‘Operación dulce’: la espía que me amó

Por | 06 Feb 14, 20:13

operaciondulceIan McEwan no falla. El autor de clásicos contemporáneos como ‘Amor perdurable’, ‘Expiación’ o ‘Chesil Beach’ vuelve con un libro fabuloso. ‘Operación dulce’ (Anagrama) es una novela de espías muy particular. En realidad es una historia de amor encerrada en un relato de espionaje. La protagonista es Serena Frome, una atractiva estudiante de matemáticas y lectora voraz de novelas que es reclutada por el MI5 para llevar a cabo una misión secreta: promocionar a novelistas de tendencias anticomunistas a través de una fundación que funciona como tapadera.

Estamos en Inglaterra en 1972. La Guerra fría, el IRA, la crisis energética, la huelga de la minería. En ese sentido, ‘Operación dulce’ funciona como un gran fresco histórico. Una Inglaterra poscolonial sumida en una profunda crisis política, sometida a sucesivos estados de excepción, pero, sin embargo, cultural y socialmente vibrante, con movimientos como el feminista cada vez más potentes, y una escena musical y artística que ha hecho historia.

En este contexto se desarrolla una trama de espionaje que se abre en varias direcciones. Por un lado asistimos a la llamada “guerra de ideas” o “guerra fría cultural”, la promoción y difusión de los valores de la cultura occidental –“estimular lo que es bueno y correcto”- por parte de los servicios secretos de Inglaterra y Estados Unidos. Pero no solo espían los gobiernos, también los amantes. Por celos, por despecho, por venganza. En estos juegos psicológicos, donde la realidad y la ficción se (con)funden, encontramos al McEwan más reconocible y admirable, el más cercano a, por ejemplo, ‘Expiación’.

Por medio de una prosa muy ágil, formada por frases cortas y precisas, el autor consigue fundir de manera brillante la novela de ideas y el relato de género, la trama romántica y los giros metaficcionales. Una historia de amor entre dos tipos de lectores: una con gustos sencillos, novelas con personajes con los que se puede identificar, y el otro con inclinación al posmodernismo. Una estupenda novela de espías, sutilmente paródica, con un final sorprendente. 8,9.

Etiquetas:
  • Albarn

    Uff, mira que “Chesil Beach” fue un coñazo épico…

    Le daré una oportunidad al libro a ver qué tal.

  • Mike

    Discrepo completamente. No solo es un libro que no recomendaría sino que ni remotamente lo puntuaría con un 8,9. Es un libro que debido a una buena promoción y a Ian McEwan ha tenido muy buena publicidad, pero ni de lejos cubre las expectativas.Es por ello que os digo que hay gente que os seguimos y atendemos a vuestras recomendaciones, y que si no tenéis una especie de “gabinete literario” en condiciones, para conocer el panorama novelístico actual y hacer recomendaciones fiables, os sugiero que os centréis en la música que desde mi punto de vista lo hacéis bastante bien.

  • tricks

    Yo lo dejé a la mitad por puro aburrimiento.El resumen es mucho mejor que el libro en sí.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend