Devon Welsh / Dream Songs

Por | 31 Ago 18, 12:02

La separación de Majical Cloudz en 2016 supuso un duro golpe para la música alternativa, que perdía a una de sus bandas más especiales. Las canciones del dúo compuesto por Devon Welsh y Matthew Otto combinaban formas electrónicas minimalistas con melodías directas y dramáticas, interpretadas por una voz, la de Welsh, capaz de levantar tempestades cuando quería. ‘Downtown’ y ‘Childhood’s End’ eran dos canciones excelentes, que escuchadas en perspectiva se puede decir nos preparaban para el debut en solitario de Welsh, ‘Dream Songs’.

Ya en solitario, ‘Dream Songs’ despoja las canciones de Welsh de electrónica y las presenta con arreglos puramente orgánicos y orquestales, sobre todo de piano y cuerda, aunque con la presencia ocasional de los sintetizadores, delicados por ejemplo en ‘Vision’. Así, Welsh da con un disco de ‘dream pop’ en el sentido más literal del término. El cantante interpreta todas sus melodías con la claridad de un cielo azul (aunque en realidad el disco evoca una atmósfera lluviosa), pero sus letras le sitúan siempre en espacios abstractos de su imaginación, bajo la “luz del crepúsculo”, en la “oscuridad de la noche”, ante “rugientes oceános” o por supuesto dentro de “sueños”. En la preciosa ‘By the Daylight’, que abre el disco con punteos muy Owen Pallett, Welsh “sueña y sueña” e incluso se imagina a sí mismo “flotando en el ocaso”.

A pesar de que las canciones de ‘Dream Songs’ suenan como si abrieran al mundo de par en par, y a eso contribuye enormemente un Welsh que canta con la autoridad de una figura religiosa, lo que presentan en realidad es un “mundo” interior movido por la incertidumbre y el miedo pero sobre todo por la esperanza y el amor, como reconoce el propio Welsh, que asegura siempre termina escribiendo canciones “como de salvación” en las que nos cuenta que “todo va a ir bien”. Hacia ese estado se dirige en la emocionante ‘Vampire’ -la mejor canción del disco- un Welsh que bebe para olvidar (“la mentira más fácil”) y a ese estado llega en la canción final, ‘Take it Easy’, en la que Welsh se envuelve de unos épicos coros celestiales para clamar: “sé que tengo un propósito, y sé que estoy mejorando, solo espero que tengas paciencia conmigo”.

El dramatismo y la sencillez de ‘Dream Songs’ no da siempre con canciones tan bien enfocadas como ‘By the Daylight’ o ‘Vampire’, como ‘Chance’ o ‘Comedian’, que pese a contener un fuerte elemento de oscuridad debido a su letra sobre la muerte, pasa algo más desapercibida. Sin embargo, las canciones bonitas son varias y muy diferenciadas. Entre ellas destacan ‘Summers End’, en la que Welsh recuerda el fin de un verano junto a su padre, clamando que “jamás se harán mayores” y que “volveremos a nadar”, y encapsula para siempre ese momento de felicidad en una botella; y ‘Dreams Have Pushed You Around’, una preciosa canción llena de consuelo en frases como “necesitas amor en tu vida” o “eres inocente” y cuyo arreglo orquestal eleva el alma. Es lo que consigue, en gran parte, este emotivo debut.

Calificación: 7,2/10
Lo mejor: ‘By the Daylight’, ‘Summers End’, ‘Dreams Have Pushed You Around’, ‘Vampire’
Te gustará si te gustan: Owen Pallett, Antony and the Johnsons, el llamado pop de cámara
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Lo he escuchado antes. Es un discazo.

Send this to a friend