus irresistibles melodías, adornadas con cuidados coros, suenen de una manera equilibrada y cristalina.

Pero esto podría quedarse en nada si no acompañaran las composiciones… y vaya si lo hacen. Si cada vez estamos más acostumbrados a discos que son dos o tres singles (con suerte) brillantes rodeados de relleno más o menos acertado, podemos imaginar que no haya sido fácil escoger qué canciones destacar como adelantos. Porque sí, ‘Tú y yo‘, ‘Besos‘ y ‘Cae la noche‘ –que además suenan así al inicio, una detrás de otra– son auténticos pelotazos que pondrían de acuerdo a tu primo el fan de Black Lips, Thee Oh Sees y Ty Segall con tu tío (o abuelo, quizá) el fan de Los Sírex, Los Relámpagos y Los Salvajes. Pero el gancho de ‘A veces golpes’ (con esos «shuap-pa-ooo» que incitarán seguro al pogo descontrolado en sus shows), ‘El momento exacto’ (ídem con esos «oh, yeah!» y, especialmente, ese puente previo al solo), ‘Auténtico colapso’ (con un desarrollo melódico que, aunque no lo parezca, está lleno de giros y sorpresas) y ‘Todo bien’ («una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa» como mantra) les van a la zaga. Y no es un decir. Hasta ‘Un gesto brillante’ se convierte tras su engañosa intro pausada, en otro de sus «golpes de afecto».

«Poderosos golpes de afecto», como reza la reconocible imaginería de Pol en la portada, en los que, gracias a esa luminosidad musical, destaca la voluntad de extraer belleza a través de sus letras (que parecen prístinas, pero están llenas de enigmas) sobre «un mundo que se destruye», tal y como indica una pequeña etiqueta en la cubierta de la edición CD. Halos de esperanza en el amor y en los sueños que, pese a todo, no terminan de desvanecerse en una situación cruel de precariedad, injusticia y falta de entendimiento. Porque cantando y bailando todo es mejor.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘Tú y yo’, ‘Besos’, ‘Cae la noche’, ‘A veces golpes’… y así hasta el final.
Te gustará si te gustan: los primeros Black Lips, The Parrots, Los Sírex.
Escúchalo: ‘Tú y yo’ en Youtube, Bandcamp

Etiquetas:

La Tienda JNSP