Nominados a los Goya: ‘El cónsul de Sodoma’

Por | 07 Feb 10, 22:20

jaime-gil-biedmaEn toda entrega de premios tiene que haber al menos una película histórica o un biopic nominados. Uno destacado en los próximos Goya es el retrato que ha hecho Sigfrid Monleón, basándose en un libro de Miguel Dalmau de 2004, del poeta Jaime Gil de Biedma. Juan Marsé, que es uno de los personajes secundarios de la película, ha dicho lo siguiente, según recogió hace unas semanas El País: “La película es peor que mala. Es una ofensa a la memoria del poeta por su estupidez y su grosería, algo que va más allá de su absoluta insolvencia cinematográfica. (…) Me resulta grotesca, ridícula, falsa, inverosímil, sucia, pedante, dirigida por un fallero incompetente y desinformado, mal interpretada, con diálogos deplorables. Es una película desvergonzada, de título infamante y producida por gente sin escrúpulos”.


En el mismo artículo, otros amigos de Jaime Gil de Biedma, como Luis Antonio de Villena o Javier Alfaya, sí le reconocen. Jordi Mollà, que ya había hecho de gay en ‘Segunda piel’, es el encargado de interpretarle y, aunque en la lectura de poemas que inunda el guión, a menudo irrita su tono medio pedante y pijo medio bonachón (a veces parece un imitador del Rey), en algunas escenas varios personajes o situaciones se encargan de recalcar que el poeta era, como suele pasar, bastante irritante.

No estamos por tanto ante una película que divinice la figura de nadie. De hecho, son abundantes los desnudos frontales, las orgías y las relaciones sexuales en los lugares más grotescos, y no sólo homosexuales; que ahí está Bimba Bosé debutando como actriz en el papel de Bel, y sin desentonar en ningún momento (parece un transexual inexpresivo).

Cuando ‘El cónsul de Sodoma’ se muestra más excitante es, en cambio, en el reflejo de la “Gauche Divine“, de la escena literaria de la época o de la existencia de la poesía social con Franco en vida. Aparecen el mencionado Juan Marsé y Carlos Barral y hay una escena muy interesante en que un gitano en una fiesta junto a Jaime, rodeado de todo tipo de lujos, les dice que ellos en realidad son de derechas. La familia del poeta tiene una gran tabacalera y pertenece a la alta burguesía, con todas las contradicciones que eso conlleva.

Monleón da, pues, un retrato completo desde todos los puntos de vista de la vida de Gil de Biedma, aunque quizá haya apuntado demasiado alto, dejando multitud de imperfecciones por el camino: Vicky Peña, extrañamente nominada al Goya, apenas habla y está desperdiciada; las escenas de sexo son excesivas y terminan resultando innecesarias (con un par de penes habría bastado) y el final, con una popular canción de un grupo muy querido de los 80, se mueve (nunca mejor dicho) entre lo ridículo y lo kitsch. ¿Era aposta? 5.

  • “Con un par de penes habría bastado” parece el título de una canción de Klaus&Kinski.

  • La rajeta del coño

    Esta película la meé yo.

  • Creo que el final no es ridículo ni kitsch sino realista, bastante realista, y que ilustra el final de la vida de bastantas homosexualas, entre las que no me extrañaría incluirme yo en el futuro.

  • palomacoja

    A mi Mollá tb me recordó a Parada y Vicky Peña no sale o casi pero sí está nominada a asecundaria.Al fin y al cabo Blanca Portillo,Ángela Molina, o Natalia Mateo no hacían nada en sus pelis……

  • ¿un grupo de musica con Bimba? No gracias
    ¿una pleícula con Bimba? No gracias

Playlist del mes

Send this to a friend