Quantcast
- Publicidad -

rebe / solo pasiones…

Lo mejor: 'como si fuera una mosca', 'ven a buscarme temprano', 'jamón'
Te gustará si te gustan: tanto Cecilia como Tirzah, tanto Jeanette como CocoRosie
Escúchalo: 'la mas wapa del bar', en Youtube

rebe es el fichaje más peculiar de Elefant en años, una de esas artistas «outsider» completamente hechas a sí mismas, iconoclastas, inclasificables a simple vista y con más mundo interior que Disneylandia. El mundo de rebe alterna la fantasía y un romanticismo entre medieval y victoriano con el costumbrismo español y su estética se nutre de imágenes encontradas en internet que exploran «la feminidad, el erotismo o la cotidianidad» así como los «memes» o la figura de las hadas o las ninfas. Es como si las hermanas de CocoRosie se hubieran fundido en una sola persona.

Sin embargo, la madrileña Rebeca Díaz presenta este universo a través de una perspectiva deformada y perversa, inocente solo en apariencia. Su imagen es infantil pero erotizada y aparece desenfocada como la visión a duermevela a la vez que recargada de ornamentos tipo flores secas, telas o insectos a la manera de una Emily Dickinson cañí que se pasa los días decorando su diario con objetos que extrae de la naturaleza. Su música se puede definir en los términos de un dream-pop perfumado pero torcido que se regocija en su componente amateur: como ya comentó mi compañero Raúl el año pasado, la música de rebe crea «una realidad paralela en la que la afinación, el sentido del tempo, la vocalización y la pulcritud estética» pasan a un segundo plano sin que eso sea malo en absoluto.

- Publicidad -

A partir de esta filosofía, rebe ha publicado joyas de pop como ‘mi xico’, que Caroline Polachek acaba de pinchar en la radio británica; el reggaetón deconstruido de ‘si mirarte es un delito q me lleven a la prisión’ (enorme el estribillo «voy a coserme un bolsillo en mi ropa interior, es mi intención encerrar allí tu corazón») o una exitosa versión de ‘Corazón partío‘ de Alejandro Sanz (una de tantas covers que ha grabado rebe) que acumula 3 millones de streamings en Spotify; y a partir de la misma acaba de lanzar también su nuevo mini álbum de 6 pistas y escasos 20 minutos de duración.

En ‘mis pasiones…’, rebe refina sus melodías y composiciones a la vez que enriquece su particular sonido con una influencia más marcada de las «baladas españolas clásicas» que tanto le gustan. rebe se dice fan de Lola Flores, Jeanette o Cecilia tanto como de Las Chuches o Papá Levante y ‘mis pasiones…’ coge ideas de las primeras en cuanto a melodías y producción para pasarlas por su propio filtro de ambient pop onírico, angelical pero perverso. La idea parece haber sido crear un mundo de ensueño donde el amor, el deseo y el autoestima convivan con una visión dulce del dolor o la muerte.

- Publicidad -

Así, la primera pista ‘como si fuera una mosca’ se vale de una melodía pop clásica y de un onírico fondo musical que, como ha apuntado una usuaria de nuestros foros, recuerda a la música de Isao Tomita, para contarnos una historia de tintes kafkianos en la que rebe se despierta convertida en una mosca, se levanta, se «estrella contra una roca» y aún así sigue «estando muy hermosa». La cumbia de ‘La mas wapa del bar’ alcanza otro nivel de depravación cuando rebe canta que ha asesinado a su novio aplastándolo con un camión pero que «nadie sospechará» de ella porque es «la más guapa del bar», apostillando: «Me pongo dos lacitos y ya está». Y la producción de ‘ven a buscarme temprano’ se apropia de ese brilli-brilli casposillo presente en muchas baladas pop comerciales de los 90, tipo ‘Empiezo a recordarte’ de Mónica Naranjo, para narrar una historia que bordea el acoso: «Sigilosa he ido a tu casa / he trepado por tu balcón / dentro de tu sucia bota / he metido una carta de amor». La siguiente escena es más macabra todavía: «Nos vamos en tu tractor / igual me pongo una falda / nos chocamos contra un árbol».

La música de rebe es tan magnética por lo que tiene de sumamente inquietante no solo por la música y las letras sino también por la extraña disfunción cognitiva que desprenden algunas de sus canciones. Y no solo porque la melodía «un último beso, antes del suceso» de ‘mis creadores’, otra oda de rebe a sí misma, parezca sacada del repertorio de Flos Mariae. La inmediatez y fluidez con las que ‘jamón’ pasa de una escena a otra completamente inconexa es fascinante. Escuchas «he salido y cogido fresas, las he puesto en la mesa» y justo después «si crees que yo te gusto pulsa el número 2 / por Navidad yo quiero que me des un jamón» (como si la propia transacción del jamón de unas manos a otras fuera el regalo en sí mismo) y te parece estar pasando de un sueño a otro en el espacio de un segundo.

La canción, empalagosa como una balada de Rocío Jurado o la propia Jeanette pero letárgica como si se hubiera tomado 20 pastillas, se va ralentizando con el paso de los minutos, sucumbiendo a su propio peso. Una historia de amor entre lo naíf («soy más tonta que un lápiz, ¿a quién le importa? a mí no» y lo pedófilo («los chicos son muy guapos pero tú eres mi señor») que suena adormecida por la serenidad del mediodía, un estado que a rebe se le da muy bien capturar, como es evidente en las portadas de sus discos o en sus videoclips.

‘xanclas sobre el asfalto’, la pista final, uno de los singles de adelanto, es casi igual de memorable cuando, con la voz proyectada a duras penas, rebe describe un amor tan grande que puede llevar a su persona amada y a ella a tirarse «juntos por un precipicio y por un «sexto piso». Con una producción entre el R&B y retazos de deep-house, ‘xanclas sobre el asfalto’ vuelve a apegarse a lo clásico en todo lo demás (ese estribillo «si tú eres el mar y yo una roca / sube la marea, besa mi boca») y concluye dignamente uno de esos discos que realmente no suenan como nada más. Serán las melodías semi desafinadas de rebe, su gusto por las producciones recargaditas, sus siniestras letras entre lo ingenuo y lo gore, su vocecilla adormilada y tierna… o todo esto a la vez, pero qué gusto que existan artistas tan libres como ella.

Discos recomendados