David Otero / David Otero

Por | 04 Feb 17, 10:59

david-otero-portadaEs curioso ver cómo David Otero, el artista anteriormente conocido como El Pescao, se está quedando como el último representante de ese pop-rock hispano comercial y dicharachero que gobernaba el mercado entre el 2000-2010 -con la posible excepción de Sidonie-. En este 2017 los grupos ‘indies’ nacionales más populares están aquejados de cierto engolamiento; hasta gente como Leiva o el mismísimo Dani Martín sufren de exceso-de-trascendencia. Pero David Otero continúa a lo suyo. A día de hoy encaja perfectamente en el imaginario que los barceloneses planteaban en ‘Carreteras infinitas’: no es guay, pero tiene mano para las canciones.

‘David Otero’ es un gran disco dentro de su estilo. No es un álbum original para nada; su escucha remite a demasiadas cosas: al pop-rock anteriormente nombrado, al punk-pop californiano del que David se declara fan… pero es que la originalidad tampoco es una de sus preocupaciones. Lo que se ve es lo que hay. No hay más pretensiones que las de crear canciones bien hechas, resultonas, pegadizas, de estructura clásica, melodías concisas y sin estridencias. La producción es limpia, sin nada que esconder. Así consigue su objetivo sobradamente. ‘Micromagia’ es una idealista declaración de principios, con mucho encanto y muy bien construida, al estilo de Coti. El primer single, ‘Una vez más’, es un breve número de ska-pop que funciona como un tiro: una gran melodía, un ritmo saltarín ajustadísimo y un estribillo pegadizo hasta decir basta.

Las dos piezas iniciales quedan como la mejor baza del álbum aunque, afortunadamente, este no es de los que esconden un buen par de singles en un montón de relleno; éxitos en potencia hay unos cuantos: ‘Me enciendes’, la pista más acelerada y power-pop, podría ser perfectamente de lo mejor de ECDL. ‘Loco de amor’ remite inmediatamente a ‘Cómo te atreves’ de Morat (ritmo country más estribillo encendido), aunque Otero prefiera encajarlo en la onda de Mumford & Sons. ‘Regreso’, un bonito corte confesional con leve regusto amargo, llama la atención en un disco que hace del optimismo seña de identidad. Ojo, que también hay momentos para fruncir el ceño: alguna línea desafortunada, como “chicas como tú no saben dejar de hablar” en la, por otro lado, potable ‘Bestias’ o el cierre con ‘David y Goliath’, intento de rap-Manu Chao-Sabina que tiene más de esforzado intento que de logro.

‘David Otero’ es un disco fácil y ligero de escuchar que recupera los momentos más inspirados de ECDL. A quién no le guste el subgénero que practicaba el grupo, este disco no le va a convertir. Pero los seguidores y simpatizantes saldrán convencidos de que David Otero está siendo el triunfador (si olvidamos por un momento los resultados comerciales) tras la separación de la banda madre.

Calificación: 6,5/10
Lo mejor: ‘Micromagia’, ‘Una vez más’, ‘Me enciendes’, ‘Regreso’
Te gustará si te gustan: El Canto del Loco, la Oreja de Van Gogh, Sidonie
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend