Quantcast

Zoé: «Da gusto ser número 1 compitiendo con tendencias aplastadoras y genéricas»

-

- Publicidad -

Zoé: «Da gusto ser número 1 compitiendo con tendencias aplastadoras y genéricas»

Zoé, una de las bandas más populares de México, tienen nuevo disco, llamado ‘Sonidos de karmática resonancia’. El grupo ha sido número 1 en México con discos como ‘Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea’ y su ‘MTV Unplugged’, mientras su último disco hasta la fecha (‘Aztlán’) también era certificado como álbum de platino, sumando streamings millonarios. En España pueden sonarte por sus colaboraciones con artistas de primera fila como Bunbury, Vetusta Morla, Dorian o Anni B Sweet. En esta nueva obra vuelven a conjugar a su manera influencias sobre todo anglosajonas, tales como los Strokes (distintas etapas), The Cure o New Order. Aprovechando que su guitarrista Sergio Acosta vive ahora en Barcelona y no tenemos que salvar diferencia horaria alguna, hablamos con él vía telefónica.

Me han dicho que estás en Ibiza, ¿qué tal por allí? ¿Cómo es lanzar un disco y hacer la promo desde un sitio así?
Es una cuestión circunstancial porque estoy trabajando en otro proyecto, pero contentísimo de estar de este lado del mundo viviendo. Es la primera vez que lanzo un disco viviendo en España, que siempre ha sido un país que me entusiasmó.
¿No estarás ahora metido en el mundo del tecno?
No, nada de eso (risas).

- Publicidad -

Te lo digo por New Order, ‘Technique’, que además parece una influencia en uno de vuestros nuevos singles, ‘Velur’.
Es la primera vez que vengo a Ibiza, y uno tiene su imagen… Ahora la veo de otra manera, es hermoso. Estoy aislado en una casa-estudio, viviendo de una manera muy distinta. New Order, como otras bandas inglesas, significaron mucho para Zoé, como The Cure, The Smiths, The Charlatans, The Stone Roses…

Uno de los temas nuevos, ‘Ese cuadro no me pinta’, sí que recuerda a The Cure. Lo llamativo de Zoé es que nunca habéis dejado de reconocerlos como influencia. Otros grupos no hablan tan abiertamente de sus influencias…
Decir que uno hace música sin referencias es falso. A mí en lo personal me ha influenciado toda la música desde niño. Tengo un bagaje muy amplio. La música jamaicana me ha influenciado mucho, el dub… todo eso. También la música clásica, la música brasileña, la latina, cosas nuevas, Nina Simone… de todo tipo. Todo de alguna manera influye cuando uno está haciendo una canción o un disco. Lo que escuchabas de joven a los 15, 20 años. Los Beatles, Pink Floyd… son muchas cosas.

- Publicidad -

¿Qué aporta Zoé a tal amalgama de influencias?
Yo creo que siempre hemos buscado nuestra identidad sónica propia. Desde los primeros álbumes, que teníamos menos experiencia. Eso creo que es lo que nos define. Zoé es una banda que tiene un sonido propio y ahí reside nuestra personalidad como banda.

¿Crees que este nuevo disco es adecuado para alguien que no conozca a Zoé? Sobre todo en España que sois menos conocidos que en México.
Sí, definitivamente. Suena a cliché pero es el más logrado. Cambiamos de productor y es más orgánico, lo grabamos todos juntos, y tiene esa emotividad. Es como muy expuesto. Es el resultado de muchos años de búsqueda y trabajo. Llegamos a ese punto. En los dos últimos discos se ve la transición. En los discos anteriores lo que hacíamos era trabajar más en el ordenador. Y este tiene esa honestidad, esa cuestión más simple y más transparente que es perfecta para escuchar y entrar en la banda.

«Decir que uno hace música sin referencias es falso»

Te preguntaba porque comentabais en la promo que «en un 7º disco no hace falta entregar un single a la disquera», que puedes estar a tu rollo. En ese sentido igual tenéis un disco más pop que este para no iniciados.
Este disco tiene sencillos pop: ‘Popular’ tiene ese perfil. Quizá no estamos en las tendencias mainstream y me da gusto cuando veo que en listas de México somos número 1 y competimos con tendencias aplastadoras y genéricas, y ahí te encuentras un tema de Zoé. Me da gusto porque hay gente buscando música distinta, también.

Con esto de que los grupos no han podido ensayar, ni apenas verse debido a la pandemia, ¿peligra la vida del grupo sobre todo de cara al surgimiento de nuevas bandas? Parece un fenómeno un poco en extinción.
No lo había pensado así pero para cualquier músico o banda ha sido una época muy jodida a todos los niveles. Pero no: siempre habrá bandas y volveremos a estar en los escenarios pronto.

¿Qué te parece la deriva hacia el folclore de cada país que parece haber en el mundo del pop? Hay artistas de música pop que están haciendo corridos y rancheras.
Me parece perfecto. Para Zoé fue una cuestión natural en los últimos años volver hacia esa música latina que también nos gusta mucho. Sobre todo la vieja, hasta los 70. En un sencillo como ‘Labios rotos’ para el «Unplugged», hay una influencia muy clara del bolero. ‘Venus’ es un poco bolero. ‘Popular’ recuerda un poco a José José, que es un cantante muy popular en México. Me gustan y cada vez me gustan más esas referencias, o matices, y transformarlos con elegancia a un sonido Zoé.

‘Popular’ me parece un tema muy anglo…
La producción sí, pero tú escucha el coro, la melodía de voz, sobre todo…

Es verdad que muchas de vuestras canciones parecen de un palo y luego cambian, como ‘SKR’, que recuerda más a las bandas sonoras de Moroder o John Carpenter, pero el estribillo es más Queen.
Sí, sí, sí.

Habéis hecho una canción sobre ’Tepoztlán’, justo ahora que Mon Laferte vive allí, y ella reivindica a Chavela Vargas que también vivió allí. Es una canción para los hijos en la banda, ¿pero qué tiene este sitio de especial? ¿Por qué os resulta tan místico?
Crecí ahí. Nací en el norte de México pero de los 7 años a los 18 o 19 que me fui de casa, viví ahí. Es un lugar que tiene que ver con nuestra infancia, con nuestros padres. Hice la música un invierno que pasamos las vacaciones ahí, y al enseñársela a León (Larregui) le gustó mucho y le dije que estaría bien hacer una canción para nuestros hijos. Fue un universo que los dos sentimos cercano y compartimos.

Hay una deriva más social en la segunda parte del disco, ¿no? El mundo actual y cosas así, y ahí es donde sí me he acordado de Pink Floyd, como mencionabas. ‘Fiebre’ parece hablar de la libertad cuando dice: «no nos van a callar». Pero también parece apelar al coronavirus cuando dice «se enferma la tierra con esta fiebre humana». ¿A qué mentiras se refiere la canción?
Esa canción estaba terminada antes de la pandemia, con letra y todo. Es interesante, y sí, qué curioso que haya sucedido luego la pandemia. León escribe las letras, no soy el más indicado para hablar de ellas, pero habla de una situación mundial, no personal. Es una metáfora sobre el control mundial, sobre un orden mundial que te engaña o te manipula.

Menos mal que es de antes de la pandemia, porque suena un poco negacionista…
(risas) No, no, no, para nada. Estaba terminadísima.

«La manera más fácil de quitarte un hijo de encima es darle un ipad. Eso hay que cuidarlo»

‘Bestiario’ es una canción crítica con Instagram y las redes sociales, y el uso que hacemos de ellas, ¿verdad?
Yo personalmente no soy muy activo en redes sociales. Tuve Facebook, hace años que no entro, no soy muy de ese mundo, pero es una realidad y un medio de comunicación importante, en sus diferentes formatos. Yo lo uso por trabajo o por mi carrera como productor, pero más allá de eso, no. Es preocupante el tiempo que pasamos frente a las pantallas, de diferentes maneras. La manera más fácil de quitarte un hijo de encima es darle un ipad. Negarlo e irte a una cueva sería absurdo, pero hay que cuidarlo.

Es duro intentar educar a los niños de otra manera, cuando otros niños tienen un ipad y no tenemos mucho tiempo para dedicarles. ¿Tú resistes bien?
En el colegio no están con los ipads y en casa están contigo y tú decides. En casa, entre semana no hay pantallas y los fines de semana, sí.

‘Canción de cuna para Marte’ está inspirada por Nostradamus, también habla de un Dios que se suicida en una obra de teatro, ¿pero en definitiva parece esconder un mensaje de esperanza, ¿no? ¿Este será recordado como un disco oscuro de Zoé o más bien sobre la esperanza?
Hay de todo, hay canciones con más luz y otras más oscuras. Es un poco la vida y la humanidad. No todo es oscuridad ni todo es luz. Hay colores y matices.

¿Por qué crees que ha gustado tanto vuestro ‘Unplugged’? Tiene números de streaming monstruosos. ¿Es vuestra obra favorita?
A mí me parece, la verdad, que como ‘Unplugged’ es muy hermoso. Después de haber visto muchos. Logramos juntar a un grupo de gente increíble, una banda de 9, más cuerdas y metales. Es un evento único, especial, irrepetible… Volvió las canciones más accesibles. Tienen esa cualidad de que es más amable al oído y entendible para cualquier persona a la que la psicodelia o la distorsión le puede distraer. Se volvió un éxito alucinante, estuvo en las listas mucho tiempo, siendo un capítulo en la historia.

¿Algún disco de estudio vuestro que consideres infravalorado?
Hoy día mi favorito es el último. Ya sé, es como un cliché de las entrevistas, pero es real. En los anteriores, unas canciones me gustaban y otras no tanto. Nunca había quedado tan contento con todas.

¿De qué canción estás más orgulloso de las que no han sido single, por ejemplo?
‘Canción de cuna para Marte’. Va cambiando, de repente escucho más unas que otras.

Lo más visto

No te pierdas