Shortbus

Por | 01 Mar 07, 13:04

SHORT.jpgComo una corriente eléctrica que ilumina la vida de sus personajes y el pegamento que los une, el sexo es el eje central de esta curiosa película, ‘Shortbus’, la segunda de John Cameron Mitchell, a quien recordamos por la celebrada ‘Hedwig and the angry inch’.

El escenario es la ciudad de Nueva York, que a lo largo de todo el film se va preparando para un gran apagón (que simularán de una manera muy apañada y efectiva con una sencilla maqueta de cartón, muy significativa) causado por las propias miserias sexuales de esos personajes que protagonizan esta historia. Una consultora sexual preorgásmica y que no cree en el orgasmo, una pareja de gays (James y Jamie) que tienen serios problemas de comunicación, Severin, la prostituta sadomasoquista que está harta de su vida, un mirón empedernido… Todos ellos se encuentran en el Shortbus, una suerte de cabaret medio clandestino donde la única norma es que no es no y en el que sus asistentes pueden dejarse llevar por todos sus instintos sexuales, con y donde quieran, charlar de sus cosas o simplemente hacer amigos. Cualquier cosa es posible en Shortbus.

Esta película no pasaría de ser la típicia película indie de mediana calidad (actores desconocidos, ambiente modernillo diálogos ingeniosos, crisis en las parejas…) si no fuera por lo que le ha dado fama desde mucho antes de su estreno: el s*exo en vivo. Sí, en ‘Shortbus’ hay mucho s*exo y además es de verdad, sin dobles ni planos trucados ni insinuaciones: erecciones, penetraciones, s*exo oral, o*rgías l*ésbicas, heteros y mixtas… Todo es real y lo practican los propios actores que, por cierto, no vienen del mundo del porno. A pesar de lo explícito de la mayoría de las secuencias (la autof*elación es bastante priceless), al salir del cine te quedas con algo más que las escenitas de sexo en vivo y en directo: que la incomunicación es uno de los grandes males que sufren los urbanitas de hoy día, que el miedo al sexo no es otra cosa que el reflejo del miedo a ser nosotros mismos, que estamos llenos de inhibiciones y que todos tenemos o necesitamos un Shortbus -aunque no sea necesariamente un club de intercambio de parejas- donde dejarnos llevar.

Muchos reconocerán en la banda sonora grandes canciones como ‘Boys Of Melody’ de The Hidden Cameras, o temas de Yo La Tengo, Animal Collective o Scott Matthew. Además, hay un cameo con bastante protagonismo por parte de JD Samson, la del bigotillo, gafas y gorra de Le Tigre. En el final -que recuerda indefectiblemente a ‘Hedwig’- hay tintes de musical y un mensaje claro: el sexo es la electricidad que mueve, si no al mundo entero, al menos a Nueva York. 7

  • Gabatalla

    LA PELI ME ENCANTÓ…y grandioso descubrimiento (fisico e interpretativo)Jay Brannan (el que hace de modeli). Tiene web propia http://www.jaybrannan.com/….canta, es guapo, tierno…..PRICELESS el beso negro cantando el himno americano…9

  • A mí la peli me pareció simpática, pero el mensaje no es nada nuevo y el guión -sorprendentemente premiado en Gijón- muy muy flojo. En cualquier caso, el tratamiento del sexo en el cine es muy interesante y yo incluso diría que novedoso. El propio director confiesa que quería huir de una representación oscura del sexo real en el cine. Interesante, sin más.

  • petula

    Ví shortbus en Gijón y me encantó, me lo pasé genial durante la proyección, la gente reía y aplaudia al final sin parar. Pocas veces he visto tanta empatía entre peli y público en un festival.

  • Cardo

    lo del sexo real no aparcía ya en 9 songs, de winterbottom?

  • petula

    Ah, si Patata me lo permite yo también escribí una crítica de shortbus dentro del especial gijón06 en la revista extraños en el paraiso, no se vincular en este blog así que dejo toda la dirección: http://www.escena.ya.com/3eparaiso
    Jay Brannan es un chico de impresión, me apunto la web.
    Gracias

  • poorleno

    A estas alturas lo del sexo real no creo que sorprenda a demasiada gente. De todos modos es una película encantadora y yo acabé enamorado de PJ Deboy!

  • Creo que hay cosas que hemos visto de manera diferente:

    La china canadiense es preogásmica pero se pasa toda la peli buscando el orgasmo, no creo que no crea en él…

    El problema de los Jamies no es de comunicación, es que James es un enfermo depresivo incapaz de amar…

    Para mi el tema de la peli es de lo que habla el Alcalde con Ceth: la permeabilidad. El sexo es quizás la mayor manifestación de apertura hacia los demás, y las fobias y filias sexuales son refelejo de nuestra relación con la soledad existencial.

    Un neoyorquino es lo que es por su permebilidad: sexo, política, música, artes performativas, desprejuicio y sentido de comunidad.

    I LOVE NY!!!

    Shoo-be-doo-be-doo-wop, I overdid it at the soda shop…

  • valle

    merece mas nota esta peli,patata
    te has quedado corta
    la vi en gijón
    la chica perseguia el orgasmo,sí

  • Ya me parecía raro que os pasara desapercibida esta pleícula. A mí es de lo que más me ha gustado en lo que llevamos de año.

  • retrorganico

    Uy,yo también le hubiera puesto algó más que un 7 a la peli. Estuve todo el rato enganchadísimo a la historia y a los personajes y encima la música contribuía a ese estado. Y me encantó que se sonaran Azure Ray.
    A mí me pasa algo parecido a lo que siente el voyeur :S
    Lo que quiero decir es que en mi vida me suele gustar y atraer la gente que parece triste como dice él, así que por eso casi me corro con muchos de los personajes de shortbus. Los dos Jamies tenían un problema, el de James es lo que dicen por ahí pero el otro es que es incapaz de amar a alguien que no sea él mismo.
    ¿No parecía a veces la china la versión oriental de Patricia Conde?

  • retrorganico

    Ay, lo de que se sonaran Azure Ray ha quedado un poco extraño…

  • Buenísima, había leído sobre ella y me la habían recomendado como una especie de “Moulin Rouge” llevado al sexo y no me defraudó como suele pasar cuando te ponen una peli muy bien. Me reí, me sentí (muy) identificado (no diré con quien), me emocíoné, me excité…una joya, merece más nota.

  • A mí la película me gusto bastante, aunque como maximo la daría un 7 también. Creo que se pasa un poco con lo del sexo solo por impresionar (y no os penseis que soy un puritano… si quereis os doy la liste de blogs de videos porno que tengo en mis favoritos… :) y a veces me llegó a aburrir. Lo que más me gustó fue Jay Brannan, que está estupendo.

    También me gustó mucho la idea de Shortbus, me encantaría conocer un sitio igual y poder ir… pero no soy suficientement gay creo…

    Por cierto, el actor que hace de uno de los James/Jamies es un canadiense gay de Montreal que tenía un programa en una televisión gay canadiense, si quereis ver algunos de sus videos

    Pero vamos, que me lo pasé mejor y me pareció más interesante Little Miss Sunshine (guardando las distancias…).

  • Pingback: El orgullo de Daniel Zueras at jenesaispop.com()

  • twiggy

    Tierna, dulce, valiente y divertida.

Send this to a friend