«¿Qué es un hombre sin su sastre?»: El confuso mensaje de Loquillo en apoyo «a los bares y restaurantes españoles»

Por | 23 Jul 20, 12:06

Pese a que publicó un nuevo álbum el año pasado, titulado ‘El último clásico’, y hace poco, el pasado 3 de julio, era el artista encargado de oficiar la reapertura del Wizink Center de Madrid tras el estado de alarma, últimamente Loquillo es más protagonista por sus manifestaciones públicas que por su música. Ya lo era hace unas semanas cuando, en la ola de pesar generalizado por la muerte de Pau Donés, su obituario consistió básicamente en hablar de sí mismo y de lo fan de él que era el artista tras el alias Jarabe de Palo. No en vano desde entonces se le comenzó a apodar en las redes LoquiYO.

Y ahora ha vuelto a dar que hablar y a dividir a la opinión pública (o sea, Twitter) por un vídeo en el que, teóricamente, pretende lanzar un mensaje de apoyo a «los bares y restaurantes españoles», dentro de una campaña que también ha contado con el apoyo de personalidades como Maribel Verdú, Antonio Resines, Hombres G, Ramón García o Boris Izaguirre. José María Sanz va más allá del apoyo y culmina su vídeo pidiendo que esos establecimientos sean Patrimonio de la Humanidad, lo cual ya es algo marciano. Pero lo más discutido es su discurso previo.

«¿Qué es un hombre sin un confesor? ¿Qué es un hombre sin su abogado? ¿Qué es un hombre sin su sastre? ¿Y qué es un hombre sin su barman? Menos que un hombre». Bienintencionado (no lo dudamos) y poético (esto sí) o no, lo cierto es que estas manifestaciones más propias de una campaña publicitaria surgida de ‘Mad Men’ son como poco cuestionables, en tanto que parece despreciar la integridad de cualquiera que no disponga de esos «recursos» tan poco comunes para cualquier españolito de a pie. Y, por tanto, las redes sociales se han dividido entre los que le tildan de «cuñado» o «troglodita» –jugando con el nombre de su banda de acompañamiento– y los que alaban «sus huevos» (¿?), su «falta de pelos en la lengua» y su «masculinidad tóxica» (entrecomillada, pero…). La verdad es que, acertado o no, es posible que esta iniciativa hubiera pasado sin pena ni gloria de no ser por él. Así que… ¿enhorabuena?

Etiquetas:

La Tienda JNSP