‘El hijo de Saúl’: la gran favorita para el Oscar de habla no inglesa

Por | 15 Ene 16, 23:59

manwhosoldSegún IMDB existen 252 películas que tratan el tema del Holocausto judío. Son muchas y muy diversas, tantas como para haber conformado casi un subgénero. Sin embargo, ninguna se parece a ‘El hijo de Saúl’. Que después de tantas variaciones sobre un mismo tema, de múltiples perspectivas y puntos de vista, un director haya sido capaz de esquivar los lugares comunes y aportar una mirada realmente diferente y de gran relevancia artística sobre los campos de exterminio nazis, es como para hacer lo que ya hicieron en Cannes: aplaudir hasta que te piquen las manos.

El debutante László Nemes se ha sumergido en las profundidades de Auschwitz adoptando un punto de vista insólito. El director aplica una mirada dardenniana, neutra y despojada de artificios sentimentales, al terrible día a día de un sonderkommando, los prisioneros judíos que eran obligados a trabajar en las cámaras de gas y los crematorios. La cámara se pega al protagonista para hacer partícipe al espectador de su labor diaria, desde conducir a los recién llegados a las cámaras de gas hasta esparcir sus cenizas en el río. La cotidianidad en un campo de exterminio como nunca lo habíamos visto.

El director utiliza una puesta en escena de una eficacia dramática extraordinaria. Estrecha los límites de la pantalla (formato 4/3), alarga la duración de los planos, deja fuera de foco los contornos y manipula sabiamente la banda sonora. El resultado es una inmersión en primera persona en el corazón de las tinieblas. Apenas vemos nada. Solo escuchamos, vislumbramos y, lo que es peor, imaginamos lo que allí está ocurriendo. Nemes demuestra que, en ocasiones, es mucho más eficaz mostrar el horror de forma oblicua, sesgada, desapegada, que de manera frontal, subrayada y “sentimentalizada”.

Sin embargo, ‘El hijo de Saúl’ no es una película redonda. Además de la cuestionable caracterización de los nazis, en el límite de lo grotesco, su dispositivo formal es tan arriesgado y está tan presente, que a veces, no demasiadas, devora a la propia película. Alimenta la reflexión, cierto, pero también limita la emoción. Sus largos planos-secuencia (Nemes fue ayudante de Béla Tarr en ‘El hombre de Londres’) resultan hipnóticos y perturbadores la mayoría de las veces, pero otras consiguen el efecto contrario: la desconexión emocional. Aun así, estamos ante una de las películas más relevantes del año pasado. 8.

  • Rodex

    A la “academia” le gusta este tipo de películas, el tema judío siempre encumbrado para ellos, sera porque casi todos son judíos? vaya! que tela… no tiene competencia, ya lo gano.

  • Coronel Genial

    Y porque no hacen una reseña de #ElAbrazodelaSerpiente, no la he visto, pero me han dado buenos comentarios de ella, ademas tiene muchos premios por detrás…
    El chico de abajo tiene razón, las películas sobre el Holocausto Nazi, siempre han sido catapultadas por los premios de los jurados, aunque siempre son buenas, esta que reseñan no me parece un tema del cual no se haya contado. Saludos JNSP.

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR