Delafé / La fuerza irresistible

Por | 18 May 16, 17:12

lafuerzairresistibleEn la entrevista a Óscar D’Aniello que publicamos recientemente, una de las preguntas giraba en torno al retorno a los inicios que supone ‘La fuerza irresistible’, en comparación a ‘De ti sin mí- De mí sin ti‘. No hay sonoridades orgánicas, tal como declara D’Aniello: “hemos querido volver a la rotundidad de las bases. Es mucho más electrónico y nos hemos basado en bombo, caja, teclados y piano”. Más allá de la participación en las mezclas de Tim Latham (Black Eyed Peas), hay una cosa que reapareció en el anterior álbum y que, afortunadamente aquí se sigue manteniendo: la frescura. Si ‘vs Las trompetas de la muerte‘ evidenciaba un agotamiento de la fórmula, en este disco, a pesar de algún resbalón, la sensación es que, efectivamente, Delafé ha sabido recuperar la senda de su primer disco, a pesar de que el grupo se haya quedado solamente en él y Dani Acedo.

La primera sensación que transmite ‘La fuerza irresistible’ es de desvergüenza: bases expansivas, coros desatados, funk a raudales, guiños al electro ochentero, espíritu ultra pop… Como si D’Aniello no hubiera querido frenarse ni limitarse a la hora de exponer su música. Y aunque el disco no es perfecto, cuando acierta, acierta pero bien. Y casi donde acierta más es en las canciones menos animadas, más contenidas; las que acaban recordando más a ‘vs El monstruo de las Ramblas’. Su rutilante tramo inicial lo demuestra. ‘La fuerza irresistible’ ya invita a quedarse gracias a su melancolía saltarina (no, no es contradictorio) y esos coros que parecen rememorar al ‘Soy ruso señor’ de El niño gusano (“¿Por qué estás cansado?”, inquieren). ‘Días y días’ (donde colabora Las Flores Azules) abre como un soflama repleta de odio, especialmente contra la figura de los hipsters: “Me cago en los hipsters y su puta madre / Los odio y me odio por ello” para, a continuación, parar y cambiar a un discurso “enrollado” en que se burla del tópico buenrollista que siempre se atribuye al proyecto Delafé. Sin embargo sabiamente acaba virando en una emocionante proclama de techno pop agridulce.

Pero Delafé dice adiós a la melancolía y hola al despiporre en ‘Diario de batalla (No más lágrimas)’, exaltado góspel -con la colaboración de Carlos Cros- mezclado con Fatboy Slim. La pena es que este deslumbrante comienzo se enfría un poco en su tramo central, donde las expectativas no parecen cristalizar, dando lugar a unas canciones que son muy resultonas pero que no emocionan e insisten demasiado en el cliché positivo. Aun así, algunas no dejan de ser nutritivas: ‘Lo más bonito del mundo’ cae en exceso en el optimismo de escaparate, pero contiene un infeccioso estribillo funky, capaz de recordar a la mejor Fundación Tony Manero. Quizás ‘Contigo cobra sentido respirar’ con La Bien Querida resulta la pequeña decepción del disco. No es un mal tema, para nada, pero estamos ya en un estadio en que parece que exijamos a Ana Fernández-Villaverde que cada una de sus colaboraciones se salde con una obra maestra… y esta canción apenas araña, a pesar de su espíritu de fábula amorosa.

Después del pequeño bache, afortunadamente vuelve a cerrar con otro trío ganador. ‘Fiera’, con la participación de Priscila, es tan hortera, tan cursi, tan arrebatada (¡Esos coros operísticos cantando “Amooor”! ¡Lo tonta y tierna que es la parte de Priscila!) que engancha irremediablemente. ‘Fantasmas’ vence y convence por su estupendo armazón electro (muy a lo BSO de Vangelis) y una letra de “sal-ahí-y-lucha” casi religiosa que toca la fibra de verdad. ‘Essaouira’ recupera la letra de ‘Lo más bonito del mundo’, pero le da un giro más lírico mientras saquea alegremente el ‘Walk on the Wild Side’. No sé si los reticentes al hip-pop luminoso de Delafé le otorgarán un voto de confianza, pero solo por esa media docena de grandes temas que ha logrado sacar dando una vuelta de tuerca a su sonido habitual, vale la pena volver a subir a su tren.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘La fuerza irresistible’, ‘Días y días’, ‘Diario de batalla’, ‘Fiera’, ‘Fantasmas’
Te gustará si: eras fan de los primeros discos de Facto Delafé y las Flores Azules.
Escúchalo: Spotify
Cómpralo: Amazon

  • paninaroh

    cuando los grupos se van diluyendo poco a poco de integrantes da tanta pereza hacerles el caso de antaño que es inevitable….pasar del tema pero bueno habrá que escucharlo

Playlist del mes

Send this to a friend