‘Entre nosotros’, ¿me quiere o no me quiere?

Por | 25 Jun 10, 12:16

Entre_NosotrosViendo ‘Entre nosotros’ es imposible, para cualquiera con un poco de memoria cinéfila, no acordarse del ‘Viaggio in Italia’ de Rossellini. Una pareja en crisis, Italia, vacaciones… La directora Maren Ade es consciente de esas y otras resonancias, y no tiene problema en confesarlas. En concreto su admiración por otros monumentos a la crisis matrimonial como ‘La noche’, ‘Secretos de un matrimonio’ o ‘Una mujer bajo la influencia’. Pero a diferencia de, por ejemplo, lo que hizo Nobuhiro Suwa con la película de Rossellini en ‘Una pareja perfecta’, Maren Ade no ha querido hacer una reescritura a modo de palimpsesto de las obras de Antonioni, Bergman o Cassavetes.


La directora alemana, una de las cabezas visibles de la llamada Escuela de Berlín (de la que el festival de Gijón ya prepara retrospectiva), se aparta de sus referentes por lo menos en lo concerniente a los personajes. A ese respecto las primeras secuencias de ‘Entre nosotros’ son muy significativas. Cuando parece que vamos a ver una historia sobre una pareja consolidada con hijos en común, Ade da un volantazo y nos lleva por otro camino mucho menos transitado: el de una pareja que lleva poco tiempo junta y aún se está conociendo. La película se centra en ese momento crítico donde, pasado el fervor amoroso, se empieza a ver lo que el enamoramiento impedía: que el otro tiene defectos. Ese periodo clave de convivencia, en este caso vacacional, donde la pareja, tras una crisis más o menos intensa, puede salir reforzada y con un proyecto vital en común, o completamente rota, acabada.

Para ello, Maren Ade se apoya en la labor de los intérpretes, sobre todo en una formidable Birgit Minichmayr (premio en la Berlinale). Cubriendo sus deficiencias como narradora, que provoca algún que otro bajón de ritmo, la directora despliega todo su talento en la caracterización de los personajes, en cómo se relacionan. Y lo hace filtrando toda su comunicación a través de un sentimiento: la inseguridad. Falta de seguridad en uno mismo y en el otro. En las capacidades de uno mismo y en el amor del otro. Ese sentimiento del que brota una de las preguntas que más resuenan en la cabeza de muchas parejas: “¿de verdad me quiere?”.

Esa inseguridad se traslada también a la puesta en escena: cámara en mano, inestable, insegura. Y a la misma historia, que gira en un bucle plagado de conflictos, de peleas y reconciliaciones, y acaba casi donde empieza: sin certezas ni conclusiones cómodas. ¿Lo dejan o se irán a vivir juntos? 7.

  • Me va la crítica de Joric.

  • nomorepanchitos

    para cualquiera con un poco de memoria cinéfila, no acordarse del ‘Viaggio in Italia’ de Rossellini

    jajajajajaja,sois tan pedantes que haceis gracia,pero nada más

  • apetece, apetece

  • pedante no.

    es una crítica, y si hay influncias… me parece importante que se comenten. y es importante, porque el cine está a la altura de otras artes “más pedantes”, si (te) lo parecen.

    hay unos que pueden elegir la superficialidad, y otros que no.

  • nomorepanchitos

    me encantaría saber cuantas pelis de Rossellini habeis visto

  • Bellucci

    A ver. Si has cumplido tu servicio cinéfilo obligatorio es evidente que conoces los referentes mencionados en la reseña. Ahora, de alguna manera, el crítico las debería emplear para acercar la cinta a sus lectores y no generar una distancia entre ellos y la obra. ¿Qué hay de malo, por otro lado, en quedarse en la superficialidad? ¿Si no he visto a Rossellini o seguido Neorrealismo italiano 101 no podré disfrutar de la película de Ade? ¿El cine de autor huye de los lectores superficiales y solo está destinado a una práctica onanista de aquellos que lucen poleras de Chabrol? Por ejemplo, siendo superficial (a pesar de conocer a esos autores), no podría un lector decir que le recuerda a una comedia romántica norteamericana. Sí, a ese típico blockbuster que llega cada semana a su sala más cercana. ¿Si reconozco que me he quedado dormido viendo alguna película de Antonioni soy superficial? Si mal no recuerdo alguno de los postulados de estos autores era ir contra la intolerancia y la abulia de la sociedad, combatir el pensamiento y reflexión en serie. El problema no eres tú, es usted.

  • Cool Al

    Bellucci desde ya, soy fan tuyo

  • aswrw

    Lo dicho:unos pesados

  • Grékov

    A qué niveles llegamos… Joder ni que se citara la típica película chunga del taiwanés de turno que no conoce ni el tato.

    Y yo no he visto nada de Rossellini, vergüenza mía, y está claro que si meten una referencia así, el problema es mío y de mi ignorancia. Jamás se me ocurriría llamar pedante el citar a un director europeo de los más célebres.

    MUCHO más pedante y arrogante es, por cierto, decir “me encantaría saber cuantas pelis de Rossellini habéis visto”. Si acaso ahora lo dará el señor odiapanchitos, el permiso para hablar o dejar de hablar de Rossellini.

    No me cansaré de decirlo nunca: cuánto fantasma hay por internet.

  • aswrw

    fantasmas muchos,gays y pedantes más

  • Asturcón

    Yo me paso al Viaggio del rossellini por las pelotas, para que engañaros. Pero como habláis de mi adorado Festival de cine de Gijón, os perdono la indiez.

  • Bellucci

    Es interesante ver cuanto aportan los últimos comentarios. Una clara demostración que si la intolerancia alcanza estos niveles aquí, cómo será en otros espacios supuestamente más radicales. Lluvia de calificativos hacia el otro: gay, pedante, pesado, fantasma… Curioso este calificativo cuando lo lanza alguien que firma con seudónimo, que es la mayoría de los casos. De la película absolutamente nada. ¿Tanta mala leche les provoca que alguien escriba de ese modo? Porque de haber cierta ostentación y regodeo intelectualoide en las notas de Joric lo hay, eso es obvio. Pero sus críticos se quejan en formato twitter, 140 caracteres o algo menos. El anti-Joric debería, cuando menos, ser el doble de pretencioso que él. Si alguna vez paso por Gijón no tocaré ningún DVD de Rosselini. Más vale prevenir. Digo, después de lo dicho por Asturcón.

  • Grékov

    Ahora citar la peli del Rossellini es “indie”, ya ves tú por donde. El día que Asturcón se entere que eso de indie no signfica absolutamente nada, se quedará mudo, como el indi(o) de la del Cuco. (Buff que referencia más pedante y indie me cascao, toma ya ¬¬).

    “Fantasma” significa “persona envanecida y presuntuosa”, lo siento si alguien se ofende, pero es eso.

  • Bellucci

    Recién me entero que por extensión ahora la Berlinale es un festival “indie”. Por juego de equivalencias, Sundance sería Hollywood, no? Y en cuanto a “fantasma”, diablos, me has hecho ir hasta la mismisa RAE y he caído en cuenta que te guías por la quinta acepción o entrada para definir dicha palabra. Así que podríamos decir, siguiendo la norma, que la lectura de tus comentarios me hacen recordar al entrañable Casper, querido Grékov.

  • Grékov

    No sé qué demonios tiene que ver que sea la quinta o la vigésimo novena acepción, cuando es la ÚNICA que se usa para defnir a una persona y es absolutamente habitual. Pongo lo de la RAE porque es la norma común, nada más.

    Claro, que si estás metido en temas de ectoplasmas y aparciones y demás chorradas del otro mundo, pues entonces no sé… Saluda al Rossellini de mi parte, se estará partiendo con conversaciones tan lúcidas.

  • listillo (perdón)

    también recuerda a “le meprís”, de Godard, o “Secretos de un matriomonio” de Bergman, o incluso “la aventura” de Antonioni…¿pedante? no, llamádme más bien “persona con estudios”.

  • el abuelo

    Joric, Bellucci y Grékov (listillo, no te des por aludido) grandes egos y buena fortuna. Quizá sean felices.

    Eso sí, cuando yo veo a un pedante o soberbio lo llamo por su nombre. Si pensara en fantasmas, llamaría a Bill Murray.

  • Pues yo me aburrí como una ostra. Además, creo que la película no profundiza en el conflicto entre ellos ni en la relación con la otra pareja. La parejita me pareció de lo más insoportable, tanto el tontaina (pero sexy) novio como la plasta (aunque a veces llena de razón) y fea novia. El ritmo narrativo le falla a la directora, pero no es una película espantosa. Solo aburrida y manida.

  • Warp

    La clave es ¿es más aburrida que Two Lovers, o menos?

  • aswrw

    que pereza

  • Aránzazu La Nuit

    Si sirve de algo mi aportación, la película de Rossellini “Viaggio in Italia” se tituló en España “Te querré siempre”. Quizás así suene más, y como de costumbre, pasándonos las traducciones de las pelis por el forro. A mí sí me ha gustado la crítica y probablemente la pedantería de la que algunos hablan yo la entiendo como un sentido de exigencia y respeto a la inteligencia de los que leemos Jenesaispop.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend