La Bien Querida / Premeditación, Nocturnidad y Alevosía

Por | 21 Mar 15, 10:38

premeditacion“Campaña” es una palabra que siempre ha repelido en el mundo independiente, inspirando hace unos años un artículo en este site titulado “Los indies son pobres porque quieren“, en el que hablábamos de lo poco y mal que explotaban su potencial comercial algunas formaciones underground. Siete años después de aquella columna de opinión, probablemente acertada en unas cosas y desacertada en otras, todavía grupos como Toundra hablan del éxito que ya tienen casi como si les fuera ajeno. Preguntados sobre el hecho de ser top 2 en ventas en España nos contestaban: “no es nunca ni un fin ni nada por el estilo. Consideramos que la cultura no se puede medir por estas cosas. Es simplemente una medición de un mercado y de una industria de la que no nos sentimos parte”.

Lo que ha rodeado el lanzamiento de ‘Premeditación, Nocturnidad y Alevosía’ no ha sido una “campaña” de márketing al uso, pero no cabe duda de que ha seguido una estrategia, como abiertamente reconocía Ana Fernández-Villaverde durante una charla el año pasado. “La vida de un disco de un grupo indie mediano como nosotros no es muy larga y menos si ya no eres novedad en el panorama musical, así que se le ocurrió a David (Rodríguez) sacar el 4º disco en forma de 3 maxis. A mí me pareció bien y entonces empecé a idear el concepto de los tres empezando por los títulos, el cuadro, las portadas…”. No pudo expresarlo mejor ni podía tener más razón. En este mundo en el que la vida de un disco cualquiera (no sólo indie) es de dos semanas “y después paso a otra cosa”, la división de estas 12 canciones en 3 EP’s, asociada además a conceptos artísticos, ha sido un acierto absoluto. Por supuesto habrá quien haya esperado a la reunión de todas las pistas en un solo CD o grupo, habrá quien no haya visto alguno de los tres vídeos de presentación por pereza, y habrá quien llegue a la edición de este disco algo quemado de La Bien Querida. Pero no es nuestro caso. Sin filtraciones -como ha de ser-, cada pista estrenada a través de un vídeo o de un audio ha sido un paso excitante hacia el que parece el mejor álbum de la artista. ¿Lo es realmente o estamos deslumbrados por el atractivo de este tríptico?

En verdad, el formato dividido en tres no permite disco malo, ni siquiera mediocre. ¿Quién va a querer escuchar un álbum presentado por varios singles y EP’s que no molan? La fórmula escogida de ninguna manera funcionaría si el segundo single hubiera sido cuestionable y el tercero “regulero”. ‘Poderes extraños’ fue un gran primer sencillo: acorde con su mensaje “tú tienes poderes extraños sobre mí” (pero me gusta) y con ese “no quiero esperar para poder ser feliz” (después de la resistencia), sus pasajes instrumentales suenan calmados y tranquilos, elevando la canción al cielo y dotándola de nuevos significados. Pero si el disco tuviera sus flaquezas, probablemente habríamos conocido inmediatamente después las 11 canciones restantes, y no más pepinazos como ‘Ojalá estuvieras muerto‘ y ‘Muero de amor‘. El primero, más tremebundo todavía que su título, presenta la parte más oscura de la trilogía (llamada de manera muy indicativa ‘Nocturnidad‘) y el segundo ejerce a la postre de cierre épico para el disco, remitiendo a los grandes cantantes folclóricos del país en la onda de Raphael (ojo, tanto Ana como David han compuesto temas para lo próximo de Soleá Morente).

La relevancia de estas tres canciones en el repertorio futuro de La Bien Querida, nada menos que después de tres discos sólidos, es incuestionable. Pero hay incluso más composiciones que aunque se nos hubieran presentado dentro de un disco largo, es difícil que hubieran pasado desapercibidas. Es el caso de ‘Alta tensión‘, que va creciéndose al pasar de ser una canción ambient a una angustiosa balada tipo Visage sobre un desengaño; ‘Música contemporánea‘, que cambia sus estrofas llenas de tensión por un estribillo luminoso inspirado abiertamente por Franco Battiato; o ‘Vueltas‘, en la que el tratamiento de la voz de Ana (no hay efectos de producción, dicen) está en sintonía con la letra, que hace un paralelismo con el mundo infantil (“tu punto de vista retorcido me tiene dando vueltas como un niño”).

Como ‘Muero de amor’, ‘Disimulando’ apela a la vertiente más españoleta y rumbera del dúo; ‘Geometría existencial’ recuerda su vena más kraut; ‘Encadenados’ aporta un ligero toque de luz en la parte más siniestra, recordando de nuevo a New Order, antes de esa ‘Carretera secundaria’ que lleva al extremo a la Björk de ‘Homogenic’ y de ‘Crepúsculo’; y quizá ‘El origen del mundo’ sí podría resultar una pista más floja, aunque colocada en el disco en segundo lugar, nadie lo advertirá siquiera.

Con este torrente de temas que deberían ser hits, cabría plantear qué es La Bien Querida a día de hoy, pues después de tantas tonalidades brumosas y soleadas, los días en que la conocíamos vestida con falda flamenca suenan cada vez más lejanos. Sin embargo, su modo de componer, a la guitarra, es el mismo, y se nota en estas producciones que, aunque suenen synth-pop, góticas o melódicas, siguen explotando el doloroso costumbrismo de unos Everything But The Girl que también a ella la identifica (hace rato). Con las ideas aportadas por David y también con los vídeos polisémicos de Juanma Carrillo se ven enriquecidas asimismo esas letras que a veces acusan cierta sencillez, convenciéndonos de que el todo que forma este álbum es mucho más que la suma de sus partes.

Calificación: 9/10
Lo mejor: ‘Poderes extraños’, ‘Muero de amor’, ‘Vueltas’, ‘Alta tensión’, ‘Ojalá estuvieras muerto’, ‘Música contemporánea’
Te gustará si te gusta: el pop en español
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • SrZaius

    Acertadísima crítica y merecidísima nota. La división podría haber sido un auténtico desastre pero ha salido redondo, desde la elección de los singles, la evolución melódica de los tres EPs y el concepto artístico de cada uno. Me sorprende para muy bien el desarrollo que ha tenido la pareja, desde los inicios no creí que Ana pudiese dar más que canciones ñoñas, directas, fáciles y, como comentaban en una de sus entrevistas, “cantar al amor” y lo sigue haciendo pero con una serie de matices que pone los pelos de punta, al igual que Joe Crepúsculo la mezcla electrónica le ha venido de perlas y llega a transmitir mucho más que si la base hubiese sido de cuerda clásica. Ganazas de escucharla de nuevo en directo. Para mí destacaría “Alta Tensión”, “Ojalá Estuvieras Muerto” (Que la veo más como una autocrítica hacia uno mismo más que un odio irracional a alguien querido”, “Muero de amor” y “Geometría Existencial” (Destrucción de tímpano incluida).

  • Charls de Bain

    No coincido para nada con que El origen del mundo sea la más floja, con esa letra que tiene…
    De todas formas, gracias a Ana y a David por esta maravilla de disco.

  • 1 gramo

    embriagador e infumable a partes iguales. eructos.

  • Fernando Guardiola

    El disco está muy bien, pero un 9 es exagerado, os habeis pasado un poquito esta vez. Al nivel de Año Santo ? Pues no mira.

  • noseasquejica

    coincido contigo. un 9 es excesivo aunque hay que reconocer que tiene cancionacas este disco. Poderes extraños me tiene hipnotizado en modo repeat

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR