Las 50 mejores canciones de Kylie Minogue hasta 2020

Por | 15 Nov 20, 23:59
21
Hand On Your Heart
1989

Kylie no se puede creer que la estén dejando en el que fue el primer single del segundo disco de la cantante y otro de sus números 1, por lo que pedía que se lo dijeran más de 20 veces. Sí, el título de la canción se repite hasta la extenuación casi una treintena de veces a lo largo de estos 3 minutos y medio. Nuestro colaborador Jaime Cristóbal (Souvenir, J’aime, Popcasting?) dedicaba un magnífico artículo específicamente a esta ‘Hand On Your Heart’ hablando de las particulares modulaciones del trío autor y productor Stock Aitken y Waterman, comentando lo triste que era que en la supuesta dignificación del pop, la versión supuestamente culta de Jose González o la realizada por la propia Kylie en Abbey Road se llevara por delante toda su gracia. «Otro intento de validación de la cultura “de bajos vuelos” desde el firmamento de la intelectualidad indie-pop que se estrella contra los arrecifes», sentenciaba.

22
I Love It
2020

‘I Love It’ recoge ese calor en las cuerdas de la música disco de finales de los 70, presente en muy pocos géneros más. Se aprecia en ‘I Will Survive’ (1978) y de manera más elegante aún en ‘C’est Chic’ de Chic (1978), donde encontrábamos maravillas como ‘I Want Your Love’, cuya segunda mitad era para coger palomitas, gozar, dejarse llevar. Kylie Minogue no se ha complicado la vida con ella, y ha dado al público lo que pedía: un mensaje hedonista sobre el primer beso, sobre un amor que «le encanta» compartir, y para él ha contado simplemente con los sintetizadores de Duck Blackwell. Le basta y le sobra en esta gran canción que es una de las más adictivas de ‘DISCO‘: primero parece una medianía, y después, obsesiona.

23
Confide In Me
1994

Tras el fiasco de su cuarto disco, del que es difícil rescatar algo, Kylie buscó un gran cambio de imagen, llevándola a titular el quinto directamente ‘Kylie Minogue’. Era un álbum demasiado variado y con demasiadas cabezas visibles (Pet Shop Boys no le dieron desde luego su mejor carta en ‘Falling’), pero el single principal sí era un indiscutible caballo ganador. Sumergido en ritmos trip-hop y atmósferas orientales bajo los mandos de los olvidados Brothers in Rhythm (autores de la divertida ‘Such a Good Feeling’), Minogue mostraba su valía para adaptarse a esta canción ambiental llena de magia y misterio en la que, por momentos, grabó con un pequeño hilo de voz años antes de que Liz Fraser grabara ‘Teardrop’. Sí, Massive Attack y la líder de Cocteau Twins lo hicieron mucho más elegante y atemporal, pero Minogue sí dio una buena muestra de madurez, aparentando aquí tener 35 años en lugar de 26.

24
Wow
2007

Greg Kurstin co-escribió y produjo esta canción mucho antes de terminar de hacerse millonario junto a Adele y Sia, y tras haberse dado a conocer como co-autor de Lily Allen o tímidamente en The Bird & The Bee. Aquí, lejos de ‘Alright, Still’, se desplazó a Ibiza -literalmente- para hacer una pista bailable que podría haber aparecido en ‘Fever’ y conecta tanto con los primeros 80 como con el lado más pop de unos Daft Punk que en aquel momento parecía un grupo perdido en el estudio que vivía de unos enormes directos. Como ‘In My Arms’, ‘Wow’ habría sido un primer single mucho mejor para ‘X’. Ambas se editaron a la vez y ninguna terminó de destacar como merecía.

25
Turn It Into Love
1988

Entre las joyas perdidas del primer disco y en general considerada una de las joyas perdidas de sus productores -de hecho rescatada para el álbum triple recopilatorio lleno de hits ‘Stock Aitken Waterman’ de 2005-, ‘Turn It Into Love’ fue el último single del álbum y ya solo un éxito en Japón. Aun así, esta canción de ritmo italo esconde el mismo sentir de las canciones de resistencia que siempre han sonado entre la comunidad gay (‘I Will Survive’, ‘A quién le importa’, ‘Resistiré’, ‘Desfachatez’) y en cualquier momento una revisión puede hacerle justicia.

26
Feels So Good
2014

Mucho mejor producido que “Blue” de ‘Kiss Me Once’ estaba este ‘Feels So Good’ en cuyos créditos encontrábamos a MNEK (ojo a esas voces tratadas que emergen hacia el final), con unos sintes como prestados de los Hot Chip más delicados e intimistas. Pocas veces ha sonado Kylie tan triste, culpabilizándose de ser “demasiado salvaje”, preguntándose qué funciona mal dentro de su cabeza o suplicando “un último paseo por el sol”. Uno de los finales de canción más bonitos de su carrera.

27
Got To Be Certain
1988

En la imaginación de algunos JENESAISPOP recibe su nombre de la mencionada ‘Je ne sais pas pourquoi’, y en la mía Take That reciben su nombre de ‘Got to Be Certain’, resultón segundo single internacional del primer álbum. ¿No eran tan fans Robbie Williams y también Gary Barlow? Puede que el debut de Minogue no haya sido tan influyente, pero sí ha envejecido mucho mejor de lo esperado como buen ejemplo de lo que fueron los 80 y el sonido de Stock Aitken Waterman: una base musical de HI-NRG, grandiosas melodías en estrofas, estribillos y puentes, lo que en este caso incluye como extra a una Kylie algo desbocada en plena euforia pop después del segundo estribillo. ¡Brava!

28
Like a Drug
2007

Otra de las canciones que no fueron single de ‘X’ pero logran realzar este disco como uno de los mejores de la carrera de Kylie y desde luego el más digno sucesor que ha tenido ‘Fever’, es ‘Like a Drug’. Jonas Jeberg y Cutfather están detrás de esta producción electro que podrían haber firmado Goldfrapp. Deliciosos ese bajo tratado, esos autocoros en éxtasis y ese «let’s get physical» que de nuevo conecta con Olivia Newton-John.

29
Les Sex
2014

Tras el fracaso de ‘Into the Blue’, que ya sonaba desfasada el día de su edición, y ‘I Was Gonna Cancel’, la promoción de ‘Kiss Me Once’ quedó paralizada y Kylie dejaba de trabajar para Roc Nation. Pero eso no significa que el álbum no contuviera sus curiosidades y canciones reivindicables. Entre ellas, la mejor en tanto que la más Kylie era ‘Les Sex’. Decía la cantante en las entrevistas que, escribiendo junto a Sia (que no ofrece aquí precisamente su mejor cara ni en ‘Sexercize’ ni en el tema titular), se dio cuenta de que faltaban canciones «sexys». Así que el «sexo» terminó inundando hasta 3 títulos del disco. Y la mejor de las 3 es esta maravilla que juega con los sonidos de las cajas de música antes de que lo hiciera Melanie Martinez, enumerando las posibles cosas que se pueden hacer en la oscuridad, desde «enrollarnos», a algo «fugaz» pasando por «hablar durante horas» o simplemente lanzar un «teaser» de lo que puede estar por venir. En sus créditos encontramos nada menos que a MNDR, la que en un momento dado parecía la nueva M.I.A. Pero no está aquí por ‘Fade to Black’, sino porque a Kylie le había encantado ‘Bang Bang’, su tema con Mark Ronson. En cualquier caso, una gran producción que conecta tanto con Daft Punk como con Gainsbourg y con Robyn en el electro de las estrofas.

30
Fever
2001

El tema titular de ‘Fever’ aparecía en la secuencia justo después del gran hit del álbum, y por tanto no pasó desapercibido para nadie. Con pequeños elementos R&B y también del sonido gameboy más tarde adoptado en ‘Slow’, ‘Fever’ contrastaba una letra onda «juguemos a los médicos» con una producción electrónica muy resultona. Hay que reparar en la historia que prepararon aquí los autores Greg Fitzgerald y Tom Nichols, en la que a Kylie le pica un bicho y busca «al doctor más cualificado de la ciudad». Todo termina sonando un poco a Martes y 13 circa «¿tú dónde te pones el termómetro cuando tienes «fever»?», pero por suerte el propio Fitzgerald en solitario como productor introdujo detalles mucho más imaginativos.

La Tienda JNSP