Quantcast

‘End of the Road’ es el divertido autobombo de Noga Erez

-

- Publicidad -

‘End of the Road’ es el divertido autobombo de Noga Erez

Noga Erez publica su segundo disco, ‘KIDS’, el próximo 26 de marzo. Un trabajo «valiente», según la nota de prensa oficial disponible en Bandcamp, en el que la cantante y rapera israelí se vuelve a valer de las producciones de su compañero y pareja Ori Rousso para volcar sobre bases agresivas letras «tan personales como políticas» que hablan de «la mortalidad y la pérdida, la guerra y la paz, la inseguridad y la ambición». Es el segundo trabajo largo de Erez, que en 2017 editó su recomendable debut, ‘Off the Radar‘.

El enésimo avance de ‘KIDS’, que llega después de los sencillos ‘No News on TV’, ‘VIEWS’ y ‘YOU SO DONE’, no debería decepcionar a los seguidores de canciones como ‘Dance While You Shoot’. La base es menos bruta, pero no por ello menos contundente. Viene a la mente la Gwen Stefani de ‘The Great Escape’ al escuchar el flow de Noga Erez en ‘End of the Road’ así su producción hip-pop dinámica y nítida, ornamentada con detalles no demasiado obvios o prominentes, y que suena inspirada en el trabajo de los Neptunes en ese disco.

- Publicidad -

La divertida base de ‘End of the Road’ le viene a Noga que ni pintada para ponerse las botas rapeando sobre sí misma con todo el orgullo del mundo. Algunas rimas no son tan obvias: «I’m no bunny / I’m no slobby boy, I never beg for no money» es la primera que escuchamos, más adelante atrapa una bobada como «right hand, chop it / like a pickpocket / You had the mic, now you can’t drop it» o esa rima de «dumb dumb dummy» con «once nobody». En uno de los versos, Noga comunica que ha comprado «un coche y una casa de campo» para después sacarse de la manga una referencia (aparente) a ‘Suzanne’ de Leonard Cohen. El estribillo alude a un «viaje loco» que aún no ha terminado, el de su vida, y el videoclip presenta cierto componente surrealista, con Noga presentando la canción posada en una plataforma que es a su vez una cinta de correr. Un público extrañado, pero embobado, la observa.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas