Burger Records cierra ante las acusaciones de abusos sexuales y «tendencias pedófilas» hacia sus artistas y empleados

Por | 21 Jul 20, 19:03

El sello Burger Records ha sido acusado de abusos sexuales por un grupo de mujeres que han compartido sus experiencias a través del perfil de Instagram Lured_By_Burger_Records («seducidas por Burger Records»), y muchas de las cuales eran menores de edad cuando fueron víctimas de dichos abusos.

Las acusaciones implican a empleados del sello y a artistas asociados al mismo, como The Growlers, SWMRS, Cosmonauts o The Buttertones, y son muy graves para algunas de estas bandas: el guitarrista de The Growlers ha sido acusado de violar a una joven hasta en dos ocasiones; Alexander Ahmadi de Cosmonauts de violar a una chica que se encontraba inconsciente en una fiesta, y Sean Redman de The Buttertones de «abuso infantil». Otras acusaciones de abuso sexual y «comportamiento depredador» han sido vertidas contra Joey Armstrong de SWMRS e hijo de Billie Joe Armstrong de Green Day (por parte de Lydia Night, cantante de The Regrettes) o Mikey Carnevale de The Frights.

El citado perfil de Instagram asegura que «Burger Records es responsable de cultivar una cultura construida sobre tendencias pedófilas y un comportamiento de fetichización adolescente, (cultura) que ha dado acceso a los depredadores a miles de chicas adolescentes que han pagado mucho dinero por acudir a sus conciertos, los cuales se celebraban prácticamente a diario». Muchos de estos abusos se habrían producido dentro de la propia tienda de discos de Burger Records en Fullerton, California, y el texto explica que «los hombres de Burger Records seducían a las adolescentes hasta sus furgonetas, el cuarto trasero (de su tienda) o un almacén en el que alguien vivía dentro del mismo establecimiento».

Ante estas acusaciones, Burger Records había tomado varias decisiones estructurales -su co-fundador Lee Rickard dimitía como director; otro co-fundador, Sean Bohrman, pasaba a desempeñar un papel secundario dentro del sello, y Jessa Zapor-Gray asumía el papel de presidenta interina. Además, el sello se cambiaba el nombre a BRGR RECS para dejar las acusaciones en el pasado, estrenaba nuevo subsello de lanzamientos exclusivamente firmados por mujeres, BRGGRRRL; y se comprometía a costear cualquier servicio de ayuda psicológica que las mujeres necesitasen. Sin embargo, el sello finalmente ha decidido cerrar y todos sus lanzamientos desaparecerán de las plataformas de streaming, si bien sus artistas podrán reeditarlos cuando deseen, al poseer los derechos.

La Tienda JNSP

  • Vuffy

    La mayoría de la gente se piensa que las violaciones son como en las películas: vas sola por la calle de noche, un desconocido te pilla desprevenida, te mete en un callejón, te viola mientras tú te resistes, él se corre, se larga, tú acudes a la comisaría llorando, llena de moratones, con las bragas rotas y la vagina desgarrada, pones la denuncia y te vas a tu casa a hundirte en una depresión para el resto de tu vida. En realidad, aunque eso pueda pasar y pase, no es, ni de lejos, lo más habitual en los casos de violación. Pero si tu experiencia no concuerda con ese relato, automáticamente «te lo estás inventando porque estás loca» o incluso «quizá te gustó». En fin, espero que las víctimas de estos casos estén bien. La realidad no es un capítulo de C.S.I. Los códigos penales no pueden ser la única herramienta para acabar con la violencia machista. No podemos esperar que sean sólo los policías, los jueces y, en definitiva, el Estado quienes pongan fin a esta violencia. Tenemos que hacerlo entre todos.

  • xabier

    Tienes TODA la razón.

  • theboy

    Más que violencia machista es hijoputerismo.