‘Matches’ de Britney Spears y Backstreet Boys no es un regreso a 1999

Por | 03 Ene 21, 11:19

Entre las noticias musicales más bizarras que ha dejado 2020 se encuentra la canción que ha juntado a Britney Spears y Backstreet Boys. La colaboración de dos titanes del pop de los años 2000 que nunca se produjo en su momento, cuando ambos arrasaban con ‘…Baby One More Time’ y ‘I Want it That Way’, se produce en el año de la pandemia, con Britney retirada de los escenarios por voluntad propia y la boy band convertida en todo un «legacy act» que sigue llenando estadios.

La noticia tiene trampa porque ‘Matches’ no es una grabación reciente, sino que data presumiblemente de 2016, año en que Britney edita su hasta ahora último álbum de estudio hasta la fecha, un ‘Glory‘ que acaba de ser reeditado con portada, arte y canciones nuevas por alguna misteriosa razón. ‘Matches’, una de las dos canciones antes inéditas que incluye la reedición, no suena exactamente a lo que esperarías de una colaboración entre Britney Spears y Backstreet Boys, quizá porque no tenía ningún sentido volver a los ritmos chicle de Max Martin cuando este está ocupado produciendo hits para The Weeknd y ahora lo que vende es otra cosa.

‘Matches’ es una saltarina producción del mismo Ian Kirkpatrick que este año se ha cubierto de gloria con el pelotazo dado por ‘Don’t Start Now’ de Dua Lipa; y de Michael Wise, conocido por su trabajo para gente como Ellie Goulding o James Blunt. Kirkpatrick, que también ha producido a Selena Gomez (‘Look at Her Now’) o a Nick Jonas (‘Levels’) ya contribuyó una canción a ‘Glory’, la marcianada de ‘If I’m Dancing’, pero ‘Matches’ no se parece nada a esta; más bien es una divertida producción de robo-pop y electro-pop en el que la boba rima de «matches» y «damage» se pega más de lo que esperas.

Más bien un dueto entre AJ McLean y Britney, pues la participación de Backstreet Boys como tal parece limitarse a proporcionar coros, ‘Matches’ es una canción típicamente sobreproducida de Britney en cuanto a instrumentación, en la que parecen suceder mil cosas a la vez, y también en cuanto a las voces. El autotune extremo de Britney, cuyo timbre tan bien suele prestarse a estos experimentos de manipulación vocal, es especialmente notorio, pero a la vez adictivo (el modo en que desenreda las sílabas de «and then how you undress»), y las voces ultra-procesadas y corta-pegadas que aparecen en la grabación son una marca de Kirkpatrick.

En cierto punto emergen en ‘Matches’ unas cuerdas disco que sí recuerdan a ‘Don’t Start Now’, pero aunque la canción no busca en absoluto trascender… da la sensación a su vez de ser bastante más que un simple bonus track publicado con cuatro años de retraso. Hablando de ese deseo que hace «daño» en el buen sentido, ‘Matches’ es todo un «guilty pleasure» que escuchar con culpabilidad… solo mientras piensas en todo el drama que rodea a la figura de Britney en estos momentos.

La Tienda JNSP