Father John Misty / I Love You, Honeybear

Por | 10 Feb 15, 13:18

father-john-misty-honey-bearFear Fun‘ fue una brillante primera muestra de lo que Josh Tillman había guardado dentro de sí durante años. Antes, había construido una melancólica y taciturna fachada en siete álbumes firmados bajo su nombre propio, a la par que ganaba repercusión como batería de Fleet Foxes. “Cansado de ser J.”, como decía en ‘Every Man Needs A Companion’, Tillman precisó de un personaje, Father John Misty, para canalizar y mostrar todo el desparpajo, sentido del humor, frescura y sensualidad que albergaba soterrados. Lejos de titubear o echarse atrás, Tillman ha agrandado la figura de Misty con actuaciones en las que daba muestra de todo su magnetismo y carisma. Esa evolución toma forma en ‘I Love You, Honeybear’, un segundo álbum que lleva aún más lejos esta personificación.

Paradójicamente, pese a enfundarse esta máscara para crecer como artista, Tillman dedica todo este álbum a narrar muy explícitamente su relación con su esposa, la fotógrafa y directora de cine Emma Elizabeth Tillman. Contando con el beneplácito de esta, el norteamericano crea un relato casi cronológico de su historia de amor y cómo esta le afectó en lo personal y en lo creativo. Ante lo caótico que resulta su (muy extenso y divertido, por otra parte) texto promocional sobre el disco, basta echar un vistazo a las letras del disco para conocer de primera mano cómo Joshua invitó a Emma a tomar algo al encontrársela casualmente en el aparcamiento de una tienda de ultramarinos del californiano Laurel Canyon, tras un anterior encuentro en el que no surgió la chispa; y cómo, a partir de ahí, ambos se enamoraron locamente para rápidamente casarse, desintoxicarse de sus malos hábitos, mudarse a Nueva Orleans y no separarse nunca más, bajo ninguna circunstancia.

En sus fantásticas, imperdibles letras, Tillman desnuda todo ese recorrido de forma hiperreal, huyendo de clichés y de figuras excesivamente edulcoradas (o alternándolas con los momentos de amargura, al menos). Su título “Te amo, Osito” no es irónico, pero sí engaña, porque retrata con diáfana sinceridad su enamoramiento sin despreciar la angustiosa dependencia física, las dudas respecto a transformarse o transformar a la otra persona, el abismo de la inseguridad o la confortable sensación de estar totalmente a salvo al lado de esa persona cuando todo se desmorona alrededor. Así, consigue plasmar ese tifón emocional, sus glorias y sus miserias (sobre todo, sus glorias) y darle, como en las grandes novelas norteamericanas, un carácter universal. Y, de paso, no pierde la oportunidad de mandar recaditos aquí y allá a la distópica sociedad occidental, con pullas sobre religión, alienación y pobreza económica y moral. La más específica es la sobresaliente ‘Bored In The USA’, una canción que afea el estilo de vida de la clase media norteamericana. Su directa y ácida letra tiene tantos recovecos que casi merece una tesis en la que cabrían Springsteen, Schopenhauer y la deuda financiera a la que se ven abocados hoy los jóvenes universitarios.

Y Father John Misty crece en más sentidos. De nuevo junto al magnífico Jonathan Wilson en la producción y dejando cada vez más de lado sus facetas folk y country, Tillman crea un heterodoxo muro de sonido con coros, arreglos orquestales, mariachi, jazz, soul, rhythm and blues y hasta algún ramalazo electrónico ocasional. Un conjunto de fabulosas canciones que, aunque no esconde la herencia de Harry Nilsson, Scott Walker o Randy Newman, Josh hace suyas mostrándose, más que nunca, como un cantante notable, sacando su faceta más negra. ‘I Love You, Honeybear’ tiene momentos vibrantes como ‘The Ideal Husband’ o la sorprendente (¡y bailable!) ‘True Affection’. Pero, sobre todo, está repleto de instantes conmovedores, de sinceridad y pasión desbordantes, como la propia ‘I Love You, Honeybear’, ‘Chateau Lobby #4 (In C For Two Virgins)‘ (siendo Josh y Emma esos dos vírgenes en el amor), ‘Where You’re Smiling And Astride Me’, ‘Holy Shit’ o ‘I Went To The Store That Day’, que cierra el álbum recordando el día en que se conoció la pareja y proyectando, a la vez, su futuro. Una obra así, bella (lo cual incluye su fantástico arte, realizado por la fabulosa Stacey Rozich), exquisita, honesta y valiente, tiene que estar en el altar de cualquier que haya conocido el verdadero amor o aspire a hacerlo.

Calificación: 8,6/10
Lo mejor: ‘Bored In The USA, ‘Chateau Lobby #4 (In C For TWo Virgins)’, ‘I Went To The Store One Day’, ‘I Love You, Honeybear’
Te gustará si: estuviste enamorado, lo estás o quieres volver a estarlo.
Escúchalo: Spotify; si eres un poco freak, prueba con la versión MIDI.

  • Frikotheque

    Nunca había escuchado a este tio ni sabía quien era hasta que escuché la versión SAP (Que de hecho me gusta más que el álbum ya con todos los retoques), pero este álbum es genial, me recuerda mucho a Sun Kil Moon con su Benji, con alguna que otra diferencia.

  • Curtis

    La mejor canción del disco es ‘Holy Shit’ pero de aquí a Getafe

  • Fernando Guardiola

    Desde luego que si

  • A mi a lo que me recuerda por temática -y por resultados- es al gran We love the city de Hefner.

  • Alfie

    Me rindo a los pies de este señor, hacia tiempo que no escuchaba una canción introductoria tan buena

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR