Quantcast

Garbage: «Los gobiernos se tienen que poner al día con el mundo nuevo en que vivimos»

-

- Publicidad -

Garbage: «Los gobiernos se tienen que poner al día con el mundo nuevo en que vivimos»

Garbage han sido recientemente Disco de la Semana en estas páginas con su estupendo nuevo trabajo, ‘No Gods No Masters‘, momento que hemos aprovechado para repasar sus dos primeros álbumes, ‘Garbage‘ y ‘Version 2.0‘, los mejores de su carrera. No se terminó de concretar entonces una entrevista con el grupo pero finalmente hemos podido charlar, vía Zoom, con una encantadora Shirley Manson de risa brutota cuando se ríe de algo que le ha hecho gracia (como cuando le digo que ‘Flipping the Bird’ me suena navideña). Hablamos sobre algunos temas que trata en el disco, como el machismo o el cambio climático, pero también sobre algún momento duro de su carrera.

No sé hasta qué punto te interesan las críticas, pero el disco está gustando bastante. ¿Crees que tiene algo que ver que las letras hablan de temas muy importantes hoy? ¿Percibes a la gente más consciente que antes?
Tengo que ser sincera contigo, me esperaba más reacciones negativas hacia este disco, me ha sorprendido que en general las críticas han sido bondadosas. Ha habido otras muchas que no lo han sido (ríe). Pero una cosa es cierta, y es que en ambos lados de la moneda hay gente que, como decimos en Escocia, está «fed up to the back teeth», es decir está harta de la ineptitud de los gobiernos que se ve en todo el mundo. Todo el mundo está harto, aterrorizado y frustrado, todo el mundo es consciente de que algo que no va bien. Existe un deseo colectivo de cambio y creo que esta puede ser una de las razones por las que el disco ha sido bien recibido.

- Publicidad -

Has dicho que este es el disco que tenias que hacer. ¿Has percibido que la gente esperaba este disco de vosotros, obviamente después de todo lo que ha pasado con #MeToo, Black Lives Matter, el despertar ante la misoginia, etc?
Muchas de los temas que tocamos en este disco vienen de siglos atrás, en realidad no estamos hablando de nada nuevo. Yo llevo toda la carrera cantando en contra del racismo y la misoginia, pero hoy en día vivimos tiempos muy intensos, llevamos 10 años conviviendo con las redes sociales y subiendo, nunca en toda la historia de la humanidad hemos sido tan conscientes de todo lo que está pensando o haciendo la gente. Es cósmico. Antes una sociedad podía estar hablando de una cosa y otra estar hablando de lo mismo y no se sabía, ahora sí. De todas formas, la banda y yo no afrontamos el disco con la intención de que fuera político, simplemente nos reunimos en el estudio y salió así porque son temas sobre los que estábamos hablando.

Dices que no esperabas que el disco fuera tan bien recibido. ¿Crees que la crítica ha sido especialmente dura con Garbage en el pasado?
Cuando eres una mujer que expresa su opinión de manera contundente vas a recibir críticas. Muchos críticos prefieren que la música les sea presentada por personajes serviles y la sociedad aún espera que las mujeres lo seamos, pero creo las nuevas generaciones de artistas femeninas esperan un cambio y están luchando por ello. Sin embargo creo que esta creencia patriarcal de que las mujeres deberían permanecer en sus sitios, callarse la boca y sonreír todavía no ha desaparecido, pero yo nunca lo he hecho. ¿Han sido los críticos duros con nosotros a lo largo de los años? Sí. ¿Ha habido también críticos que nos han tratado genial? También. No habríamos gozado del éxito que hemos tenido sin el apoyo de la crítica. Es una moneda de dos caras para cualquier artista. Atraes a la misma cantidad de gente que te rechaza y esto forma parte de la experiencia de ser artista en la industria de la música. Caminas por fuego y aquellos que son capaces de aguantar el calor sobreviven.

- Publicidad -

Te lo preguntaba también porque parece que a veces no se entendía vuestra música a nivel de sonido. Llegasteis en la etapa post-grunge pero lo mezclabais con electrónica, y vuestras canciones eran muy pop. No sé si recuerdas esa época.
Claro que me acuerdo, me acuerdo de todos los rechazos que hemos sufrido, pero soy consciente de cómo funciona la historia de la música. Nosotros tuvimos un éxito enorme en los 90 pero el mercado cambia y llegamos a un tope. Un día estábamos en el epicentro de la cultura popular y de repente fuimos apartados a un lado como tantos otros artistas. Estábamos confundidos, no entendíamos qué estaba pasando porque seguíamos hablando de temas que eran relevantes, pero nos dimos cuenta de que necesitábamos volver a casa y forjarnos una nueva identidad sin traicionarnos a nosotros mismos, lo cual es difícil. Aún así pienso que Garbage fuimos pioneros en hacer un tipo de música rock moderna que se contaminaba de otros géneros y esto es así te guste el grupo o no.

The Men Who Rule the World‘ es un himno. Cuando arranca la última parte parece que se abre una puerta a golpe de portazo, y que se está armando un grupo de gente para acechar al «violador». ¿La visualizáis así también?
Lo que veo yo cuando empieza esa parte es a las mujeres de Sudamérica plantadas delante del parlamento con los puños al aire y manifestándose en contra de la manera en que las mujeres son tratadas en esta sociedad. Me inspiraron la manifestaciones que tuvieron lugar en Chile y Argentina hace unos meses. Mucha gente ha entendido que la canción es anti-hombres pero en realidad habla sobre el abuso de poder y sobre la destrucción del planeta, y sobre el hecho de que ambos problemas están directamente relacionados con el hecho de que la mayoría de líderes en el mundo son hombres.

Es necesario que se dé espacio a otras voces que han sido históricamente marginadas

Me sorprendió la mención al «squid» (calamar), la gente no suele pensar en las criaturas marinas cuando habla de bienestar animal pese a que también son seres sintientes. ¿Te interesa este tema?
Me encantan los animales pero uso esta palabra principalmente para llamar la atención sobre el problema del cambio climático y la destrucción de los océanos. Quería usar una figura marítima y «squid» resultó ser la palabra perfecta que encajar en la canción (ríe). La canción es una revisión de ‘El arca del Noé’ en la que George Clinton y yo venimos desde el espacio hacia la Tierra con una nave nodriza para salvar a todos los seres hermosos y divinos que requieran nuestra protección.

¿De dónde viene la idea de incorporar el sonido de una máquina tragaperras?
Me parece el sonido del capitalismo y de la avaricia. Estas dos actitudes son el origen de la reticencia de muchos políticos a resolver el cambio climático, la cual es muy patriarcal. No se quieren gastar el dinero, no quieren invertir en la Tierra porque en su cabeza la Tierra no produce el dinero que se necesita para luchar contra el cambio climático.

A la gente le está flipando ‘Godhead’, no sé si te has percatado. ¿Buscasteis el banger o el banger os encontró a vosotros?
¡El banger nos encontró a nosotros! (ríe) Escribimos esta canción en Palm Springs, la toma vocal que se oye es la primera de esa sesión, nunca la he vuelto a grabar. Es una canción con mucho humor pero que en realidad habla de un tema muy frustrante para las mujeres y para cualquier persona que no sea un hombre cisgénero: los hombres se han colocado en la cima de todo y se han declarado dioses de todo. Estoy muy orgullosa de esta canción porque habla de un tema que es muy necesario poner sobre la mesa, pero lo hace desde el humor.

Siempre hay un momento en tu vida en que descubres que los hombres cisheterosexuales viven en un mundo distinto al tuyo.
No me malinterpretes, yo amo a los hombres, pero necesitamos otras perspectivas en el gobierno, es muy importante y necesario. Los hombres constituyen el 50% de la población. Es necesario que se dé espacio a otras voces que han sido históricamente marginadas. Los gobiernos se tienen que poner las pilas y ponerse al día con el mundo nuevo en que vivimos.

Dices que la toma vocal de ‘Godhead’ es la primera que grabaste. ¿Cuánta espontaneidad os habéis permitido en este disco?
La diferencia de este disco con los anteriores es la rapidez con la que lo hemos grabado. Antes, en los primeros dos discos, nos pasábamos una cantidad de horas ridículas en el estudio, para mí era agotador porque a mí me gusta trabajar rápido. Tengo la confianza para hacerlo. En este disco los integrantes de la banda básicamente se han visto en la obligación de ir a mi ritmo, y creo que les ha venido bien porque somos una banda que llevamos 25 años en activo y subiendo, y cuando llevas tanto tiempo en la música es fácil caer en los mismos hábitos de siempre. Cuanto más mayor te haces más importante es, como artista, creer en tu propio instinto y en tu propia creatividad.

Me parece interesante la autocrítica de ‘Wolves’: «te he tratado mal», pero no hay disculpa a la vista. No pides perdón por estar cabreada. Es un «soy así».
En la versión deluxe del disco hay una canción llamada ‘On Fire’ que de hecho va sobre no pedir perdón (ríe). ‘Wolves’ habla sobre la lucha que cada uno vive por ser la mejor versión de sí mismo que puede ser. A veces sentimos que no llegamos a ese nivel. Esta canción se basa en un cuento de hadas de Europa del este que leí hace tiempo y me recuerda a la película ‘La noche del cazador’, que también habla sobre esa lucha interna que tenemos todos entre ser las mejores versiones de nosotros mismos, pero que también pasa a veces por ser las peores.

Es importante para nosotros saber qué podemos aportar como músicos veteranos que los más jóvenes no pueden

¿’The Creeps’ de qué va? Cuando cantas «I was so upset, I saw them selling me out, right there on Los Feliz Boulevard», ¿qué quieres decir?
Es una licencia poética (ríe) Pero se basa en una historia real. Precisamente estaba conduciendo por ese barrio de Los Ángeles hace unos años cuando mi mánager me llamó para comunicarme que había sido despedida de Interscope Records. Estaba a punto de cumplir 40 años y me quedé completamente devastada, pensé que nunca me iba a recuperar de aquello porque las mujeres de mi edad no son capaces de vivir una segunda oportunidad en la industria de la música. Y precisamente en Los Feliz había una venta en la calle, un mercadillo. Había un poster de Garbage, lo vendían por 2 pavos, y me quedé petrificada, me sentí una absoluta perdedora. Me dio muchísima vergüenza. Volví a casa, me pegué una buena llorera y en ese momento me liberé de todos esos pensamientos impuestos por la sociedad en la que me crié según los cuales una mujer de 40 años ya no tiene oportunidades en el sistema capitalista ni en la industria de la música. Entonces decidí darme un descanso y en esa época me metí en el mundo de la tele. Unos años después Garbage volvimos más tranquilos que nunca, liberados de todas esas expectativas y aspiraciones.

Da la sensación de que la gente espera que seas joven por siempre.
A la gente le encanta la juventud en el pop, no les culpo, la cultura popular actual está llena de juventud, pero nosotros no esperamos ser jóvenes por siempre. Somos veteranos en la música y en la vida en general y ya no tenemos intención de competir con los chavales. Jugamos una partida distinta. Lo importante para nosotros es saber qué podemos aportar como músicos veteranos que los más jóvenes no pueden aportar, y en nuestro caso lo que aportamos nosotros son las ganas de hablar de temas que nos son relevantes y sobre los que los artistas jóvenes no hablan debido a su juventud.

‘A Woman Destroyed’ es interesante. Muchas veces se marca la identidad de una mujer violada en los términos de víctima. En España hay debates sobre ello, con la filósofa Clara Serra a la cabeza.
Estoy totalmente de acuerdo con ella. La letra de ‘A Woman Destroyed’ salió de mi frustración con la manera en que se habla de las mujeres en la prensa. Me molesta mucho que se hable de las mujeres como si solo fueran víctimas o incluso cómplices de los crímenes que se han perpetrado contra ellas, como esas mujeres a las que, por haber compartido una habitación con Harvey Weinstein, ya se les echa la culpa de lo que les ha pasado. Aún se culpa a las mujeres por la incapacidad de los hombres de controlarse a sí mismos. En la canción me transformo en una superheroína que se venga de esta situación con todos los poderes que las mujeres tienen a su disposición. ‘A Woman Destroyed’ da una vuelta a este pensamiento tan prevalente en la cultura que dice que las mujeres son débiles, tontas y despreocupadas.

De ‘Flipping the Bird’ me llama la atención el contraste entre la letra más o menos agresiva y la dulzura de la melodía, que es como navideña.
(suelta una carcajada) Esta canción la escribimos cuando grabé un podcast con Liz Phair. Me dio por cantarla en el estilo que ella usa en su primer disco, donde usa una voz grave y asertiva. Salió del podcast con ganas de emular su estilo, de evocar su espíritu. En ese momento estaba leyendo el libro ‘Los hombres me explican cosas‘ de Rebecca Solnit y la canción habla de «mansplaining». Me gusta porque es una canción rebelde, me hace sentir que vuelvo a tener 14 años otra vez y que le hago la peineta a alguien por detrás sin que me vea.

Cuando murió Dolores O’Riordan dijiste que se estaban muriendo los artistas de tu generación. ¿Qué piensas de esto ahora? ¿Garbage y Cranberries tenían cosas en común?
Teníamos mucho en común, tocábamos en los mismos festivales pero nunca nos conocimos. Dolores y yo éramos contemporáneas en los 90 y me dio mucha pena cuando murió, era muy joven.

¿Cómo será la gira? ¿Cuánto peso tendrá el nuevo álbum? ¿Qué hits irán sí o sí?
De momento tocamos de teloneros de Alanis Morissette y Liz Phair en Norteamérica y de Blondie en Reino Unido. El problema de tocar de teloneros es que el público no viene a vernos a nosotros, así que intentamos no tocar demasiadas canciones del cualquier nuevo disco que estemos presentando. Pero después de estos conciertos esperamos volver a Europa y tocar para nuestros fans.

Lo más visto

No te pierdas